Souvenir (3)

Posted by : Le poinçonneur | 31 mar. 2009 | Published in

Bono

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Tremebunda, a la par que interesante, resulta la andanada que mi admirado Ramón de España lanzó ayer en El Periódico contra el grupo irlandés U2, y, especialmente, en dirección a Bono, su mesiánico líder.

Aunque comparto parcialmente el tartazo, no voy a entrar en divagaciones que alterasen el fondo del mensaje original, que creo oportuno someter a debate entre mis feligreses: ante la tentación de manipular, mejor limitarse a enlazar.

El otro Borbón

Posted by : Le poinçonneur | 30 mar. 2009 | Published in

Me entretengo leyendo en Vanitatis.com sobre el presunto cabreo de Leandro de Borbón por el injusto tratamiento que, a su juicio, recibe en el encabezado de las cartas que le remiten desde La Zarzuela.

Y es que el anciano caballero montaría en cólera cada vez que, a su nombre, llega una misiva con el membrete de la Casa Real dirigida al Señor Don Leandro de Borbón, cuando, a su juicio, el Señor debería haber sido sustituido hace ya tiempo por el más ajustado Su Alteza Real.

Desde hace años, vengo siguiendo con pasión peñafielera las desventuras de quien los tribunales han señalado como hijo natural de Alfonso XIII, concebido a raíz de su relación con la actriz Carmen Ruiz Moragas, allá por los felices veinte. Explayado en sus memorias El bastardo real, el veterano don Leandro es, probablemente, el más Borbón de los Borbones: no hay más que ver el tamaño de su apéndice nasal y lo trasnochado de su bigote a la borgoñona, según propia definición. Para qué hablar de la perilla XXL, rematadora de un conjunto a medio camino entre Vincent Price y el Conde-Duque de Olivares.

En tanto que jurista, sorpréndeme el resquemor zarzuelero a reconocer a quien no es más -ni menos- que un producto de las incursiones extramatrimoniales de un monarca español, estando -como está- nuestro acervo palaciego plagado de hijos ilegítimos. Véanse los ilustres casos, entre tantos, de Alfonso de Aragón y Juan de Austria, retoños respectivos de Fernando el Católico y de Carlos I, que, de adultos, recibieron tanto honores como prebendas acordes a su linaje. Por no mencionar a Isabel II, de cuyos descendientes, según las malas lenguas, ninguno -incluido Alfonso XII- lo era de su marido, el delicado Francisco de Asís: recién la noche de bodas, la Reina contó cómo casi sale corriendo al descubrir que su ya esposo lucía en su ropa interior más puntillas y encajes que ella misma.

Aunque don Leandro, por su habitual petulancia, no es santo de mi devoción, no puedo menos que darle la razón, ya que, amén de la sentencia a su favor, el Real Decreto 1.368/1987 establece que los hijos del Rey que no tengan la condición de Príncipe o Princesa de Asturias y los hijos de este Príncipe o princesa serán infantes de España y recibirán el tratamiento de Alteza Real. Como puede verse, no se establece distinción alguna entre vástagos matrimoniales o extramatrimoniales, por lo que, negándole el infantado y la alteza, la Casa Real parece querer situarse al margen tanto de las decisiones judiciales como de las mismas normas que, sancionadas por el propio Rey, informan el ordenamiento jurídico nacional. Algo tan poco estético como impensable en los ya lejanos tiempos en que el eficaz general Sabino Fernández Campo guiaba con mano firme los pasos regios. Cuánto ha llovido desde entonces.

Vaya, pues, mi solidaridad con don Leandro y su perilla, aportadores de ese toque camp tan necesario en la aburridísima Monarquía prefilípica. Al S.A.R., en suma, lo que es del S.A.R.

Son€tos

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Ahora que él ya lo ha hecho público en su propio cuadernillo, qué menos que unas líneas para felicitar a mi amigo Juan, reciente ganador, con su poemario Gozne, de un accésit al Premio de Poesía Ciudad de Zaragoza.

Son, con éste, varios los galardones que abrillanta mi literato excondiscípulo, que ya apuntaba maneras allá por los tiempos del BUP. Merecidos frutos que recompensan una siembra tan intensa como obstinada, y que, sin duda, crecerán exponencialmente con el correr de los años. Al tiempo.

Lo que no me ha dicho el muy pillín es qué piensa hacer con los 2.400 euros que acompañan al diploma. Para que luego digan que el verso no da de comer.

Hay que joderse.

Junot, leyenda viva

Posted by : Le poinçonneur | 29 mar. 2009 | Published in

Maestro de maestros, Philippe Junot nació en París el 19 de abril de 1940. De fama legendaria y contrastada en las boîtes de la Ville Lumière, combinaba su dandismo con una labia que le hizo acreedor de los favores de innumerables damas.

A finales de los setenta, una veinteañera y huracanada Carolina de Mónaco, con la excusa de unos estudios en la Sorbonne, se instaló en el apartamento paterno de la Avenue Foch, desde el que, noche tras noche, partía a los locales más chic de la capital en busca de la libertad que mamá Grace le negaba. En una de sus incursiones festivas se cruzó con el maduro Philippe, que, al instante, la cautivó por ser el primer hombre que la trató como una mujer corriente.

