Maria

Posted by : Le poinçonneur | 29 nov. 2009 | Published in







De entre los comentaristas y lectores habituales de este cuadernillo, uno -A.- es un connaisseur de lo que, con su proverbial elegancia, denomina como industria azul; otro -J.- cultiva refinadas inclinaciones hacia lo asiático; y un tercero -R.- es, directamente, un guarro entrañable.

A los tres, con la mayor de las estimas, les dedico estas fotografías de Maria Ozawa, deliciosa actriz del género gamberro fruto de la sutil mixtura de madre japonesa y padre de origen franco-canadiense. Conocidísima a través de Internet, son legión en todo el mundo los admiradores de la que es, probablemente, la star más insultantemente bella de la historia del X.

Es tal mi debilidad por la Ozawa que me gusta hasta vestida, lo que, teniendo en cuenta su charcutero oficio, y viniendo de un sátiro, es, en este caso, el mayor de los cumplidos.

A todos, feliz semana.

Klaus, el carretillero gore

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Más información, aquí.

VÍDEO: MOTORPASIÓN.

Mis hombres*

Posted by : Le poinçonneur | 28 nov. 2009 | Published in

"De todos los hombres que haya en mi vida, ninguno será más que yo".

Aproveché el Día Internacional contra la Violencia de Género para reflexionar acerca de los hombres de mi vida que ni son ni han sido más ni menos que yo, y que me han ayudado a ser y a estar. Como me he hecho vieja con relativa sabiduría, y porque a veces les hablo a ustedes en voz baja, me voy a permitir homenajearles en esta columna.

Al hombre que me enseñó a leer y escribir, meciéndome en sus rodillas. Al hombre que me inoculó su pasión por los libros y por la libertad interior de la lectura. Al hombre que me ayudó a cruzar la línea divisoria entre la ciudad y el gueto. Al hombre que cuando me sabía dolorida me decía: "Vuelve a la redacción, éste es tu hogar". Al hombre que me abrió su mundo para que me pudiera pertrechar con alimentos del alma que me ayudarían a salir a la lucha. Al hombre que me acompañó durante diez años, mientras los dos crecíamos sin hacernos más daño que el de los estiramientos rápidos. Al hombre que me dio trabajo diciéndome que yo valía. Al hombre que me dijo por primera vez: "Tú puedes, tú debes". Al hombre que me acompañó en mis duelos. Al hombre con el que hablo de cine y de la enfermedad y la muerte.

Al hombre que vino a mi casa la noche después de aquella en que fui violada, y me hizo el amor con toda la ternura necesaria para que no repercutiera en mí ese involuntario contacto con uno que era menos que cero. Al hombre que se ríe conmigo y hasta de mí y que me permite mantener la fatuidad controlada y la generosidad en improvisación permanente.

De estos hombres muchos están muertos y otros me sobrevivirán. Pero en este corazón tienen su sitio, y ninguno ha dejado de entibiarme la vida durante un solo día.

Va por ellos. Va por vosotros.

Maruja Torres, El País, 26-11-2009.

*Mis feligreses habituales ya conocen de mi admiración por Maruja Torres -a una frase suya debo, en gran parte, la existencia de este libelo-. Siempre brillante, a veces se excede con textos de una belleza extraordinaria, como el que hoy -una vez más- me atrevo a piratearle. Y es que para mí, el prójimo se divide en dos tipos de sujetos: aquellos con quienes me pasaría una sobremesa de cuatro horas y el resto -todos los demás-. Si me ponen a mi Torres enfrente y un vodka en la mano, yo no me levanto ni con agua hirviendo. Desde aquí lo digo.

FOTO:
CANAL SUR.

La segunda oportunidad (13)

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Curva con agua.

VÍDEO: PACO COSTAS.

Obviedad

Posted by : Le poinçonneur | 27 nov. 2009 | Published in

El Roto, El País, hoy.

Oggi sono io

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Mina, Sony Music. Original de Alex Britti.

