Honduras

Posted by : Le poinçonneur | 29 sept. 2009 | Published in

Vergara, Público, hoy.

La mosca

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Sundance Channel. Dirigido por Isabella Rossellini y Jody Shapiro.

Rafaela Aparicio

Posted by : Le poinçonneur | 28 sept. 2009 | Published in

Marbella era aún un pueblecito de pescadores cuando acogió el nacimiento de Rafaela Díaz Valiente. Era el 9 de abril de 1906.

Rafaela se diplomó en Magisterio, pero a los 23 años, quizá cansada de niños ajenos, se puso el Aparicio para lanzarse al teatro, su vocación, ámbito en el que conoció al que sería su marido, Erasmo Pascual.

El posterior salto a Madrid le permitió a acceder a trabajos cinematográficos, primero pequeños, luego, más grandes. Empezó en 1935 sin frase en Nobleza baturra, de Florián Rey.

Casi siempre fue secundaria, en papeles de chacha, monja malcarada o suegra omnipresente, normalmente en comedias de mediana calidad y superior taquilla. De Marisol rumbo a Río a Sor Citroën, pasando por Las Ibéricas F.C. o El Cid Cabreador. No faltaron, sin embargo, incursiones en el drama, al lado de Saura -Ana y los lobos, Mamá cumple 100 años-, Aranda -Cambio de sexo- o Erice -El sur-. Las más de las veces, su figura pequeña y regordeta se merendó en pantalla a las starlettes de turno.

Adorada por el público, enlazó un rodaje tras otro durante más de cuatro décadas. Con sus facultades visiblemente mermadas, y ya casi nonagenaria, acabó su vida artística vergonzantemente bufoneada en la Tele 5 de las mamachicho. Muchos nos sonrojamos al verla desvariar junto a Bertín Osborne en programas indignos de su categoría.

Rafaela, nuestra gran cómica, murió en Madrid el 9 de junio de 1996.

Ponzoña

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

El Roto, El País, 06-02-2007.

Las horas del día

Posted by : Le poinçonneur | 27 sept. 2009 | Published in


Abel tiene una tienda de ropa en la que nunca entra nadie. Tiene una novia emprendedora y una madre viuda con la que apenas habla. También tiene una empleada protestona y un amigo quiosquero.

Abel es un tipo gris, pero correcto. No levanta jamás la voz, siempre saluda en los descansillos.

Abel, de vez en cuando, mata a algún desconocido.

Eso sí, sin hacer ruido.

Campanas de Belén

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

K.C.

Posted by : Le poinçonneur | 26 sept. 2009 | Published in

En mi modestia, trato de continuo de poner este panfleto al servicio de las más innovadoras corrientes científicas y filosóficas. Hora es ya de desasnarnos, acabando con caducas supersticiones que nos han sido impuestas contra toda lógica. Como esa gilipollez de que el hombre evolucionó durante millones de años a partir de un mono, cuando, está clarísimo, venimos de un puñado de barro y una costilla. Ya me dirán en qué se parecen Copito de Nieve y George Clooney. Por no mentar el abismo entre Elsa Pataky y Chita. O yo mismo, que apenas si cato los plátanos.

Falsedades, al cabo, que algunos desalmados insisten en imponer a nuestros hijos en las escuelas.

Comprometido, cedo hoy mi estrado a un reconocido experto en Antropología. Donde no llega mi torpeza, que alcance su magisterio.

Amén.

Los cuatrocientos golpes

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


El sueño de Antoine Doinel era ver el mar.

No le faltaba razón.

La segunda oportunidad (5)

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Uso del volante en curva.

VÍDEO: PACO COSTAS.

Con H de humor

Posted by : Le poinçonneur | 25 sept. 2009 | Published in

Hay que ver cómo se ha puesto la inefable Pilar Rahola por el gag en que un Hitler postizo invadía el plató del tronchante programa Polònia, de TV3. Una vez más, se quiere poner puertas al campo del humor. Y yo me niego.

Aquí queda el vídeo y mi apoyo a Toni Soler y su equipo. Hasta ahí podíamos llegar.

Crying

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Roy Orbison y k.d. lang. Sony-BMG.

Luis Miguel Dominguín

Posted by : Le poinçonneur | 24 sept. 2009 | Published in

Nacido en Madrid en 1926, Luis Miguel González Lucas vino al mundo en una familia cornúpeta comandada por su padre, el maestro Domingo Dominguín. Iniciado en el mundo del toreo en plena adolescencia, tomó la alternativa con el mote paterno en 1944, figurando tres años después en el mítico cartel de la tarde que Islero mató a Manolete en Linares.

De faena refinada y artista, Dominguín fue amigo de seres tan antagónicos como Picasso o Franco, lo que demuestra su ductilidad en temas políticos, cualidad especialmente apreciada en tiempos como los que le tocó vivir. Legendario tanto en los ruedos como en los lechos, su lista de conquistas contuvo nombres como los de Lauren Bacall, Rita Hayworth, Lana Turner o Ava Gardner. El macho entre los machos, sin embargo, terminó cediendo a Cupido en 1955 a través de su enlace con la actriz italiana Lucia Bosè, madre de sus hijos Miguel, Lucía y Paola.

El matrimonio, tempestuoso, acabó separándose a finales de los sesenta a raíz de la publicación de unas fotos en que el racial esposo retozaba alegremente en una piscina con su sobrina Mariví. La escocida Bosè, harta de infidelidades, jamás volvió a mentarlo por su nombre, refiriéndose a él únicamente a partir de ese momento como el torero. Hoy todavía, sin embargo, asegura que, de darse la oportunidad, volvería a casarse con él sin dudarlo un instante.

