Ellos no

Posted by : Le poinçonneur | 5 ene. 2010 | Published in


Por razones muy personales que no corresponde aquí revelar, estoy particularmente sensibilizado contra la utilización de los niños por parte de los adultos para fines que no les competen en absoluto. Por la especial e intensísima protección que merecen en relación a nuestras disputas y mezquindades, la cosa no sólo me indigna, sino que me revuelve hasta la naúsea. No es mucho mejor -no digo nada que no se sepa- mi opinión hacia la política del PP y sus acólitos en multitud de asuntos -por no decir todos-.

Ahora, en Madrid, ocurre esto. Qué asco, amigos.

(6) Comments

  1. Alex said...

    Siendo deleznable, en el reino de Doña Espe pasa cosas mucho peores. Créame...

    5 de enero de 2010, 22:45
  2. Le poinçonneur said...

    Sabes que te creo. Te nombré mi corresponsal en Espelandia hace meses.

    Felices Reyes :)

    6 de enero de 2010, 2:16
  3. Nodisparenalpianista said...

    "Deleznable" "revuelve hasta la nausea".

    Leo esto porque se defienda públicamente la vida.

    Me debato entre el estupor y la tristeza.
    Lo que nos pase -como sociedad-, nos lo merecemos.

    8 de enero de 2010, 20:47
  4. Le poinçonneur said...

    Pianista, no seas tramposo. No nos indigna que esa asociación esté contra el aborto, sino que introduzca un tema puramente político en una cabalgata de Reyes.

    Convendrás que los críos de 6 o 7 años ni saben qué es el aborto, ni tienen por qué saberlo.

    Cada cual que defienda lo que quiera, pero los niños al margen, por favor.

    8 de enero de 2010, 21:52
  5. Nodisparenalpianista said...

    El aborto no es un tema político. Ojalá los niños estuviesen al margen del aborto. No habría víctimas.

    9 de enero de 2010, 22:12
  6. Le poinçonneur said...

    El aborto, Pianista, es un tema político puesto que es susceptible de ser regulado por ley y en ello se está. En tanto que tema político, debe ser debatido donde corresponde, es decir, en el Parlamento, amén de las correspondientes tertulias, columnas e incluso blogs, que para eso están.

    Llevar la cuestión delante de críos que ni saben lo que es ni tienen por qué, me parece, sencillamente, una vileza.

    Defenderé siempre tu derecho a pedir que se preserve la vida de los no nacidos. Convendrás en que yo también puedo exigir respeto a la integridad moral de los que ya están aquí.

    10 de enero de 2010, 6:28