Salomón

Posted by : Le poinçonneur | 13 sept. 2009 | Published in


El 15 de septiembre de 1936, Salomón Ortega tenía 24 años. Ese día, lo pasearon desde la prisión de Burgos hasta Rabaneda, en la misma provincia. Fue su último viaje: tras fusilarlo, lo echaron a una fosa común en mitad del campo. Lleva allí desde entonces.

Ahora, probablemente después de un calvario burocrático, su familia exhuma sus restos para darle una sepultura digna, lo que, para algunos, resulta subversivo, insólito e intolerable.

Y es que a Salomón, como a tantos otros, lo quieren matar dos veces: la primera, a tiros; la segunda, con el olvido.

En nuestra mano está impedirlo. Aquí va mi granito de arena.

Foto: El País, ayer.

(17) Comments

  1. Jorge said...

    Los que nos arengan sobre moralidad y buenas costumbres, los que nos explican lo bueno y lo malo desde los púlpitos, los que defienden la vida, los que dicen que la defienden y te desearían en el paredón... todos esos coinciden en que no hay mucha diferencia entre enterrar un perro y enterrar un rojo. Son los hoy llamados liberales que no es otra cosa que la extrema derecha de siempre que no soporta a la mitad de la población de su propio país. Ojalá, como dices tú, se pueda enterrar dignamente, porque poner imágenes es mejor que poner palabras y la foto de Ortega vale por miles de ellas. Pero me temo que curas y nueva derecha harán lo imposible para que siga en una cuneta. Un saludo.

    13 de septiembre de 2009, 16:05
  2. Le poinçonneur said...

    Amén, Jorge. Amén laico, claro.

    Un saludo y gracias por tu comentario.

    13 de septiembre de 2009, 18:52
  3. Alex said...

    Dar sepultura, lugar y nombre a los muertos está fuera de todo condición ideológica. Me sorprende que muchos piadosos hombres de iglesia critiquen esta medida (no tanto los políticos, de ellos me lo creo todo... aunque pensandolo bien, de la iglesia me espero cualquier cosa) considerándola propagandística y fuera de lugar cuando miles de fosas comunes con muertos del frente nacional fueron excavadas durante el franquismo para darles lo que ahora reclaman las familias del otro bando: un final digno.

    En fin...

    13 de septiembre de 2009, 19:02
  4. Le poinçonneur said...

    Ciertamente, Álex. En mi familia, del sureste andaluz, hubo varios Salomones que ni siquiera regresaron del frente. Por no quedar, de ellos no quedó ni una fosa. Se perdieron en la guerra sin volver a saber de su suerte.

    Aquella zona está llena de cruces en las carreteras, testimonios de las atrocidades del bando republicano, que sí, las hubo, faltaría más.

    Es hora ya de poner las cosas en su sitio y que no quede un solo muerto en un barranco. Que vamos para 75 años.

    Abrazos.

    13 de septiembre de 2009, 19:16
  5. Pablo said...

    Caray, Jorge, pues yo soy liberal, católico y creo que sí debe haber una reparación y un desagravio a la memoria de gente que fue tratada como perros.

    Lamentablemente, el tono que empleas recuerda a quienes tú criticas.

    Oh, pero no seré yo quien inicie un debate dramático, ya que yo soy yo y no hablo por nadie más que mi mismo.

    Un saludo!

    13 de septiembre de 2009, 19:58
  6. Jorge said...

    Las generalizaciones son siempre injustas, es muy respetable ser liberal, católico y todo lo que se quiera ser, no faltaba más. Si lo que he escrito te ha ofendido te pido excusas, en absoluto era mi intención ofender. Reconozco que las palabras eran duras, pero tienes que entender que uno está ya un poco harto de la falta de respeto y los insultos constantes hacia ciertas posturas ideológicas que se dan en páginas, emisoras y medios de comunicación que se adscriben al ahora llamado liberalismo. Estilo iniciado por Jiménez Losantos y amparado por emisoras católicas que parece haber creado escuela, con notable falta de educación y sobresaliente falta de respeto a quien no comulga con ellos. En cualquier caso, te repito que no te conozco personalmente y a mí me gusta más debatir que insultar, por lo que si te he ofendido te pido humildes disculpas.

    13 de septiembre de 2009, 21:02
  7. Pablo said...

    No me has ofendido! :)

    Estamos todos tan acostumbrados al tono de los medios que siempre tenemos momentos en los que más que contraponer ideas, tratamos de derribar a un enemigo que realmente no es enemigo, sólo la persona que está enfrente y discrepa con nosotros.

    Y estoy de acuerdo en que bajo el paraguas del liberalismo hay un autoritarismo que tira patrás.

    Un saludo.

    13 de septiembre de 2009, 23:03
  8. Le poinçonneur said...

    Es un placer comprobar el nivel de mis comentaristas.