El idilio fue instantáneo, y el matrimonio, imprescindible tras la divulgación de unas imágenes de la princesa y el playboy compartiendo yate en paños menores. Según la mitología, cuando Tessa de Baviera, invitada al enlace, acudió a dar la enhorabuena a Rainiero, éste le contestó: no me felicites, mejor dame el pésame.

Tras un par de tormentosos años dedicados a las fiestas y eventos más selectos de Montecarlo, Nueva York o Marbella, pasó lo que tenía que pasar, publicándose unas instantáneas del príncipe consorte en actitud comprometida con la espectacular modelo costarricense Giannina Facio. El divorcio fue inevitable, y, con él, el nacimiento del mito Junot, el crápula que conquistó a la princesa más bella del mundo.

Como diría su colega Julio Iglesias, lo mejor de tu vida, me lo he llevado yo, lo mejor de tu vida, lo he disfrutado yo...

Le disciple du Gainsbarre, 20-02-2008.

Cgusando el pagaíso

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

No soy precisamente un forofo de Loquillo, antiguo icono rockabilly algo trasnochado reconvertido, a sus casi cincuenta, en un crooner otoñal y comme il faut. El del Clot, sin embargo, me ganó momentáneamente para su causa cuando tuvo, no hace mucho, la feliz idea de convocar al gran Johnny Hallyday a un desigual dueto de ésos que tanto venero.

En reconocimiento a su tino, no puedo menos que postrarme ante el resultado de la joint-venture, que embedeo hoy persistiendo en el sempiterno ánimo evangelizador de este mi panfleto, que es el de Vdes.

Feliz horario de verano.

Creole jambalaya

Posted by : Le poinçonneur | 28 mar. 2009 | Published in

De mi ya lejano periplo estadounidense, guardo recuerdos de todo tipo, aunque, en conjunto, lo positivo superó a lo negativo. Pese a mis mil reticencias hacia sus pobladores, Estados Unidos es un país que me pierde: grande, atractivo, bellísimo en lo natural y electrizante para los shopaholic, entre los que me cuento, ay, sin remedio.

Enormes son las diferencias entre el cosmopolita norte y el tradicional sur, de costumbres demasiado rígidas para un europeo de alma bohemia como el que esto escribe. Existe, sin embargo, un oasis meridional en el que el guiri se sentirá como en casa, acogido en un frenesí de sonidos, colores y sabores: Nueva Orleans. The Big Easy es una preciosa metrópoli cultural que atrapa al visitante entre acordes de jazz, ecos de Mardi Gras y pechos femeninos al viento en busca de beads con que adornarse.

La jambalaya es, según ciertas teorías, la traslación que de la paella española hicieron los antiguos pobladores de Lousiana a finales del siglo XVIII, en que la zona pertenecía a lo que iba quedando de nuestro Imperio. La ausencia de algunos de los condimentos castellanos más tradicionales, combinada con la influencia africana de los esclavos dio paso a una variante heavy de nuestro Plato Nacional que pronto derivó en dos variantes: red o creole -la que hoy expongo- y cajun, según, respectivamente, se usen o no tomates en su elaboración.

Ingredientes (6 personas y algún que otro tupper):

-1/3 de taza de aceite.
-1 cebolla grande picada o 2 medianas.
-1 pimiento dulce troceado.
-3 cucharaditas de tomillo molido.
-2 dientes de ajo picado.
-1/2 taza de apio troceado (obviado, en mi caso: lo odio).
-250 g de jamón en dados.
-250 g de salchichas de cerdo ahumadas (cuestión dificultosa, ya que la oferta española de sausages no es, ni de lejos, la norteamericana. Preferible buscar algunas que piquen ligeramente).
-470 g de tomates enteros pelados (son ideales los enlatados).
-1/2 cucharadita de clavo.
-1 hoja de laurel.
-2 cucharaditas de perejil picado.
-2 cucharaditas de sal.
-6 gotas de tabasco.
-1 cucharadita de pimienta de Cayena.
-750 g de gambas peladas.
-1 y 1/2 taza de arroz crudo.
-3 tazas de caldo de pollo.

Calentar el aceite en una paellera o sartén -preferiblemente antiadherente- de tamaño mediano. A fuego medio, añadir la cebolla, el apio -quien lo soporte-, el pimiento y el tomillo. Remover hasta que la cebolla y el pimiento se ablanden. Añadir el ajo picado y sofreír un par de minutos más, tras los que se agregan el jamón y las salchichas, que revolveremos mezclando y sofriendo durante unos 10 minutos.

Con el sofrito a punto, echamos los tomates -troceados-, el laurel, el perejil, el clavo, la sal, las gotas de Tabasco, el arroz y la pimienta de Cayena. Remover durante unos 2-3 minutos y añadir el caldo. Mezclar, y una vez que hierva, bajamos el fuego y tapamos la sartén.

