All I have in this world is my balls and my word

Posted by : Le poinçonneur | 21 sept. 2009 | Published in


Paso la tarde viendo El precio del poder, remake ochentero del Scarface de Howard Hawks, allá por 1932.

Me gana como el primer día el convincente acento cubano de un Pacino tan huracanado como de costumbre. Es escucharlo y se me aparece el pobre Dinio transido de seseo y confusión. Como si viniera del mismo Malecón, no digo más.

A Pacino, de siempre, lo tachan de sobreactuado. Yo, que sobreactúo a diario, no puedo sino premiarle: en el cine y en la vida, precaución con los comedidos, gentes llenas de dobleces.

Cumplidos también para Robert Loggia, Steven Bauer -segundo señor Griffith, tras Don Johnson- y una etérea Michelle Pfeiffer previa a su explosión, aún recién salida de Grease 2. Tampoco está manca Mary Elizabeth Mastrantonio, émula de la Talia Shire de El Padrino.

Música de Giorgio Moroder, guión de Oliver Stone, dirección de Brian de Palma. Esto, unido a todo lo anterior, sólo da un resultado: masterpiece.

Foto: Universal Pictures.

(2) Comments

  1. Alex said...

    No, no peca de sobreactuar. Es un histrión, arte difícil de conjugar con las películas que suele protagonizar. En "El Precio del Poder" encuentra un vehículo adecuado. Está soberbio como Tony Montana, y qué película... Por cierto, hubo un actor porno en los ochenta que se hacía llamar Tony Montana. Icono!!

    23 de septiembre de 2009, 19:41
  2. Le poinçonneur said...

    You're absolutely right. Viva Pacino y su histrionismo, elevado a la enésima potencia en la escena en que le da un shock de no sé qué en "El Padrino III".

    Si es que el star systemX alberga cada nombre...xD

    24 de septiembre de 2009, 11:59