La dignidad de Catalunya*

Posted by : Le poinçonneur | 26 nov. 2009 | Published in

Después de casi tres años de lenta deliberación y de continuos escarceos tácticos que han dañado su cohesión y han erosionado su prestigio, el Tribunal Constitucional puede estar a punto de emitir sentencia sobre el Estatut de Catalunya, promulgado el 20 de julio del 2006 por el jefe del Estado, rey Juan Carlos, con el siguiente encabezamiento: "Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado, los ciudadanos de Catalunya han ratificado en referéndum y Yo vengo en sancionar la siguiente ley orgánica". Será la primera vez desde la restauración democrática de 1977 que el Alto Tribunal se pronuncia sobre una ley fundamental refrendada por los electores.

La expectación es alta. La expectación es alta y la inquietud no es escasa ante la evidencia de que el Tribunal Constitucional ha sido empujado por los acontecimientos a actuar como una cuarta cámara, confrontada con el Parlament de Catalunya, las Cortes Generales y la voluntad ciudadana libremente expresada en las urnas. Repetimos, se trata de una situación inédita en democracia. Hay, sin embargo, más motivos de preocupación. De los doce magistrados que componen el tribunal, sólo diez podrán emitir sentencia, ya que uno de ellos (Pablo Pérez Tremps) se halla recusado tras una espesa maniobra claramente orientada a modificar los equilibrios del debate, y otro (Roberto García-Calvo) ha fallecido.

De los diez jueces con derecho a voto, cuatro siguen en el cargo después del vencimiento de su mandato, como consecuencia del sórdido desacuerdo entre el Gobierno y la oposición sobre la renovación de un organismo definido recientemente por José Luis Rodríguez Zapatero como el "corazón de la democracia". Un corazón con las válvulas obturadas, ya que sólo la mitad de sus integrantes se hallan hoy libres de percance o de prórroga. Esta es la corte de casación que está a punto de decidir sobre el Estatut de Catalunya. Por respeto al tribunal –un respeto sin duda superior al que en diversas ocasiones este se ha mostrado a sí mismo– no haremos mayor alusión a las causas del retraso en la sentencia.

La definición de Catalunya como nación en el preámbulo del Estatut, con la consiguiente emanación de "símbolos nacionales" (¿acaso no reconoce la Constitución, en su artículo 2, una España integrada por regiones y nacionalidades?); el derecho y el deber de conocer la lengua catalana; la articulación del Poder Judicial en Catalunya, y las relaciones entre el Estado y la Generalitat son, entre otros, los puntos de fricción más evidentes del debate, a tenor de las versiones del mismo, toda vez que una parte significativa del tribunal parece estar optando por posiciones irreductibles. Hay quien vuelve a soñar con cirugías de hierro que cercenen de raíz la complejidad española. Esta podría ser, lamentablemente, la piedra de toque de la sentencia.

No nos confundamos, el dilema real es avance o retroceso; aceptación de la madurez democrática de una España plural, o el bloqueo de esta. No sólo están en juego este o aquel artículo, está en juego la propia dinámica constitucional: el espíritu de 1977, que hizo posible la pacífica transición. Hay motivos serios para la preocupación, ya que podría estar madurando una maniobra para transformar la sentencia sobre el Estatut en un verdadero cerrojazo institucional. Un enroque contrario a la virtud máxima de la Constitución, que no es otra que su carácter abierto e integrador.

El Tribunal Constitucional, por consiguiente, no va a decidir únicamente sobre el pleito interpuesto por el Partido Popular contra una ley orgánica del Estado (un PP que ahora se reaproxima a la sociedad catalana con discursos constructivos y actitudes zalameras). El Alto Tribunal va a decidir sobre la dimensión real del marco de convivencia español, es decir, sobre el más importante legado que los ciudadanos que vivieron y protagonizaron el cambio de régimen a finales de los años setenta transmitirán a las jóvenes generaciones, educadas en libertad, plenamente insertas en la compleja supranacionalidad europea y confrontadas a los retos de una globalización que relativiza las costuras más rígidas del viejo Estado nación. Están en juego los pactos profundos que han hecho posible los treinta años más virtuosos de la historia de España. Y llegados a este punto es imprescindible recordar uno de los principios vertebrales de nuestro sistema jurídico, de raíz romana: Pacta sunt servanda. Lo pactado obliga.