Dejamos cocer hasta que el arroz esté hecho y haya absorbido el líquido, como haríamos en una paella tradicional. Hecho esto, incorporamos las gambas, volvemos a tapar y cocemos unos minutos más hasta que estén listas. Si usamos gambas congeladas, las podremos echar directamente del congelador, pero deberá hacerse unos 10-15 minutos antes, para que se descongelen sumergidas en el caldo de cocción.

Retirar del fuego, dejar reposar unos minutos y servir antes de que se enfríe.

ADVERTENCIA: PLATO EXTREMADAMENTE PICANTE.

En la cama

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Anoche, enlambruscados, y viendo que DEC no daba mucho de sí, mi mujer y yo nos pusimos el DVD de En la cama, título chileno que regalaba el diario Público en su edición de ayer.

Tras el play, la historia de dos extraños que, a la salida de un café, deciden pasar la noche juntos en un motel. Daniela y Bruno -espléndidos Blanca Lewin y Gonzalo Valenzuela- follan, ríen, lloran, luchan, se confiesan. En apenas unas horas, establecen un vínculo indisoluble entre quienes nunca volverán a verse.

Grandes interpretaciones, ajustada ambientación, fantástico guión, algunos de los mejores polvos jamás filmados.

Bravo por Matías Bize, el cineasta, por acercarse al sexo de la mejor manera posible: a diferencia de cintas como 9 songs, la obvia coyunda no hilvana la historia -Aranda, aprende-, sino que, simplemente, la enmarca. No se trata de mostrar a una pareja machihembrándose porque sí -nada más fácil: para eso, el porno, del que soy ferviente consumidor-, sino de escenificar aquel encuentro de alcoba que a todos nos hubiera gustado tener con la persona que siempre hubiéramos querido vislumbrar.

Una velada fugaz en la que el otro, tras complacer en lo venéreo, hermanara en lo emocional, y encima, para los restos. La comprensión del desconocido, tantas veces la más incondicionada.

Imposturas

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Forges, El País, hoy.

Acto de justicia

Posted by : Le poinçonneur | 27 mar. 2009 | Published in

A pesar de haberlo votado en las últimas elecciones, no me siento especialmente casado con Zapatero. No me parece, ni de lejos, el hombre providencial que él mismo se cree, aunque, en vistas de la alternativa, probablemente hoy volvería a meter su papeleta en la urna. Es lo que hay.

De vez en cuando, sin embargo, el zapaterismo atina con precisión cirujana: ayer, sin ir más lejos, entregó al inconmensurable Manuel Alexandre la Gran Cruz de Alfonso X en reconocimiento a sus más de sesenta años de carrera.

Lo que más me ha gustado a mí de siempre son las mujeres y los percebes, comenta el canalla Alexandre, a sus 91, en el documental Un actor para un pueblo. ¿En qué orden? Depende de la calidad, remata.

Manolo, fenómeno.

Adicción

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Eastwood

Posted by : Le poinçonneur | 26 mar. 2009 | Published in

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre Gran Torino, la última aportación de Clint Eastwood al patrimonio cultural de Occidente.

Iniciado como actor en los spaghetti western almerienses de Sergio Leone, y fogueado posteriormente -nunca mejor dicho- en los electrizantes Harry de Don Siegel, el otrora durísimo lleva casi treinta años alternando los dos lados de la cámara con resultados no ya notables, sino plenamente excepcionales.

Nadie en Hollywood ha sabido trasladar al celuloide con mayor precisión su propio proceso de envejecimiento personal, nadie como Eastwood ha mostrado sus arrugas con más dignidad. Ni con mayor empaque.

Después de tocar temas peliagudos como la corrupción política -Poder absoluto-, la pena de muerte -Ejecución inminente- o la justicia vengativa -Mystic River, Sin perdón-, el supremo cineasta se adentra ahora en la difícil convivencia entre inmigrantes y autóctonos en los suburbios de las grandes ciudades estadounidenses. El retrato, ajustado, serviría sin grandes retoques para plasmar lo que acontece en nuestras calles europeas.

Siempre he defendido la democracia en el acceso al cine: tan reivindicable es quien no pasa de los Rambos como aquél que quema pestañas desgranando a Bergman. Aun así, y pese a ser un gran consumidor de filmes palomiteros, no puedo dejar de inclinar la cerviz ante quien opta por invertir dólares y metros de película en pos de una única meta: la decencia.

Fe de errores

Posted by : Le poinçonneur | 24 mar. 2009 | Published in

Tras algunas atinadas reclamaciones al respecto, he modificado la plantilla de comentarios para que cualquiera pueda ponerme a parir con toda libertad, sin necesidad de cuenta Google ni otras zarandajas.

Simplemente, en la persiana desplegable Comentar como, escoger Nombre/URL -sólo es obligatorio el primer campo-, o, simplemente, Anónimo.

Mil perdones.

