Carencias

Posted by : Le poinçonneur | 7 sept. 2009 | Published in

No fue a trabajar, porque su empresa había quebrado. Al levantarse, terminó el rollo de papel higiénico. No había repuesto. Trató de desayunar, pero el frigorífico estaba vacío. No pudo afeitarse por falta de espuma. Se vistió con la misma ropa del día anterior. Con el dedo mojado en saliva, pretendió disimular una pequeña mancha de café en el bolsillo de la camisa. Bajó a la calle. Quiso entrar a un bar, pero no tenía dinero. Barajó conducir hasta la playa, para tomar el sol y despejarse con la brisa, pero recordó que no le quedaba gasolina. Deambuló por el barrio, las calles enlentecidas. En el parque, se sentó en un banco. Observó que los habituales jubilados estaban hoy acompañados por varios tipos como él, ausentes, demasiado viejos para ser jóvenes, demasiado jóvenes para ser viejos. Unos niños arrastraban sus mochilas con ruedas, camino del colegio. Junto a la fuente, un perro meaba en la pata de un columpio. Al otro extremo de la plaza, varios comercios cerrados. Grafitos en las persianas metálicas. En el banco, a su derecha, encontró un periódico gratuito. Lo tomó, alisando con la mano las arrugas del papel. La portada estaba presidida por un titular. Se agudiza la crisis económica.

Le disciple du Gainsbarre, 22-09-2008.

(4) Comments

  1. Catalina

    Ha pasado un año y tu escrito sería igualmente aplicable a la actualidad (sic)

    8 de septiembre de 2009, 19:52
  2. Le poinçonneur said...

    Como el día de la marmota, pero en pobre.

    Seguimos donde estábamos.

    9 de septiembre de 2009, 13:05
  3. Nodisparenalpianista said...

    O incluso peor.

    11 de septiembre de 2009, 5:38
  4. Le poinçonneur said...

    O incluso peor, yeah.

    11 de septiembre de 2009, 13:02