Hay preocupación en Catalunya y es preciso que toda España lo sepa. Hay algo más que preocupación. Hay un creciente hartazgo por tener que soportar la mirada airada de quienes siguen percibiendo la identidad catalana (instituciones, estructura económica, idioma y tradición cultural) como el defecto de fabricación que impide a España alcanzar una soñada e imposible uniformidad. Los catalanes pagan sus impuestos (sin privilegio foral); contribuyen con su esfuerzo a la transferencia de rentas a la España más pobre; afrontan la internacionalización económica sin los cuantiosos beneficios de la capitalidad del Estado; hablan una lengua con mayor fuelle demográfico que el de varios idiomas oficiales en la Unión Europea, una lengua que en vez de ser amada, resulta sometida tantas veces a obsesivo escrutinio por parte del españolismo oficial, y acatan las leyes, por supuesto, sin renunciar a su pacífica y probada capacidad de aguante cívico. Estos días, los catalanes piensan, ante todo, en su dignidad; conviene que se sepa.

Estamos en vísperas de una resolución muy importante. Esperamos que el Tribunal Constitucional decida atendiendo a las circunstancias específicas del asunto que tiene entre manos –que no es otro que la demanda de mejora del autogobierno de un viejo pueblo europeo–, recordando que no existe la justicia absoluta sino sólo la justicia del caso concreto, razón por la que la virtud jurídica por excelencia es la prudencia. Volvemos a recordarlo: el Estatut es fruto de un doble pacto político sometido a referéndum. Que nadie se confunda, ni malinterprete las inevitables contradicciones de la Catalunya actual.

Que nadie yerre el diagnóstico, por muchos que sean los problemas, las desafecciones y los sinsabores. No estamos ante una sociedad débil, postrada y dispuesta a asistir impasible al menoscabo de su dignidad. No deseamos presuponer un desenlace negativo y confiamos en la probidad de los jueces, pero nadie que conozca Catalunya pondrá en duda que el reconocimiento de la identidad, la mejora del autogobierno, la obtención de una financiación justa y un salto cualitativo en la gestión de las infraestructuras son y seguirán siendo reclamaciones tenazmente planteadas con un amplísimo apoyo político y social. Si es necesario, la solidaridad catalana volverá a articular la legítima respuesta de una sociedad responsable.

*Por razones elementales de conciencia cívica, no puedo menos que unirme a la sensatez que desprende el editorial conjunto publicado hoy por doce diarios catalanes con motivo del próximo pronunciamiento del Tribunal Constitucional sobre el Estatut d'Autonomia de Catalunya. Es mucho lo está en juego, tanto aquí como en Madrid. El texto, arriba reproducido, ha sido auspiciado por los siguientes rotativos: La Vanguardia, El Periódico de Catalunya, Avui, El Punt, Segre, Diari de Tarragona, La Mañana, Diari de Girona, Regió 7, El Nou 9, Diari de Sabadell y Diari de Terrassa.

La virtud del ingenuo

Posted by : Le poinçonneur | 25 nov. 2009 | Published in

Los más imprudentes -por no llamarlos directamente estúpidos- defienden que la ingenuidad es un defecto de ignorantes, cuando, en realidad, los lerdos son ellos mismos, prisioneros de su estrechez. La ingenuidad, a qué decirlo, es, a veces, virtud nobilísima.

Ingenuidad, al cabo, es lo que desprenden las palabras de Antonio Muñoz Molina en las diferentes entrevistas que está concediendo a propósito de la presentación de La noche de los tiempos, su última novela. La obra, ambientada en la Guerra Civil, ofrece una visión novedosa en la que, casi por primera vez, alguien que se confiesa de izquierdas critica los desmanes que su -mi- teórico bando cometió durante la contienda. Polemista, se atreve, además, a poner en solfa a personajes como Rafael Alberti, icono comunista incólume hasta la fecha que asistía a fiestas de disfraces mientras Miguel Hernández chupaba trinchera en Jaén.

Hasta ahora, como bien señala el multipremiado Muñoz, de la realidad de la Guerra sabemos, a la vez, poco y mucho. Poco, sin nos atenemos a las crónicas de muchos historiadores -que de tales tienen apenas nada-; mucho, quienes hemos tenido abuelos -e incluso padres, como es mi caso- que vivieron la tragedia en primera persona. Por encima de tesis sobre motivos y conspiraciones, la verdad estriba en el día a día, no ya de quienes estuvieron en primera fila, sino, también, de los que padecieron en la retaguardia.