Bukkake

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Sabedor de que tengo un piso en venta que lleva vacío más de un año, un conocido me pide que se lo alquile un fin de semana para organizar una fiesta bukkake. Para aquellos mojigatos que no lo sepan, un bukkake consiste en una soirée en la que, previo pago en este caso, una o varias señoritas, desnudas, se sitúan de rodillas haciendo muecas lascivas entre un círculo de tipos que se masturban al compás, y que, al final, eyaculan repetidamente sobre el rostro de las damas, lo cual, al parecer, resulta el colmo del morbo y el erotismo.

Escandalizado, he declinado la oferta -no soy de ésos-, a pesar de que los beneficios se antojaban pingües.

Eso sí, en cuanto a la tarifa de las damas, me he quedado con la curiosidad de saber si cobran a los asistentes por barba o por espasmo. Igual llamo y lo pregunto.

Madre castradora

Posted by : Le poinçonneur | 23 mar. 2009 | Published in

Ciertas sotanas

Posted by : Le poinçonneur | 22 mar. 2009 | Published in

Sostiene Bernardo Álvarez, obispo de Tenerife, que la homosexualidad es algo que perjudica a las personas y a la sociedad. Sostiene el obispo que, en ocasiones, se practica como se puede practicar el abuso de menores y que puede haber niños, sostiene, que consientan la agresión sexual. Sostiene el obispo que de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan, acaba sosteniendo el obispo.

Finalizado el barato homenaje a Tabucchi, ante manifestaciones como éstas, que en un primer momento me provocaron la indigestión de los cruasanes del desayuno de ayer, quiero, ya más calmado y reconducida mi postura, romper una lanza en favor de la Iglesia, y recordar al primado que la existencia de niñas preadolescentes de tendencia casquivana la conoce todo el que haya leído la Lolita de Nabokov. También sabemos de ellas los que no tenemos tan lejana la EGB, por la que pululaban nínfulas apenas puberales que relegaban a la Rizzo de Grease a la categoría de mera aficionada. Sin embargo, a pesar de ser, como fui, uno de los desgraciados que no llegaron a catarlas, jamás encontréme ni de lejos con una vamp infantil que, en lugar de rondar a sus contemporáneos, insistiera en cachondar a un tipo con sotana que le cuadruplicara la edad. Estaré, a partir de ahora, al acecho, y, si diera con alguna, le endiño dos collejas; la primera, por pervertir al clero, y la segunda, por guarra. Lo mismo haré si el provocador es de signo masculino, lo que evidenciaría una doble desviación, aún más terrorífica.

Desde aquí mi solidaridad para con Álvarez y todos los sacerdotes, obispos y frailes corrompidos por la maldad de tanto criajo degenerado. Urge un acto público de desagravio.

Postdata: hablando de Lolita, no puedo dejar de recordar la tronchante definición que el gran Manuel Vázquez Montalbán dio de la obra: es un libro demasiado largo a propósito de una niña aburridísima y un poco puta. Impagable MVM.

Le disciple du Gainsbarre, 28-12-2007.

Don Luis

Posted by : Le poinçonneur | 21 mar. 2009 | Published in


Siguiendo con mis libros vergonzosamente vírgenes, uno de los más señeros, es, sin duda, Mis picas en Flandes, segunda parte, tras El día más feliz de mi vida, de las memorias del genial Luis Carandell, lamentablemente fallecido hace ya varios años.

Carandell, sabio de los de antes, maestro de periodistas, cronista parlamentario de exquisita finura y presentador de descacharrantes Telediarios donde la anécdota brillaba tanto como la noticia, se autodefinía como defensor de la conversación y de los conocimientos y saberes inútiles. Este carácter, tan caro a mi persona, lo llevó, entre otros mil oficios, a recorrer los cementerios de los pueblos más remotos del territorio nacional, en base a un peculiar humorismo de lo fúnebre que yo no sólo comparto, sino que, además, predico.

De las perlas mortuorias halladas por el insigne explorador, el siguiente epitafio: Marianita, nos dejaste a los tres meses. Qué pronto empezaste a darnos disgustos.

Botellón finolis

Posted by : Le poinçonneur | 20 mar. 2009 | Published in

Alfredo:
Libiamo, libiamo ne'lieti calici
che la belleza infiora.
E la fuggevol ora
s'inebrii
a voluttà.
Libiamo ne'dolci fremiti
che suscita l'amore,
poichè quell'ochio al core
Omnipotente va.
Libiamo, amore fra i calici
più caldi baci avrà.

Tutti:
Ah, libiamo;
amor fra i calici
Più caldi baci avrà

Violetta:
Tra voi tra voi saprò dividere
il tempo mio giocondo;
Tutto è follia nel mondo
Ciò che non è piacer.
Godiam, fugace e rapido
e'il gaudio dell’amore,
e'un fior che nasce e muore,
ne più si può goder.
Godiam c'invita un fervido
accento lusighier.

Tutti:
Godiam, la tazza e il cantico
la notte abbella e il riso;
in questo paradise
ne sopra il nuovo dì.

Violetta:
La vita è nel tripudio

Alfredo:
Quando non s'ami ancora.