Especialmente enconada fue su rivalidad con Antonio Ordóñez, el marido de su hermana Carmen, madre de Carmina, la divina. Los cuñados, amos del escalafón, acabaron por no hablarse, retomando su relación únicamente después de sus respectivas retiradas.

Apartado de la vida pública, el gran Dominguín acabó sus días en 1996 casado con Rosario Primo de Rivera y reconciliado con su hijo mayor, cuyas tendencias artísticas levantaron inicialmente ampollas en su cañí progenitor. Bien está lo que bien acaba.

Recuerden

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

En cada nueva reaparición del señor Aznar me vienen a la mente dos películas. Una, sólo aplicable a este caso por, precisamente, el título, es el hitchcockiano Recuerda; la segunda viene a cuento por el título, Remember my name (1978, Alan Rudolph), y por la trama, que muestra a una despechada Geraldine Chaplin regresando al que fue su hogar y vengándose de su ex marido, casado con otra.

Primero Chile y ahora Londres, siempre a lomos de esa FAES que pagamos entre todos, ese nido de cerebros fríos y neoconservadores. En sus actuaciones, nuestro incansable Josemari representa como nadie el apogeo de la ceniza que un país puede alcanzar en democracia, la miseria moral. Enriquecido y pimpante, cejijunto (qué sino tenemos con las cejas de los gobernantes), prístino en su oscurantismo. Cuanto es humano en el mejor sentido le es ajeno. Cuanto sirve para afianzar los intereses de la clase que representa -la derecha arribista, ultramontana, zafia y sin complejos-, le vale. ¿A quién puede extrañarle que el Partido Popular se pase por la entrepierna el asunto Gürtel, que aplauda a sus corruptos y que sus líderes mientan y calumnien sin medida, con desfachatez? Su paladín -que en su primera campaña electoral se dejó fotografiar para este periódico disfrazado de Cid Campeador, azote de herejes- tenía a Rupert Murdoch escondido en la guantera del coche, para ordeñarlo en cuanto dejara el cargo de presidente.

La izquierda comete idioteces y además las dice. Su peor estupidez, histórica, es su tendencia a la división o al acorazamiento, o a ambos; su lejanía de la realidad cuando está en el poder, sus promesas incumplidas, su patosidad y su optimismo a destiempo. Víctima de los tiempos, además, prescinde de sus mayores. Es nuestra, y nos duelen sus fallos.

Pero recuerden al que echamos, y recuerden su nombre.

Maruja Torres, El País, hoy.

Xixi no banho

Posted by : Le poinçonneur | 23 sept. 2009 | Published in



Según la ONG brasileña Mata Atlântica, orinando en la ducha, cada persona puede ahorrar 4.830 litros de agua al año, lo que no es moco de pavo. A tal efecto se ha lanzado en Youtube la campaña arriba expuesta.

Dejo a la conciencia de cada cual decidir si se apunta o no a la propuesta. Mi amigo mariquita y yo, por nuestra parte, lo tenemos clarísimo: debemos llevar salvados varios pantanos.

Para qué hablar de Mercedes Milá.

Sean ecológicos. Xixi no banho.

Pásenlo.

New York, New York*

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


*Razón aquí.

Shampoo

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Para los antiguos, la pérdida de semen originada por la práctica sexual continuada podía conducir a la enfermedad, quién sabe si a la muerte. Que tal teoría era una gilipollez lo demuestra la donusura de Warren Beatty a sus 72, después de haberse tirado durante décadas a medio Hollywood y haberlo intentado con el otro medio.

Para mi solaz, esta tarde me he reencontrado con la descacharrante Shampoo, el mágico vodevil que mi adorado Warren estrenó en 1975 con gran éxito de crítica y público. Tiene una gracia infinita ver al pobre Jack Warden en el papel de un millonario entepreneur que, sin saberlo, es triplemente vilipendiado por el gran Beatty, peluquero de estrellas: en un plazo de 24 horas, se acuesta con su mujer -la divina Lee Grant, Óscar a la mejor actriz secundaria-, su amante -Julie Christie- y su hija adolescente -Carrie Fisher-.

Completa el círculo la también cornuda novia del protagonista, una joven Goldie Hawn en los albores de su carrera.

El filme, delicioso, fue coescrito por el propio Beatty -según la leyenda, poseedor de los atributos más frondosos de todo el star system-, lo que, sin duda, otorga al conjunto un aire autobiográfico imposible de disimular.

Shampoo
. Un clásico.

Eva

Posted by : Le poinçonneur | 22 sept. 2009 | Published in

Uno de los mayores inconvenientes de ser heterosexual es la imposibilidad de introducirse en el backstage de los desfiles de moda femenina para mirar, probar y atusar telas sobre cuerpos esculturales que andan de aquí para allá como Dios los trajo al mundo. Mientras pergeño un plan al efecto para dar gato por liebre -no hay nada que no consigan una camisa floreada, un caniche y una voz de falsete-, me permito soñar con tal edén a través de las creaciones que Eva, amiga in pectore, expone en El baúl de Juliette, su showroom virtual. Preciosos vestidos que, sin duda, transformarán en preciosa a toda dama que los luzca.

Como es de dominio público, la elegancia la da el carisma -y no al revés-, y de eso, Eva sabe mucho. Con ella les dejo.

Handbuilt in England*

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Aston Martin DBS, vídeo oficial.

*En el improbable caso de que mi persona logre despertar algún interés, podría ocurrir que, dada mi evidente obsesión por todo lo que lleve ruedas, algún lector se preguntase cuál es, de entre todos los que existen el mercado, mi coche favorito. La respuesta, por si fuera menester: éste.

