Ese oscuro objeto del deseo

Posted by : Le poinçonneur | 11 oct. 2009 | Published in


Confinado en casa por un resfriado de virulencia desconocida -y eso que tengo experiencia: suelo resfriarme al menos una vez al mes-, ayer por la tarde, aun moqueando, disfruté con frenesí de Ese oscuro objeto del deseo, el definitivo e insuperado manifiesto de Luis Buñuel acerca del amour fou.

Y es que ver quién es el guapo que no se siente identificado al ver al pobre Mathieu -Fernando Rey- arrastrarse ante Conchita, letal vamp tardoadolescente interpretada a cuatro manos por unas irresistibles Carole Bouquet y Ángela Molina en los albores de sus respectivas carreras.

Como es sabido, los hombres, al contrario que las mujeres, tenemos dos cerebros. Uno, sobre los hombros, y el otro, en la entrepierna. Las más de las veces -por no decir todas- es el segundo quien guía nuestros pasos, lo que nos convierte en seres tan rústicos como vulnerables. Nuestro destino, feliz, no es otro que el de ser usados, exprimidos y desechados por alguna de las Conchitas que el mundo habitan.

Mathieu, como digo, somos todos.

FOTO: STUDIO CANAL.

(2) Comments

  1. Alex said...

    El rasgo de inteligencia de don Luis al doblar el papel de Conchita en dos actrices (en función de la carnalidad del momento) me pierde. Qué gran película, aunque prefiera otras del cabezón de Calanda.

    Mathieu somos todos, bien dices. Y debería mirarte ese resfriado virulento. La gripe A acecha en la sombra...

    12 de octubre de 2009, 20:16
  2. Le poinçonneur said...

    Es cierto que Molina protagoniza los momentos más tórridos, pero, aún así, y estimándola, poco puede hacer ante mi Bouquet del alma. Qué mujer, amigo Álex.

    Ya sospeché de haber cogido la gripe cérdica, pero la ausencia de fiebre me ha hecho descartarla. Si yo con una gripe normal ya paso de 41º, de haber contraído la A, probablemente no estaría a estas horas escribiendo este comentario :)

    12 de octubre de 2009, 20:49