Violetta:
Nol dite a chi l'ignora,

Alfredo:
e' il mio destin così...

Tutti:
Godiamo, la tazza e il cantico
la notte abbella e il riso;
in questo paradiso ne sopra il nuovo dì.

Giuseppe Verdi, Brindisi, La Traviata.

Manía persecutoria

Posted by : Le poinçonneur | 19 mar. 2009 | Published in

Vergara, Público, hoy.

Bandera(s)

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

No sigo demasiado las banderas -ni de una ni de otra orilla-, y probablemente, en un hipotético referéndum sobre la independencia de Catalunya, acabaría absteniéndome o votando en blanco: lo que la mayoría determinara, para mí estaría bien. De todos modos, tampoco me rasgaría las vestiduras por cambiar de pasaporte o seguir con el mismo. Lo más probable, en cualquier caso, es que acabe mis días al otro lado del charco, así que no seré yo quien ponga puertas al campo.

Mientras tanto, cedo hoy este espacio a la más sugestiva encarnación de la senyera jamás vista: con esta competencia, difícil lo tiene la rojigualda. Para los interesados, hay más información aquí.

Carmen (la otra)

Posted by : Le poinçonneur | 18 mar. 2009 | Published in

En tacto que adicto al ¡Hola!, hace meses que, buceando entre sus titulares, advierto a mi esposa acerca de un progresivo gamberreo que, malpensado, achaco a una nueva generación de becarios y redactores menos respetuosos que sus antecesores en relación a las esencias de la Biblia del coure. Esta nouvelle vague, probablemente, levante ampollas entre la conservadora parroquia de la veterana publicación. A mí, sin embargo, me hace salivar de envidia: qué no haría yo en esa casa.

Ahondando en este saludable tono parahumorístico, la portada de esta semana, que reza: CARMEN MARTÍNEZ-BORDÍU RELATA SU FASCINANTE AVENTURA ENTRE LOS GORILAS DE UGANDA. Junto al texto, la Nietísima ensombrerada entre el follaje, al más puro estilo Indiana Jones.

Despliego mis reverencias a los autores del reportaje, mas les convoco a solidaria moderación: a este paso, los de El Jueves se quedan sin trabajo.

Corro cual galgo al quiosco.

Carmen

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

La edición española de Vanity Fair publica en su número de abril una entrevista con Carmen Romero, esa espléndida mujer, como fue definida en su día por el recordado José Luis de Vilallonga, asiduo durante años al matrimonio González. A su pesar, la exdiputada por Cádiz ha visto recientemente salpicado su nombre en las páginas del papel couché, a raíz de su inesperada separación de un Felipe que, a la vejez, viruelas.

Aun siendo sorpresiva su aparición voluntaria en un medio de comunicación, la entrevistada, como era de esperar, pasa de puntillas por su ruptura matrimonial, limitándose a reconocer que su marido y ella se quitaron las alianzas hace ya veinte años. Ventilado el asunto, Romero prefiere hablar de sus nietos y de su vida profesional como traductora de italiano.

Discreta hasta la exageración, Carmen lleva más de tres décadas estando sin estar, inquilinando la Moncloa sin querer, dejándola sin hacer ruido. Ya de pequeño, en plena época dorada del felipismo, había algo en la segunda dama que me fascinaba. Elegancia, inteligencia, dignidad, o simplemente clase. Todo eso se reflejaba en los ojos de una mujer que tenía -y tiene- mucho que decir.

Entre mis pretenciosas estanterías de libros pendientes de leer guardo Señora Presidenta, de Julia Navarro, dedicado a las esposas de nuestros máximos prebostes desde Franco -terrorífica Carmen Polo, a.k.a. La Collares- a Aznar -la Botella que no cesa-. En contraposición a estas meriendaflashes, Romero y la desaparecida Amparo Illana de Suárez, siempre inclinadas a aparecer lo justo. Cuestión de educaciones y caracteres.

Sonsoles no sale porque el libro es de hace diez años, y aún no se zetapeaba. Queda para la segunda parte.

Lógica aplastante

Posted by : Le poinçonneur | 17 mar. 2009 | Published in

El Roto, El País, hoy.

Deporte rey

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Txe

Posted by : Le poinçonneur | 16 mar. 2009 | Published in

Desde hoy, y por gentileza de la propia interesada, este humilde panfleto cuenta entre sus enlaces con un link directo al weblog de la estupenda Txe Arana, de la que, según mis cálculos, llevaré enamorado dieciséis o diecisiete años. En un showbiz catalán a veces demasiado encarcarat, ella representa un soplo de aire fresco que merece mil y una menciones. Conocida a raíz del legendario programa musical Sputnik, ha combinado cine, teatro, televisión y doblaje en una variedad de registros tan infrecuente como estimulante. En ello sigue.

Está siempre fantástica, pero, como todas las grandes, ay, mejora aún más cuando hace de mala.

Que sea por muchos años.