Simplificación

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

El final de las vacaciones ha traído consigo una radical simplificación de los diagnósticos sobre la situación económica. Aquella crisis que hace no tanto requería, en la opinión de los expertos, un enfoque novedoso y creativo, capaz de aportar soluciones inéditas a una emergencia nunca vista, sólo podrá resolverse, según la actualizada opinión de los mismos expertos, machacando a los trabajadores. Lo dicen los economistas, los analistas de mercado, los editoriales de la prensa especializada y, por supuesto, los banqueros. Uno de ellos especificó hace unos días, con una chulería muy desagradable, pero comprensible, que si no se toman medidas como la flexibilización del despido, los mileuristas dentro de poco serán ochocientoeuristas. ¿Se acuerdan de cuando Sarkozy decía que el modelo capitalista había caducado? Seguro que sí, porque no hace tanto tiempo. En aquella época, hace un año escaso, Díaz Ferrán, que sigue siendo el presidente de la patronal, advertía que era necesario abrir un paréntesis para replantearse ese mismo modelo. ¿Qué queda hoy de aquel espíritu, que proclamaba la necesidad de cambiar hacia un sistema que acabara con la especulación, permitiendo un reparto más equitativo de los beneficios? Nada. La flexibilización del despido se ha convertido en la única receta, la indiscutible solución, la purga de Benito de la economía española.

La chulería de los banqueros es comprensible porque son ellos, entre otros especuladores, los que provocaron esta crisis, los que la alimentaron, los que acapararon las ayudas estatales, los que paralizaron la actividad económica negándose a dar créditos y, en consecuencia, los que han conseguido hacerse más ricos mientras todos los demás nos hacemos más pobres. Es como para echarse a temblar. Si le cogen el tranquillo, vamos a tener una crisis cada 10 o 15 años.

Almudena Grandes, El País, ayer.

Auster apócrifo

Posted by : Le poinçonneur | 21 sept. 2009 | Published in


Me enteraré de cómo sale la Luna,
por si nos corresponde hablar.


Estas líneas se hallaban en un libro inexistente de Paul Auster con el que he soñado esta noche, justo antes de despertarme.

He corrido a escribirlas, por si acaso.

Igual soy un poeta que te cagas y nadie me lo ha dicho.

La araña

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Sundance Channel. Dirigido por Isabella Rossellini y Jody Shapiro.

All I have in this world is my balls and my word

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Paso la tarde viendo El precio del poder, remake ochentero del Scarface de Howard Hawks, allá por 1932.

Me gana como el primer día el convincente acento cubano de un Pacino tan huracanado como de costumbre. Es escucharlo y se me aparece el pobre Dinio transido de seseo y confusión. Como si viniera del mismo Malecón, no digo más.

A Pacino, de siempre, lo tachan de sobreactuado. Yo, que sobreactúo a diario, no puedo sino premiarle: en el cine y en la vida, precaución con los comedidos, gentes llenas de dobleces.

Cumplidos también para Robert Loggia, Steven Bauer -segundo señor Griffith, tras Don Johnson- y una etérea Michelle Pfeiffer previa a su explosión, aún recién salida de Grease 2. Tampoco está manca Mary Elizabeth Mastrantonio, émula de la Talia Shire de El Padrino.

Música de Giorgio Moroder, guión de Oliver Stone, dirección de Brian de Palma. Esto, unido a todo lo anterior, sólo da un resultado: masterpiece.

Foto: Universal Pictures.

Vesper Lynd

Posted by : Le poinçonneur | 20 sept. 2009 | Published in


Si yo ya me cago de gusto con todo lo relacionado con el agente 007, puede imaginarse mi impresión cuando, hace tres años, se anunció la refundación de la saga a través de Casino Royale, segunda adaptación de la que fue novela-debut del eterno Ian Fleming.

Con cambio de protagonista incluido: después de una razonable performance por parte del galano Brosnan, los focos alumbraron a Daniel Craig, presentado por más de un mentecato como el primer Bond rubio. Como si Roger Moore peinara ala de cuervo.

El filme, sombrío, retrata con contundencia a un nuevo espía rebobinado a sus orígenes. Recién la licencia para matar, el del MI6 parte a Montenegro para jugarse los dineros isabélicos en una partida de póquer contra el llorica Le Chiffre, cajero del terrorismo internacional. Buena la ambientación, fantástica, una vez más, Judi Dench -¿cómo M pudo ser hombre alguna vez?-, impecable Craig, para algunos aventurados -o quizá no tanto- el mejor de la serie.

Mas no ha de posarse aquí la leyenda futura de Casino Royale, sino en el carisma llameante de Eva Green, la parisina que hace de su Vesper Lynd bondette de referencia para décadas, quién sabe si centurias. Tesorera del Gobierno británico, ha de proporcionar a Bond los caudales destinados al envite, a través de un mar de contraseñas informáticas y transferencias bancarias sólo al alcance de su privilegiado intelecto.

Imborrable el meeting ferroviario, astracanante el porrazo del Aston -¿por qué, Providencia?-, Casino Royale destila kilates de principio a fin.

Y es que, aun remontándonos al Dr. No de 1962, ninguna ha mirado como Vesper, ninguna ha sonreído como Vesper.

Ninguna, ni de lejos, se me ha clavado en el tuétano como mi Eva.

Desde aquí, entregado, le rindo pleitesía.

FOTO: MGM/DANJAQ/UA.

Loren 75

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Cuántos quisiéramos.

Felicidades, siempre devotas.

FOTO: ADN/PIRELLI/INEZ VAN LAMSWEERDE/VINOODH MATADIN.

La segunda oportunidad (4)

Posted by : Le poinçonneur | 19 sept. 2009 | Published in

Mal uso de potencia.

VÍDEO: PACO COSTAS.

Manon

Posted by : Le poinçonneur | 18 sept. 2009 | Published in

Serge Gainsbourg, Universal Music.