De cómo mi abuelo -combatiente republicano- no volvió a mentar jamás sus experiencias en el campo de batalla, del que, a diferencia de tantos, tuvo la suerte de regresar. De cómo mi abuela -su mujer- tuvo que esconder en un baúl las cuatro imágenes de santos que tenía para evitar que las quemaran en la plaza del pueblo los milicianos del bando de su marido.

De cómo uno de mis tíos, reclutado con la Quinta del Biberón, mataba soldados nacionales en el frente pocos días después de cumplir los dieciocho años.

La loable ingenuidad de Muñoz Molina reside en pretender que este país cainita se ponga de acuerdo para establecer una verdad histórica que cierre las heridas de más de setenta años de rencor. Un pacto entre historiadores, se atreve a pedir el escritor. Difícil ilusión donde la palabra se usa más como arma que como fundamento.

El candoroso autor de Úbeda, como puede verse, aún no ha comprendido qué es España, a pesar de sus años de investigación histórica. Afortunado él, y afortunados nosotros, ya que gracias a su bisoñez -y a la de algunos otros- podemos escuchar propuestas que nos permitan, al menos, soñar con un futuro mejor.

Campagne

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


FOTO: CITROËN.

No apto para cardíacos

Posted by : Le poinçonneur | 24 nov. 2009 | Published in





El canalla de Terry Richardson acaba de presentar la que, sin duda, es ya, por derecho, la mayor obra de arte del momento: el calendario Pirelli 2010, ya bosquejado con anterioridad en este panfleto.

Una muestra más de por qué a veces amago con echarme de cabeza al creacionismo: a ver quién es el guapo que se atreve a decirme que esas cariátides vienen del mono.

*La última imagen es de cosecha propia. Hacer clic en caso de necesidad -más que probable-. Gracias, cómo no, a
Javier por la pista.

FOTOS: PIRELLI/TERRY RICHARDSON/MOTORPASIÓN.

Sufre mamón*

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

*Este breve vídeo resume los iconos de la Generación X: a los 10 idolatrábamos a David, y a los 20, a Chiquito. Nostálgico ante lo que fui, levanto mi copa por todos mis compañeros, y por mí, cómo no, el primero.

VÍDEO: HOMBRESG.TV

No, y mil veces no

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Forges, El País, hoy.

Cremant núvols

Posted by : Le poinçonneur | 22 nov. 2009 | Published in

Cremant núvols passa el sol
vertical i el món s'atura.
Demanant pietat al foc
s'amaguen les criatures

a l'ombra de qualsevol
ombra que Déu els procura.
Cremant núvols passa el sol.

El dia cau de genolls
pidolant la migdiada.
A les parpelles amb son
els rellisca un fil de baba

i tot dol i res no vol
i tot pesa i res no passa.
Cremant núvols passa el sol,
cremant núvols el sol passa.

L'ànima abandona el cos
tèrbola i embriagada.
Fantasia d'una mort
d'eternitat limitada.

No treu banyes el cargol
ni s'enfila a la muntanya.
Cremant núvols passa el sol.

Vigila en travessar el bosc
que als matolls, orfes de pluja,
podria calar-s'hi foc
si els freguéssis amb les cuixes.

A l'ombra del teus llençols
t'espero, no triguis massa.
Cremant núvols passa el sol,
cremant núvols el sol passa.

Patrona dels inactius,
Santa Mandra del migdia,
protegiu l'amor furtiu
-si així ho vol Déu, així sia-,

especialment al juliol
quan, reclamant companyia,
cremant núvols passa el sol.

Cremant núvols passa el sol,
i tu i jo cardant a l'hora
que en d'altres contrades plou
i una altra part del món plora.

Uns de festa, altres de dol.
Uns lluiten, d'altres s'abracen.
Cremant núvols passa el sol,
cremant núvols el sol passa.

Joan Manuel Serrat, . Sony Music, 2006.

Brújulas

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Enormemente interesantes resultan las impresiones que el escritor Javier Marías revela en la edición de hoy de El País. Se define Marías como escritor de brújula, y no, como la mayoría, de mapas. Precisa que hay escritores que necesitan saberlo todo de sus historias y de sus personajes antes de ponerse a escribir, en cierto modo se limitan a desarrollar algo que ya estaba cerrado.