    Un abrazo a ambos.

    13 de septiembre de 2009, 23:12
  9. Nodisparenalpianista said...

    Jorge, pues, con todo respeto, a mi si me ofente lo que dices con tanta vehemencia. Generalizar es lo que s malo si se hace mal y bueno si se hace bien.
    Que yo sepa, quienes pide perdón por los errores y las cosas mal hechas han sido siempre los mismos. Sin embargo, no todo el mundo ha hecho eso mismo. El caso que cuentaLepion es doloroso y terrible. Y si nos ponemos a contar, salen cunetas de esa, topias de cementerios y fosas por todas partes.
    Una cosa es dar digna sepultura y otro tirarse los muertos a la cara.
    Me gustaría que algún día la izquierda diese ejempo y asumiese como lo que es -una de las mayores atrocidades de la historia- las sucesivas masacres en la retaguardia barcelnesa por ejemplo: anarquistas pelando a todo bicho viviente, los del POUM liquidados por la peor basura de la Komintern, los socialistas mirando para otro lado y el crimen y el latrocininio -violación como arma de guerra por ejemplo- de los terorríficos "escamots" sindicalistas y nacionalistas. Por no seguir.

    Estoy seguro, Jorge, de que a ti, como a culquir persona de bien, esa baura te repugna como a mi. Por eso creo que hay que ser justo y, a la romana, dar a cada uno lo suyo.

    14 de septiembre de 2009, 21:57
  10. Jorge said...

    Bueno, en eso de que son siempre los mismos los que piden disculpas déjame que te lleve la contraria. El PP aún no ha condenado el franquismo en el parlamento, eso para empezar, además, en mi ciudad un concejal del mismo partido acaba de mencionar a Millán Astray como "coruñés de pro", lo más conocido de Millán es su brillante frase "viva la muerte, muera la inteligencia" eso en lo que se refiere a su brillante oratoria, pero hubo más cosas aparte de oratoria.

    En segundo lugar, los muertos franquistas, aún a día de hoy, tienen memoria en numerosas iglesias, en forma de placa. No me has leído bien si afirmas que uso el doble rasero, esa interpretación es exclusivamente tuya. No he negado en ningún momento las salvajadas republicanas, sólo he mencionado que muchos republicanos (o sólo personas que nacieron en el lugar equivocado), están, pasados 70 años, en las cunetas de las carreteras. No sé si eso es malo o bueno (si lo sé), lo que sé es que debe ser desagradable anchear una carretera y que aparezcan un montón de cráneos. También con todos los respetos, permíteme que te diga que debes de saber que la violación es un arma de guerra más, hay muchos libros que abundan en el tema. Cuando hay guerra la violación es tolerada e incluso fomentada por los mandos, no le cargues ese muerto en exclusiva a los soldados republicanos. De hecho, cuando hay guerra, los mandos permiten cualquier cosa. Recuerdo el soldado americano que en la guerra de Irak mató a un civil indefenso, dentro de una casa, porque se estaba haciendo el muerto. Lo mató a sangre fría y ahora seguramente, como castigo, estará tomando el sol en Hawai. Algo parecido a la pena de los que mataron al cámara español, vamos. Un saludo.

    14 de septiembre de 2009, 23:15
  11. Nodisparenalpianista said...

    Bueno, Jorge, en realidad yo no me refería a partidos. A Millán Astray se le recuerda por ser cofundador de la Legión y por una hoja militar bastante considerable, además del "viva la muerte" que comentas.
    Lo de las iglesiashy que leerlo en su contexto. A ver, yo no me se todas las placas, y seguro que habrá una donde sólo habrá nombres de canallas, pero lo habitual es que esté la relaciń de ejecutados por el hecho de ser católicos, lo del martirio. esto es como aquello de picares porque se eleva a los altares a los martirizados. Pues normal, hombre, que es que hay gente que como no sabe cómo funcionan las cosas, sueltan lo primero que pillan. Ojo, no lo digo ni por ti ni por nadie de aquí, que no lo se, sino por tanta prensa-basura que mea fuera del tiesto.
    Sobre lo de la violacón afirmo que es una animalada en cualquier contexto y que usarla como acción de guerra dice muy poco de laa milicias que la emplean. No conozco ese asunto que me comentas a propósito de la Guerra de Irak, sí que n comento. En todo caso, tratándose de una guerra entre un ejército y una serie de cuerpos militares, milicias organizadas, partidas de traficantes de armas, drogas y combustibles, señores de la guerra, y otros, la distinción entre civil y militar me parece, a bote pronto, muy complicada. Y en lo del cámara, Couso -imagino-, algo si he leído y no osaría hacer un juicio raṕido de su terrible muerte.
    Un saludo y un placer hablar contigo, Jorge, en serio.

    16 de septiembre de 2009, 18:55
  12. Pablo said...