T.O.*

Posted by : Le poinçonneur | 17 sept. 2009 | Published in

*Razón aquí.

La mujer de al lado

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

No es cierto que no podamos olvidar las viejas pasiones. Ocurre que, al contrario, son ellas quienes no nos olvidan. Nos persiguen, acechantes, hasta que las circunstancias les permiten emerger, para volver a atraparnos, incautos, quizá esta vez para siempre.

Las viejas pasiones son, en realidad, nuevas, puesto que conservan intacta su energía a través de los años.

Por eso son tan temibles.

IES

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

El Roto, El País, hoy.

Tapas

Posted by : Le poinçonneur | 16 sept. 2009 | Published in


A Lolo se le cae el mundo encima cuando lo deja su mujer, harta de bar y de olor a fritanga. Doña Conchi complementa su pensión vendiendo ácidos a los chavales del barrio. Raquel tiene una tienda de comestibles y un novio argentino que sólo conoce a través de la pantalla del ordenador. A don Mariano le gusta tener la última palabra. César repone en un supermercado y sueña con el amor verdadero. Carmela es la única puta capaz de recitar a sus clientes en pleno acto la alineación del Deportivo de la Coruña. Mao, por amor, cambió Hong Kong por L'Hospitalet.

Ángel de Andrés López. María Galiana. Elvira Mínguez. Alberto de Mendoza. Rubén Ochandiano. Rosario Pardo. Alberto Jo Lee.

Todos ellos conforman Tapas, una película que a mí me hubiera gustado hacer.



La abeja*

Posted by : Le poinçonneur | 14 sept. 2009 | Published in

Sundance Channel. Dirigido por Isabella Rossellini y Jody Shapiro.

*Green Porno es el título genérico de una serie de descacharrantes cortometrajes auspiciados por la deliciosa Isabella Rossellini en los que, a modo de vídeo educativo, se narra la vida sexual de diferentes animales. Son todo un éxito en Internet, y, dada mi secular adoración por la antigua musa de Lancôme, no he podido resistirme a ofrecérselos a mis lectores. Aquí va el primero. Por cierto, y a título de curiosidad, uno de los zánganos que aparece junto a la Rossellini no es otro que su hermano Robertino, quien fuera pareja de Carolina de Mónaco. Que lo disfruten.

Columnistas

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Leía yo el otro día un artículo de David Trueba en el dominical de El Periódico acerca del columnismo, ese palo de la expresión escrita que algunos practicamos como hobby, y del que otros hacen, además de oficio, trinchera. Como mi pesimismo sobre el ser humano es cada vez más acentuado, progresivamente voy reduciendo el tiempo que dedico a hojear las páginas de política, internacional y similares para centrarme -amén de las de chismorreo- en las dedicadas a los artículos de opinión, bancal en el que muchos siembran, pero del que sólo unos pocos cosechan un producto digerible.

Se dolía el cineasta en su crónica en relación al ombliguismo de muchos columnistas que parecen estar permanentemente enfadados con el mundo, quejándose de todo y de todos sin ofrecer solución alguna. Lector como soy habitual de los textos del marido de Ariadna Gil, encuentro que el pequeño de los Trueba comete el mismo pecado que la generalidad de los opinadores, viendo la leve pajita en el ojo ajeno antes que la viga hormigonera en el propio. Semana a semana, el director de La buena vida pontifica a diestro y siniestro contra casi cualquier asunto a través de una prosa de aceptable calidad, aunque lamentablemente ausente de sentido del humor, ofreciendo una visión pseudoprogresista de la vida que, a veces, casa mal con el elitismo que desprenden sus textos.

Tengo para mí que el escribidor público, antes de sermonear, lo primero que debe hacer es mirarse en el espejo de la autocrítica para darse cuenta de que, teclado en mano, todos nos convertimos en unos jueces parciales que condenamos al vecino por ver Gran hermano, mientras nosotros, a la misma hora, voceamos como energúmenos jaleando a nuestro equipo de fútbol preferido.

En mi caso concreto, como además de despacharme a gusto contra lo que me da la gana, trato de entretener, por respeto a mis lectores, y en mi humildad, intento con este panfleto satirizarme a mí mismo a diario -motivos me sobran- antes de tirarle al de enfrente, con la intención de conservar la perspectiva y no caer en el mismo páramo que mi estimado Trueba. Si así lo hiciere, que mis innumerables seguidores me lo premien, y, si no, que me lo demanden.

Le disciple du Gainsbarre, 18-09-2007.

Salomón

Posted by : Le poinçonneur | 13 sept. 2009 | Published in


El 15 de septiembre de 1936, Salomón Ortega tenía 24 años. Ese día, lo pasearon desde la prisión de Burgos hasta Rabaneda, en la misma provincia. Fue su último viaje: tras fusilarlo, lo echaron a una fosa común en mitad del campo. Lleva allí desde entonces.

Ahora, probablemente después de un calvario burocrático, su familia exhuma sus restos para darle una sepultura digna, lo que, para algunos, resulta subversivo, insólito e intolerable.

Y es que a Salomón, como a tantos otros, lo quieren matar dos veces: la primera, a tiros; la segunda, con el olvido.

En nuestra mano está impedirlo. Aquí va mi granito de arena.

Foto: El País, ayer.

La segunda oportunidad (3)

Posted by : Le poinçonneur | 12 sept. 2009 | Published in

La lluvia.

VÍDEO: PACO COSTAS.

The Big Penis Book

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Ora por mi afición al camp, ora por el ánimo comparador intrínseco a todo macho que se precie, la otra tarde me hice en la FNAC con The Big Penis Book, catálogo de Taschen relativo a cacharros de dimensiones tan colosales como insólitas.