Vara doble

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Sagaz entrevista la de la señora Campos a Albert Boadella en La mirada crítica (T-5). En vista de que el artista estaba desengañado de Catalunya, y que incluso dijo que la canción Els segadors le producía repelús, la Campos le sugirió: Bien, dado que en Madrid se siente libre, ¿haría un Ubú presidenta sobre Esperanza Aguirre? Torció el gesto entonces Boadella. Y respondió: Ubú solo es servible para Pujol. Para otra persona tendría que buscar otro símbolo. ¡Ah! En bien del arte de la sátira, deseamos que se ponga a buscarlo enseguida.

Ferran Monegal, El Periódico, hoy.

Paula

Posted by : Le poinçonneur | 15 mar. 2009 | Published in

Esta mañana, mi reloj digital de Spiderman proyectaba las siete horas y cincuenta y un minutos en la pared de mi dormitorio cuando los graznidos de la vecina de al lado levantando a su hija han interrumpido un sueño de lo más estimulante. Y es que, en mi onirismo, estaba a puntito de ligarme a una Paula Echevarría descalza que me sonreía juguetona desde el quicio de una puerta. Loco de rabia, y mientras repasaba mentalmente el árbol genealógico de mi colindante, he reparado en la belleza absoluta de los tobillos de la señora de Bustamante, última visión fantasiosa que conservo antes de la desagradable interrupción.

Fetichista, dirán algunos. Connaisseur, responderemos al unísono el maestro Berlanga y éste, su feligrés.

Le disciple du Gainsbarre, 25-01-2008.

Inestabilidad

Posted by : Le poinçonneur | 13 mar. 2009 | Published in

Nos encontrábamos ya cerca de mi casa, cuando el taxista fue avisado por un colega de que había en nuestro camino un control de alcoholemia. Como resultara imposible dar la vuelta o escapar por una calle lateral, el conductor me confesó que llevaba dos copas, pues había comido con unos amigos de la infancia a los que hacía años que no veía. ¿Y qué quiere que le haga?, pregunté. Que se ponga al volante, respondió, como si usted fuera el taxista y yo el pasajero. Me pareció una propuesta absurda a la que respondí con una sonrisa de desconcierto. Mientras sonreía, vi en sus ojos, a través del espejo retrovisor, un movimiento de pánico que produjo también en mí alguna inquietud. En cuestión de segundos me puso al corriente de su situación, responsabilizándome del drama familiar que se le vendría encima si le retiraban la licencia. Aunque intenté defenderme, lo cierto es que al cabo de un momento, dada mi debilidad de carácter, estaba al volante del taxi, con el conductor detrás.

Alcanzado el control, un guardia hizo señas de que nos echáramos a un lado. Luego se acercó, me informó acerca de sus propósitos y me pidió que soplara, lo que hice con miedo, pues aunque no había bebido creo que el organismo puede, en situaciones de estrés, producir todas las sustancias existentes. Por fortuna, estaba limpio y me dejaron seguir. Como no era cuestión de detenerse a unos metros del control para realizar el cambio, y dado que mi domicilio se encontraba muy cerca, continué conduciendo hasta el portal, donde el taxista, tras mirar el contador, sacó un billete, me lo dio, abrió la puerta, salió del coche y se metió en mi casa, todo con una rapidez tal que no fui capaz de reaccionar. Además, apareció enseguida otro cliente que me pidió que lo llevara a toda mecha al aeropuerto. Qué inestable es la realidad, pensé arrancando.

Juan José Millás, El País, hoy.

Lo evidente

Posted by : Le poinçonneur | 12 mar. 2009 | Published in

Releo digitalmente la entretenida entrevista que el escritor Luis Racionero concedió a El Periódico hace unas semanas, a propósito de la publicación de Sobrevivir a un gran amor, seis veces, su último libro de memorias.

Conocí de oídas a Racionero hace ya bastantes años, a raíz de su breve matrimonio con la sexóloga Elena Ochoa, hoy Lady Foster. Mientras que, en aquel entonces de hormonas encabritadas, encontraba interesante y hasta atractiva a la resabiada Ochoa, y, por comparación, veía un muermazo en su veterano cónyuge, con el paso de los años, he ido acercándome, siquiera tangencialmente, a ese Racionero de voz pausada que, de puro esnobismo -encima es del PP-, no debería sino repelerme.

Se define el leridano como un medley de misógino y feminista, dedicando a sus seis ex un texto que, sin haber leído, intuyo más laudatorio que escocido. Deshilando la entrevista antes citada, no puedo estar más de acuerdo con sus postulados: yo también temo a las mujeres, mas es el mío un temor barnizado de una admiración tan colosal como su propio objeto. Como Racionero, parezco pontificar contra el sexo enemigo para, al mismo tiempo, acabar aventando que los hombres, gárrulos, no somos sino títeres en manos de unas adversarias tan malvadas como irresistibles. A decir verdad, ninguno de los dos, ay, aspiramos a otro papel.