    Mini-inciso:

    A Millán Astray lo hicieron hijo predilecto de La Coruña antes de la Guerra Civil.

    :S

    16 de septiembre de 2009, 20:39
  13. Nodisparenalpianista said...

    No sabía eso yo, Pablo, pero ítem más.

    16 de septiembre de 2009, 22:07
  14. Jorge said...

    Millán Astray besaba y acosaba a todas las mujeres que se cruzaban en su camino. Y que concluía sus soflamas incitando a las parejas a refocilarse en público. Los curas lo odiaban en la misma medida en que exorcizaban a la Gámez, símbolo de pecado y prefiguración de infierno.
    El empuje sexual de Millán Astray y su virilidad eran tan legendarios como su valor. De todos sus miembros, mordidos por la metralla, sólo uno parecía haber salido indemne. Reprochaba a los republicanos su falta de delicadeza con las mujeres. Vestirlas con un mono proletario, y, según él, sin ninguna prenda de fina lencería debajo, era un ultraje.

    Esas deferencias de militarote macho con las féminas traían, a veces, insospechadas consecuencias. Se quedó con las ganas de pegarle un tiro a Unamuno sobre el terreno, cuando el célebre «venceréis, pero no convenceréis» y el no menos célebre «mueran los intelectuales». Sin embargo, aunque fuera temblando de cólera, decidió encomendar al escritor a la protección de doña Carmen Polo de Franco, pues delante de una mujer hay que tener ciertos miramientos. Por todas estas cosas, señala Paul Preston, no debe extrañar la íntima relación que estableció con la cupletista, pues la protección que le dispensaba incluía, por su parte, una sincera contraprestación de amante.

    Cuando la boda de los Jerónimos, el viejo guerrero estaba viviendo una pasión más profunda y no debió de costarle ningún sacrificio ceder el antiguo botín a otro, a la vez que le otorgaba, a ese botín amado, título de respetabilidad.Por entonces, Millán Astray se había enamorado de Rita Gasset, prima del filósofo Ortega y Gasset, con la que había tenido una hija. Fue el único disgusto que le dio a Franco, a quien siempre profesó una fidelidad perruna...
    Quiso anular su matrimonio y así se lo comunicó al Generalísimo.Pero éste le puso en primer tiempo de saludo y le dijo: «Te prohíbo ese escándalo». Obedeció como buen legionario y se marchó a Portugal con Rita y con la fiel Elvira. Allí nació su hija, a la que pusieron de nombre Peregrina y a la cual la casta Elvira hacía pasar como sobrina
    (El Mundo)
    Todo un personaje, merecedor de ser hijo predilecto, y hasta de que lo invitasen a una mariscada. Lo que no sé es como una persona de convicciones tan firmes, tan valeroso, y tan ultracatólico, le ponía a su mujer cuernos de ciervo, sobre todo teniendo en cuenta la época. Y además con la hija de un ministro de Franco... bueno, pero en el fondo el problema es que las mujeres no llevasen mono, ése era el problema. Los instintos de un macho tan valeroso serían menores si las mujeres llevasen mono. Un saludo a Pablo y al Pianista.

    17 de septiembre de 2009, 0:38
  15. Le poinçonneur said...

    Comprended que no tercie. Estáis en vuestra casa.

    17 de septiembre de 2009, 1:38
  16. Nodisparenalpianista said...

    Ahora me pierdo, Jorge.
    ¿Quieres decir que Millán Astray era un bala perdida en asuntos de tálamo y entrepierna?
    ¿Entiendo que censuras que lo fuese?
    ¿Qué tiene que ver con lo que hablábamos?
    Quiero decir, el habitual discurso de aquí todo vale, qué mas da la alcoba si la hacienda funciona, todo son experiencias, a vela o a motor, y todo lo demás, ¿no se aplica a los de enfrente?
    No se, no lo veo muylógico, la verdad.

    17 de septiembre de 2009, 18:20
  17. Jorge said...

    Bueno, tampoco le des tanta importancia, era un texto sacado de un periódico que me pareció que podía desdramatizar la discusión y darle un toque divertido. La idea no era censurar que fuese un faldero, que yo en cosas de faldas no me meto. Una falda es equivalente a un arma de destrucción masiva y en una falda se enreda hasta el más espabilao. Sigo pensando que a la vez era un ejemplo de doble moral. Si tú lees libros sobre los primeros años del franquismo te darás cuenta del férreo control que se estableció en lo referente a moral sexual, por eso no deja de ser curioso que el portavoz de la propaganda del régimen fuese un pistolero (en el otro sentido)
    En cualquier caso, concuerdo que no estamos haciendo honor al tema propuesto, que sí es serio y transcendente, al final nos fuimos por esos cerros y ese pobre hombre igual sigue sin ser enterrado como Dios manda (en sentido literal). Un saludo

    17 de septiembre de 2009, 23:38