Ávido en mi inseguridad, destripé el celofán al llegar a casa, deseoso de hallar entre sus páginas a algún rezagado que me permitiera sentirme reconfortado en mi dotación. Ca: todo lo allí expuesto no sólo superaba, sino que humillaba, goleando, a mi hombría más intrínseca.

Como ya lo tengo en mi poder, y me costó casi cuarenta euros, no es cosa de tirarlo. Más bien, lo almacenaré discretamente en un rincón de mi biblioteca, negando incluso su existencia de ser menester.

Me cago en la ley natural, una, mil veces y las que hagan falta.

José Sazatornil, "Saza"

Posted by : Le poinçonneur | 11 sept. 2009 | Published in


Desmintiendo esa gilipollez según la cual los catalanes no tenemos sentido del humor, José Sazatornil Buendía vino al mundo en Barcelona, el 13 de agosto de 1926. Debutó en el teatro a los 13 años, pasando al llegar a la veintena a la compañía de Paco Martínez Soria. Rodó su primer filme -Fantasía española, Javier Setó- en 1953.

De físico circunspecto, ideal para el contraste, Saza se ha desenvuelto primordialmente en el ámbito de la comedia, regalando con su genio filmes de Berlanga -El verdugo, Todos a la cárcel-, Cuerda -impagable su guardia civil en Amanece, que no es poco-, Lazaga -El turismo es un gran invento- o Forqué -Las que tienen que servir-. Siempre en papeles secundarios. En cuanto al timing, claro: artísticamente, siempre desbordó.

Con todo, y volviendo a Berlanga, a mis ojos, su momento de oro se halla en La escopeta nacional, donde formó impagable pareja con Mónica Randall dando vida a un industrial de porteros automáticos que acude con su querida a la cacería organizada por el demencial marqués de Leguineche -Luis Escobar, que en gloria esté-. Costeando la montería, se le ha prometido pelotazo seguro en las promociones de viviendas de protección oficial que deberá aprobar el ministro tardofranquista Antonio Ferrandis. España en cinco líneas.

El gran cómico barcelonés rodó su último filme en 2006 -Vete de mí, Víctor García León-. Desde entonces, recibe de vez en cuando homenajes. Siempre insuficientes, tal es su arte.

Les feuilles mortes

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Yves Montand, Philips. Letra de Jacques Prévert.

Abarth 695 Tributo Ferrari

Posted by : Le poinçonneur | 10 sept. 2009 | Published in


Ingredientes:

  • 1 Abarth 500.
  • 1 pizca de fibra de carbono.
  • 1 caja de cambios robotizada MTA.
  • 1 juego de llantas de 17".
  • Unos cuantos litros de pintura Rosso Scuderia.
  • 1 juego de faros bixenón.
  • 1 cuadro de relojes Jaeger.
  • 1 motor 1.4 turbo potenciado a 180 CV.
  • 2 asientos Abarth Sabelt Corse.
  • Unos cuantos técnicos de Abarth.
  • Unos cuantos técnicos de Ferrari.
  • Un poco de veneno de escorpión.
  • Mucha passione.

El resultado, arriba expuesto.

FOTO Y DATOS TÉCNICOS: ABARTH & C./MOTORPASIÓN.

Beligerancias

Posted by : Le poinçonneur | 9 sept. 2009 | Published in

Cuando estudiaba, una mañana, en una clase de Filosofía del Derecho, se mentó el tema del feminismo. El profesor -un catedrático sudamericano invitado por mi Facultad- nos expuso que, entre la doctrina, una de las más recientes -por aquel entonces- críticas que se hacía a tal corriente era relativa a su incapacidad para escapar de aquellos mismos clichés a los que decía combatir. Ciertos feminismos, en suma, habrían despreciado la oportunidad de articular propuestas propias en aras a la igualdad plena de derechos entre hombres y mujeres para pasar a promover, simplemente, la supremacía de éstas sobre aquéllos, pobres de nosotros, sirviéndose a la inversa de los mismos mecanismos discriminatorios hasta ahora propios de los machistas. La vendetta hecha ideología, en una palabra.

Las palabras de mi catedrático de ultramar, con las que comulgo, me vienen a la memoria cada vez que, en un diario o televisión, me doy de bruces con las soflamas de la veterana abogada Lidia Falcón, fundadora del Partido Feminista de España. Ayer mismo, el exquisito Josep Cuní la convocó a debate en su programa de TV3 a propósito del reciente escándalo que se ha montado en Barcelona a raíz de la publicación en El País de unas fotos que muestran a unas prostitutas y a sus clientes acoplándose como quien dice en plena Rambla. Inquirió el presentador a sus contertulias -la ya citada Falcón y Rosa Bofill, secretaria de la Mujer de CCOO Catalunya- si el mercado del sexo debía regularse, o simplemente prohibirse.

Partiendo de la base de que yo, como cualquier bien nacido, estoy en contra de la explotación sexual de cualquier persona por parte de un tercero -hay que acabar con las mafias-, y dado que una imagen vale más que mil vocablos, dejo a continuación el vídeo del programa. Invito a mis lectores a determinar cuál de las dos ponentes es más feminista, si la que expone sus postulados con cortesía no exenta de convicción, o la que acaba por hacer callar a su adversaria, otorgándose la posesión absoluta de la verdad, en un ejercicio de desdén y trazo grueso digno del sexo al que no pertenece.

Luego me cuentan.



Aclaración: aunque el presentador y Bofill se expresan en catalán, Falcón utiliza la lengua de Cervantes, lo que pone su discurso al alcance de mis lectores de allende el Ebro. Por cierto, no han quitado los anuncios, así que puede obviarse el intervalo entre 03:40 y 08:30. A mandar.

Las cosas como son

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

El Roto, El País, hoy.

Variaciones sobre un mismo tema

Posted by : Le poinçonneur | 8 sept. 2009 | Published in

Original.