Desafíos

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Ayer, en una de nuestras larguísimas charlas telefónicas -el muy tontín se pirra por mi voz-, mi amigo mariquita y yo discutimos durante un cuarto de hora sobre quién tenía la casa más acogedora. Teniendo en cuenta que su ideal decorativo es el de un tanatorio, que jamás ha pisado un Ikea y que su mobiliario es tan alquilado como su piso, el envite no pudo sino caer de mi lado, como es natural.

Una vez más, en cuestión de estilismo, el muy imprudente sigue sin saber con quién se juega los cuartos: ni siquiera sabe deletrear Preysler correctamente.

Libérame

Posted by : Le poinçonneur | 11 mar. 2009 | Published in

Según me informa una acreditadísima fuente, el próximo día 23, a las 21:00, el gran Alfonso Vilallonga presenta su nuevo disco, Libérame, en la barcelonesa sala Luz de Gas. Entradas a la venta a partir del próximo lunes al gánguico precio de 15 euros.

No siempre es fácil ver a la aristocracia trabajando, así que no sean tímidos y anímense.

Vale la pena.

Penélope

Posted by : Le poinçonneur | 10 mar. 2009 | Published in

Eran todos

Posted by : Le poinçonneur | 9 mar. 2009 | Published in

Cuando llegue la luna llena
iré a Santiago de Cuba,
iré a Santiago,
en un coche de agua negra.
Iré a Santiago.
Cantarán los techos de palmera.
Iré a Santiago.
Cuando la palma quiere ser cigüeña,
iré a Santiago.
Y cuando quiere ser medusa el plátano,
Iré a Santiago
con la rubia cabeza de Fonseca.
Iré a Santiago.
Y con la rosa de Romeo y Julieta
iré a Santiago.
Mar de papel y plata de monedas
Iré a Santiago.
¡Oh Cuba! ¡Oh ritmo de semillas secas!
Iré a Santiago.
¡Oh cintura caliente y gota de madera!
Iré a Santiago.
¡Arpa de troncos vivos, caimán, flor de tabaco!
Iré a Santiago.
Siempre dije que yo iría a Santiago
en un coche de agua negra.
Iré a Santiago.
Brisa y alcohol en las ruedas,
iré a Santiago.
Mi coral en la tiniebla,
iré a Santiago.
El mar ahogado en la arena,
iré a Santiago,
calor blanco, fruta muerta,
iré a Santiago.
¡Oh bovino frescor de cañavera!
¡Oh Cuba! ¡Oh curva de suspiro y barro!
Iré a Santiago.


Federico García Lorca, Son de negros en Cuba, 1930.

Angourósoupa

Posted by : Le poinçonneur | 7 mar. 2009 | Published in


Creo hoy oportuno iniciar a mis feligreses en las delicias de la cocina helénica, escuela de la que, en casa, somos devotos seguidores desde hace años. Para ello, qué mejor que una exquisita angourósoupa, que no es otra cosa que una sopa fría de yogur griego y pepino con la que solemos obsequiar a nuestros invitados, quedando, lógicamente, la mar de viajados y cosmopolitas.

Serán necesarios:

-3 yogures griegos naturales (preferiblemente Danone. Ojo: no valen azucarados ni con frutas).
-2 pepinos de tamaño mediano.
-300 ml de caldo de pollo (casero o de brik, según lo refinado del amanuense).
-1 diente de ajo.
-140 gr de nueces.
-3 cucharaditas de hierbabuena (la de bote sirve).
-Sal.
-Pimienta.

En un bol, mezclamos el caldo -conviene haberlo tenido en la nevera, para ahorrar tiempo después a la hora de refrescar- con los yogures, la hierbabuena, el diente de ajo majado, sal y pimienta al gusto.

Una vez obtenida una solución fluida, sin grumos, incorporamos los pepinos troceados en daditos pequeños, volviendo a mezclar. Ponemos a enfriar en el frigorífico durante tres o cuatro horas, y, una vez en los platos, decoramos nuestra angourósoupa con las nueces picadas. Ideal servir con Mikis Theodorakis a todo trapo en el equipo de música.

Bon appétit
.

Carlos

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Los domingos, mi señora esposa y yo solemos ir a comer a un restaurante cercano donde nos tratan y nos sentimos como en casa. Carlos, uno de los camareros, es un simpático negrón de La Habana que, a petición nuestra, nos sirve cada semana una botella de vino maison que nosotros mezclamos o no con gaseosa según sea la capacidad de resistencia etílica de que gocemos a cada ocasión. Al llegar a los postres, exhibimos una risa floja con la que adornamos cualquier comentario que sale de nuestras bocas. El otro día, con la copa en la mano, le confesé a Carlos algo que llevaba callándome desde hace tiempo: con la llegada del otoño, se vuelve más blanco. El habanero, con una paciencia infinita, se limitó a carcajearse y a traerme mi habitual crema catalana. Ayer, avergonzado, le pedí disculpas por si le había molestado mi alcoholizada observación. No sólo no le molestó, sino que nos animó a acompañarlo a Cuba en su próximo viaje. Este Carlos es un gran tipo.

Le disciple du Gainsbarre, 01-10-2007.