Remake.

Carencias

Posted by : Le poinçonneur | 7 sept. 2009 | Published in

No fue a trabajar, porque su empresa había quebrado. Al levantarse, terminó el rollo de papel higiénico. No había repuesto. Trató de desayunar, pero el frigorífico estaba vacío. No pudo afeitarse por falta de espuma. Se vistió con la misma ropa del día anterior. Con el dedo mojado en saliva, pretendió disimular una pequeña mancha de café en el bolsillo de la camisa. Bajó a la calle. Quiso entrar a un bar, pero no tenía dinero. Barajó conducir hasta la playa, para tomar el sol y despejarse con la brisa, pero recordó que no le quedaba gasolina. Deambuló por el barrio, las calles enlentecidas. En el parque, se sentó en un banco. Observó que los habituales jubilados estaban hoy acompañados por varios tipos como él, ausentes, demasiado viejos para ser jóvenes, demasiado jóvenes para ser viejos. Unos niños arrastraban sus mochilas con ruedas, camino del colegio. Junto a la fuente, un perro meaba en la pata de un columpio. Al otro extremo de la plaza, varios comercios cerrados. Grafitos en las persianas metálicas. En el banco, a su derecha, encontró un periódico gratuito. Lo tomó, alisando con la mano las arrugas del papel. La portada estaba presidida por un titular. Se agudiza la crisis económica.

Le disciple du Gainsbarre, 22-09-2008.

Lambada

Posted by : Le poinçonneur | 6 sept. 2009 | Published in

Plagiando vilmente al gran No a todo -quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija-, voy a permitirme despedir enésimamente el verano a través de una de las cancioncillas que, en mi ya jurásica adolescencia, me posibilitó acercarme, siquiera fugazmente, a las turgencias de alguna caritativa damisela.

Brindando por ellas, lo hago también por Vdes.

Feliz otoño, ya inminente.



Kaoma, Sony Music.

Pussy Galore*

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Título referente para todos los incondicionales de la saga, Goldfinger fue estrenada en 1964 en plena consolidación del personaje creado por Ian Fleming y galanamente encarnado por el infalible Sean Connery. Al margen del villano -soberbio Gert Frobe- y el delicioso Aston del protagonista, la cinta transcurre con trepidación entre lingotes de oro, Rolls-Royces kiláticos y bombines cortacuellos -inolvidable Harold Sakata-. Para la historia queda.

Empero, lo más memorable de Goldfinger no es nada de lo anteriormente expuesto. La auténtica esencia del filme cimbrea en las formas de Pussy Galore, la rubia capitana de un equipo de aviadoras -tan bravías como descaradamente sáficas- que irrumpe en el último tercio de metraje al mando de sus amazonas con la intención de impedir el éxito de la misión del siervo de Su Graciosa Majestad.

Exquisita, malvada, erótica, matadora. Hecha carne por la británica Honor Blackman, la Galore -Pussy, lúbrico patronímico- golea en prestancia y contundencia a la mema Honey Ryder que Ursula Andress pergeñó en Agente 007 contra el Dr. No. Al final, los más imprudentes entenderán que es Bond quien doma a su rival, cuando, en el fondo, y como es natural, no es sino al revés.

Hoy día, la irregular Andress sigue viviendo de rentas por aquello de ser la primera, mientras que a la muy superior Blackman sólo la recordamos los connaisseurs.

Hay que joderse.

*Inicio aquí una serie de artículos en los que repasaré a alguna de las más desarmantes partenaires que los distintos agentes 007 han ido disfrutando a lo largo de la serie. Imprescindibles en mi educación erótica y sentimental, qué menos que dedicarles unas líneas a modo de agradecimiento.

FOTO: MGM/DANJAQ/UA.

Ególatra, delator, artista único

Posted by : Le poinçonneur | 5 sept. 2009 | Published in

Fue un tremendo ególatra y un delator. Pero su cine ha sobrevivido a sus debilidades y a sus canalladas. Su talento como descubridor y director de actores nos ha dado nombres imprescindibles. Elia Kazan nació hace 100 años -el 7 de septiembre de 1909- en una ciudad llamada entonces Constantinopla, hoy Estambul. Los suyos fueron víctimas de los pogromos turcos contra los ciudadanos de origen griego, y buscaron un nuevo comienzo en Estados Unidos. América, América (1963, la preferida por él de entre sus películas, según contó en 1984 a esta periodista) dio buena cuenta de aquella historia y nos conmovió. Antes lo hizo con Esplendor en la hierba (1961), Un rostro entre la multitud (1957), Al este del Edén (1955), La ley del silencio (1954), ¡Viva Zapata! (1952), Un tranvía llamado deseo (1951) y Pánico en las calles (1950), sus obras maestras, algunas de las cuales le proporcionaron un par de oscars al mejor director y cubrieron de premios a sus colaboradores.

Ninguno tan controvertido, sin embargo, como el Oscar honorífico que le dieron en 1999, en atención a su labor de toda una vida. Eran palabras mayores, y la comunidad progresista de Los Ángeles -incluidos los supervivientes de la caza de brujas con la que Kazan colaboró en los cincuenta- se movilizó con manifestaciones y ruedas de prensa. Nick Nolte y Ed Harris permanecieron en sus asientos, sin moverse, cuando el público se puso en pie y ovacionó a un Kazan que parecía disfrutar tanto del éxito como del rechazo.

Nunca se arrepintió de lo que hizo. En sus memorias contó que pensaba realmente que el comunismo tenía que ser erradicado de Estados Unidos. Ni una palabra contra la paranoia antirroja que sacudió a su país de elección durante aquella década maldita. Orson Welles escribió que los chivatos hablaban para conservar sus mansiones y sus piscinas. Elia Kazan delató a miembros del Group Theatre de Nueva York, que había fundado con Clifford Odets, Lee Strasberg y Stella y Luther Adler, entre otros. La traición de Kazan tuvo el lamentable efecto de inaugurar la lista negra teatral, que hasta entonces había resultado difícil de establecer por el mccarthismo. Y, de paso, se quitó de encima a un puñado de competidores. Nunca podremos saber cómo la ausencia de rivales repercutió en la singularidad y el esplendor de su carrera, tanto en Broadway como en Hollywood.

Un siglo después de su nacimiento, sí sabemos que todos están muertos: él mismo, aquellos a quienes denunció, los perseguidos por el senador McCarthy y el Comité de Actividades Anti-americanas, el propio senador... Quedan las obras. Queda el cine. Y, ocupando un lugar de honor, el cine de Elia Kazan.

Le conocí en Madrid hace 25 años, como he dicho, en ocasión de un encuentro organizado por personalidades teatrales españolas para homenajear al dramaturgo Tennessee Williams. Kazan, cuya inteligencia deslumbraba, contó maravillas del fallecido escritor. Fascinada por su talento, la audiencia nada le preguntó de su pasado político -igual que yo tampoco lo hice cuando le entrevisté: se me caía la baba escuchándole-, y sólo se crispó un poco cuando le preguntaron por John Garfield, que había protagonizado para él La barrera invisible (1947) y que, víctima del ostracismo a que le sometió la caza de brujas, sin trabajo y enfermo, falleció de un ataque al corazón a los 39 años. Su antiguo director dijo en Madrid que no le gustaba hablar de él.

Kazan, que confesaba haber aprendido el arte del plano largo viendo las películas de John Ford, liberándose así de la tiranía del primer plano, instrumento que las stars utilizaron para medrar e imponer sus condiciones en los años treinta y cuarenta, fue también, sin embargo, un fabricante de estrellas. Claro que las suyas rompieron con todo lo anterior. Una nueva generación de actores y una forma de interpretar que se apartaba de todo lo anterior surgieron de la casa cuna para talentos que fue el Actors Studio -del que fue uno de los fundadores-, la escuela en donde se enseñó el famoso método Stanislawski, y de la que surgieron gente como Marlon Brando, James Dean, Montgomery Clift, Paul Newman y, posteriormente, Al Pacino, entre muchos otros. Al Actors Studio acudía la pobre Marilyn Monroe en busca de respetabilidad en los tiempos en que estaba casada con Arthur Miller, el escritor y dramaturgo que fue gran amigo de Kazan -que montó varias de sus piezas teatrales- hasta la delación. Sin embargo, Miller fue uno de los que apoyaron que se le concediera el Oscar honorario: tal vez por entonces ya había aceptado su propio egoísmo. Pues Miller no traicionó a nadie, pero cuando tuvo un hijo retrasado lo alejó de él y lo hizo encerrar en una lamentable institución, y se negó a verle por siempre jamás. Miserias.

Elia Kazan, durante aquella visita que hizo a Madrid, parecía muy satisfecho de sí mismo. Es algo que se nota mucho en los hombres famosos, por la actitud de sus esposas. La de Kazan, Frances, le miraba con esa atenta devoción, un poco temerosa, de quien hace lo imposible para que el otro lo encuentre siempre todo a punto. Él hablaba y hablaba, y luego pedía copia de las cintas para usarlas cuando escribiera sus memorias, cosa que hizo poco más tarde. Era también un buen novelista. Y le gustaba escribir: podía hacerlo a solas, reunido con la persona que más le gustaba en el mundo, él mismo.

Fue capaz de crear películas y personajes emocionantes. Cualquiera que sea lo que uno quiere ver en La ley del silencio, bien una elegía de la delación o una denuncia de los sistemas totalitarios -como el sindicalismo portuario mafioso-, lo mejor del filme será siempre la delicadísima historia de amor entre Eva Marie Saint y Marlon Brando.

Como sutil e intensa era la relación entre Warren Beatty -otro descubrimiento de Kazan- y una increíble Natalie Wood siempre caminando sobre el filo de la navaja; y en ¡Viva Zapata! la excelente secuencia de la noche de bodas, con Jean Peters enseñando a leer al rústico Marlon-Emiliano.

Elia Kazan, un artista único.

Maruja Torres, El País, hoy.

La segunda oportunidad (2)

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Mientras la ciudad duerme.

*Insólitos, por su categoría, resultan los modelos utilizados para el cebollazo principal: nada menos que un Citroën DS y un Lancia Flaminia Coupé. Que Dios perdone al osado Costas por convertir el arte en chatarra.

VÍDEO: PACO COSTAS.

María Luisa Ponte*

Posted by : Le poinçonneur | 4 sept. 2009 | Published in


María Luisa Ponte Mancini nació en Medina de Ríoseco, provincia de Valladolid, el 21 de junio de 1918. De familia de actores, debutó ya de adolescente en el teatro, con obras de Ibsen o Cervantes. En 1952 rodó su primera película, La estrella de Sierra Morena, de Ramón Torrado, iniciándose así una fructífera carrera fílmica que la haría brillar, casi siempre de secundaria, en cintas tan señeras como El pisito (Marco Ferreri) o El verdugo (Luis García Berlanga).

En las décadas siguientes combinó sus intervenciones en los Estudio 1 de RTVE con colaboraciones con cineastas tan dispares como Jesús Franco, Mariano Ozores o Mario Camus. Sin hacer ascos a la astracanada, no tuvo reparos en abordar proyectos arriesgados como Tamaño natural (Berlanga, otra vez) o La petición (Pilar Miró).