Folklore patrio

Posted by : Le poinçonneur | 6 mar. 2009 | Published in


Forges, El País, hoy.

Ácidos

Posted by : Le poinçonneur | 5 mar. 2009 | Published in

Escalofriante se me antoja la historia de Ameneh Bahrami, la mujer iraní a quien un salvaje desfiguró con ácido por no querer casarse con él. Esta querencia a los líquidos corrosivos presente en ciertos países no es más que una nueva manifestación del machismo en su variante más heavy: aquélla que cosifica a la mujer hasta reducirla a un objeto de cuya vida e integridad puede disponerse según convenga.

No menos terrorífica, sin embargo, aparece la respuesta de Bahrami, a instancias de quien, en los próximos días, se ejecutará la sentencia que, bajo la ley del Talión, un tribunal de su país acaba de dictar contra su agresor. Éste, por mandato judicial, recibirá veinte gotas del mismo ácido en sus ojos, de manos de la denunciante o de quien ella estime conveniente.

Ameneh vive, hoy día, en Barcelona, donde es sometida a tratamiento oftalmológico en una prestigiosa clínica, en parte sufragado por una ayuda del Gobierno español. Ayuda que, como mínimo, debería desaparecer, si se aplicaran al caso los mismos patrones que se siguen en relación a los inmigrantes que trasladan a sus hijas a sus Estados de origen para ablacionarles el clítoris.

Ante las peticiones de clemencia recibidas por parte de su compatriota Shirin Ebadi, abogada y Premio Nobel de la Paz 2003, Bahrami repone que no se preocupe tanto, porque al chico lo van a anestesiar y dicen que apenas se enterará cuando le caigan las gotas de ácido en sus ojos. La gran diferencia es que mientras que el vitriolo que la cegó cayó en nombre de la barbarie, ella, que niega actuar movida por la venganza, pretende aplicarlo en el de la justicia. Insólita ecuación.

Souvenir (2)

Posted by : Le poinçonneur | 3 mar. 2009 | Published in

La llave

Posted by : Le poinçonneur | 2 mar. 2009 | Published in

Y hete aquí que esta noche pasada he tenido, aunque sea sólo de forma onírica, la ocasión de encamarme nada menos que con Angelina Jolie, objeto de deseo de cualquier varón mentalmente estable y que se vista por los pies. De presentarse la oportunidad en la vida terrena, me encerraría con ella en un bungalow a orillas de las cataratas de Iguazú para atrancar la puerta por dentro y tragarme la llave. A continuación, como es natural, nos abandonaríamos al frenesí más salvaje y concupiscente, con manifiesto desprecio de relojes y calendarios.

En mi cruel ensueño, por el contrario, no recuerdo haber hecho otra cosa que limitarme a lamer el ombligo a una encabritante Jolie tan dispuesta como desnuda, que reía a carcajadas, no sé si a causa de las cosquillas o del gilipollas que tenía delante.

Aún a medio despertar, loco de rabia y vergüenza, he barajado, en mi ofuscación, la opción de tirarme por la ventana. Poco, ay, habría solucionado: vivo en una planta baja.

A Pepe

Posted by : Le poinçonneur | 1 mar. 2009 | Published in

Algunas almas caritativas que leen este blog -gracias, una vez más, a todas ellas- tienen la amabilidad de ensalzar mis presuntas habilidades monologuísticas, en base a las que, por alguna razón que desconozco, a veces me envalentono contando de forma teatral alguna anécdota ante audiencias estupefactas que apuran sus copas tratando de desentrañar algún aspecto psicoanalítico del pelmazo que tienen delante. Uno de mis más celebrados sucedidos es el relativo a un enema-lavativa que tuve que aplicarme una vez, hace ya años, con ocasión de una humillante prueba médica rectal. Sin ánimo de ser exhaustivo, el estremecimiento moral y físico que me causó el citado enema me provocó una especie de implosión intestinal de la que todavía me acuerdo, casi una década después. Hace un par de días, en el estimable Dutifrí de Tele 5, el enorme Pepe Rubianes explicó a un tronchado Xavier Sardà un caso similar que le ocurrió a él mismo en relación a un zumo de frutas que ingirió en Nairobi con idénticos resultados laxantes. Agradeciendo como agradezco a mis conocidos la generosidad con que obsequian mis limitadas dotes humorísticas, el que esto escribe no puede más que plegarse ante el talento de Rubianes, que narró sin despeinarse cómo, literalmente, se cagó encima de un humilde keniata ante la imposibilidad de bajarse los pantalones con la presteza que el momento requería. Como bien sabe mi sufrida esposa, soy particularmente querente a los chistes de caca, culo, pedo y pis. El maestro Rubianes inserta cuatro tacos en una frase de diez palabras sin pestañear, cubriendo la performance de una pátina hilarante que desencaja las mandíbulas del más serio de sus espectadores. Yo sólo soy un triste imitador del más grande de los histriones. Pepe, bautízame.

Le disciple du Gainsbarre, 12-06-2007.