Su particular físico, unido a su voz gruñona, la convirtieron en vehículo preferente para la comedia. Recuerdo con especial cariño su papel de madre de Ana Belén en La corte de Faraón (José Luis García Sánchez), probablemente el filme con el reparto más estelar de la historia del cine español.

Viuda prematuramente del también actor José Luis López de Rueda, padre de su única hija, mantuvo, durante casi treinta años, una relación sentimental con el no menos grande Agustín González, próximo objeto de atención en este cuadernillo.

Se despidió de las cámaras con su intervención en Canción de cuna, de José Luis Garci, a mediados de los noventa.

Murió en Madrid el 2 de mayo de 1996.

Vayan estas líneas en su recuerdo.

Foto: RTVE.

*Aunque últimamente lo tengo bastante abandonado, el cine nacional ha sido siempre mi preferido, por la cercanía de sus historias y protagonistas. Nuestra filmografía está llena de excepcionales actores y actrices que, por razones diversas, no consiguieron entre el gran público el reconocimiento que merecían, que sí disfrutaron a veces en el ámbito teatral, por definición más reducido. Muchos, empero, desarrollaron carreras cinematográficas tan brillantes como duraderas, normalmente en papeles de reparto en los que, a menudo, eclipsaban con su talento a los galanes o primeras actrices de turno. Creo de justicia reivindicar el trabajo de aquellos cómicos a quienes tanto debo. A ello me pongo dedicándoles esta sección que hoy se inicia, y que espero, como siempre, que sea del agrado de mis lectores.

La fuerza del corazón*

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Raphael, EMI Music. Letra de Alejandro Sanz.
*Al Pianista, alma gemela.

Piningaddafi

Posted by : Le poinçonneur | 3 sept. 2009 | Published in

Llega la revolución del diseño automovilístico.

Toma ya.

Ducktail

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Porsche 911 Sport Classic. Serie limitada a 250 unidades.

Miss Sánchez

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Llevo más de un mes sin poder dejar de escucharlo, y encima de balde, gentileza de Spotify.

Para mi solaz y el de muchos, la Sánchez, a cada año que pasa, se vuelve más diva, lo que, definitivamente, la mete de cabeza en el selecto club de las grandes, modernamente hablando. A los modernos, es que es ponernos delante una rubia platino, alguna lentejuela y un sintetizador, y ya estamos babeando. Bien lo sabía la gran Dalida, allá por los setenta.

Miss Sánchez es puro cult de arriba a abajo, y lo mejor, dos duetos: Embrujada, con Tino Casal -maravillas de la técnica- y la contundente Si me cambian los recuerdos, iniciático instant classic a medias con Alaska, la inmortal.

Pónganselo. No lo lamentarán.

Yes, we can

Posted by : Le poinçonneur | 2 sept. 2009 | Published in

Manel Fontdevila, Público, hoy.

Sin mi polla yo me muero

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Comprendo su desolación: con los años, ay, se le acaba cogiendo cariño. Quiera la Providencia que la recupere.



Pedro Infante, El gavilán pollero. Warner Music.

El Messenger de Locke

Posted by : Le poinçonneur | 1 sept. 2009 | Published in

Leaving Las Vegas

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Vuelvo a conmoverme viendo Leaving Las Vegas. Uno de mis filmes imprescindibles, de ésos que, según el topicazo, llevaría conmigo a una isla desierta. Como si en las islas desiertas hubiera electricidad con que alimentar el DVD.

La historia de un desgraciado y una puta. Nicolas Cage y Elisabeth Shue en los que probablemente fueron los papeles de su vida.

A pesar de no haber requerido de sus servicios -nunca digas de este agua no beberé-, siento un gran respeto por las putas. Putas como Sera, de autoestima baja pero dignidad alta. Porque, al contrario de lo que se pregona, las putas no se rebajan a los clientes. Son éstos los que, muchas veces, dejan clara su ruindad al tratarlas como un trapo. A la escena de los adolescentes me remito.

He venido a Las Vegas a emborracharme hasta morir, sentencia Ben. Un alcohólico, por cierto, de ésos que a mí me gustan. De los que se autodefinen como borrachos.

Gentes éstas confiables y de honestidad manifiesta. No van de lo que no son.

La oposición desleal

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

En la tradición parlamentaria británica tiene mucho peso el concepto de la “leal oposición”. Se trata de un profundo respeto hacia las reglas fundamentales del juego democrático, respeto sin el cual el sistema, al fin y al cabo mecanismo de pesos y contrapesos, no puede funcionar.

Cuando se permitió por fin la presencia de cámaras de televisión en los Comunes –hubo fuertes resistencias– el mundo pudo comprobar hasta qué punto se pone en práctica allí tal concepto (y hasta qué punto no es ningún mito el famoso sentido de humor de aquellas gentes). Oposición sí hay al lado del Támesis, y dura cuando hace falta. Pero consenso y apoyo en los temas de Estado, como el terrorismo, y jamás el descenso al insulto, al ataque rastrero, a la acusación sin pruebas. Y otra virtud: la dimisión cuando se demuestra que alguien ha faltado a su deber.

Es evidente que los del PP no han aprendido nada de los conservadores británicos, a quienes dicen admirar. Las brutales descalificaciones personales que últimamente están practicando demuestran que ni conocen las reglas susodichas ni les interesan. Y lo grave es que con ello están dañando no sólo a sí mismos, sino a todo el país, sembrando cizaña, encrespando los ánimos, turbando la convivencia. Metidos hasta el cuello y más arriba en el lodazal de la corrupción, incapaces de limpiar su propia casa, de admitir sus errores, se nota que siguen creyéndose los propietarios de España. Lo de Cospedal ha sido la gota que colma el vaso. Dios no quiera que vuelvan hasta no aprenderse la lección.

Ian Gibson, Público, 16-08-2009.