Yo, sin embargo -continúa Marías-, sólo quiero una brújula que me indique el norte. Y no es que no sepa a dónde quiero ir, es que no me gusta trabajar con un mapa y tener la sensación desagradable de que sólo me limito a redactar. A mí me gusta sentir cierta incertidumbre porque si supiera de cabo a rabo lo que va a pasar me aburriría mucho. Sabias palabras. En el mismo sentido, el gran Vilallonga señalaba que jamás empezaba a escribir un artículo si sabía de antemano cómo iba a acabar, al considerar entonces la tarea carente del más mínimo interés.

En mi absoluta insignificancia, no puedo menos que compartir la doctrina de ambos popes. Cuando doy comienzo a una reseña en este cuadernillo, me gusta dejarme llevar por una vaga idea inicial, sin que la planificación alcance a poco más allá de la siguiente frase. Lo atractivo, lo estimulante, consiste en dejarse llevar por los dedos que, en el teclado, martillean por sí solos, acaso porque son ellos, y no yo, quienes contienen las ideas adecuadas, las que merecen componer una línea.

Como bien dice Marías, no hay nada de atrayente en limitarse a verter por escrito la integridad de lo que ya se tenía en mente. Ello, personalmente, me llevaría a la sensación de vomitona que me embargaba cuando, en mi época universitaria, durante un examen, y por miedo a dejarme algo vital en el tintero, arrojaba en el papel, a contrarreloj y compulsivamente, el torpe conocimiento que albergaba en mi castigado interior.

Le disciple du Gainsbarre, 03-10-2008.

El griterío

Posted by : Le poinçonneur | 21 nov. 2009 | Published in

Los amigos sensatos, a los que como yo asusta el griterío, me suelen alabar el gusto por vivir parte del año fuera de España, alejada de esa tendencia tan nuestra a convertir en exabrupto cualquier debate. Por suerte y por desgracia, la lejanía ya no es lo que era. Uno ya no se marcha a la manera machadiana, desnudo de equipaje, sino que se lleva a cuestas todo el griterío, metido en el ordenador diabólico. Y que conste que yo me llevo muy bien con el aparatillo: me permite trasladar mi profesión bajo el brazo y me ha creado vínculos de amistad con personas a las que de otra manera no hubiera conocido. Soy asidua visitante de blogs literarios, humorísticos, políticos, y comparto bromas con un círculo de ciberamigos a los que tengo en un altar.

Vivir fuera de España me ha permitido comprobar que la realidad a través del ordenador llega tremendamente distorsionada, porque lo que más rápido viaja es, sin duda, el griterío. En concreto, el griterío español, tan casposo y agresivo, ha encontrado en el ciberespacio su elemento. El griterío se manifiesta en revistas digitales, pero también en forma de libelo cibernético o de anónimo plagado de insultos. A veces, los insultos se rubrican con el sello de una formación política, lo cual dice mucho de cómo despachan algunos sus diferencias ideológicas. Son cosas muy antiguas, sólo que ahora viajan mucho más deprisa. Palabras como cerda, puta, fascista, progre abortista, pija socialista y qué sé yo, dan idea de la violencia interior que palpita en la mente de algunas personas.

La violencia verbal siempre hiela el corazón de los pacíficos, te hace presentir hasta dónde podrían llegar algunos seres humanos si pudieran. Por eso, hace falta volver, observar tu país no desde la pantalla del ordenador, sino a pie, donde compruebas que hoy, como en los treinta, la gente lo que quiere es vivir en paz.

Elvira Lindo, El País, 18-11-2009.

Lightweight

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Aston Martin DB4 GT.
Carrocería Touring Superleggera con entramado de aluminio.
Número de chasis #0175/L.
Última unidad de las 75 fabricadas.
Próximamente a subasta. Aproximadamente un millón de dólares tendrá la culpa.

Más información, aquí.

La segunda oportunidad (12)

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Bajada en puerto.

VÍDEO: PACO COSTAS.

Paco, Paco, Paco (34th Anniversary Edition)*

Posted by : Le poinçonneur | 20 nov. 2009 | Published in

*Banda sonora, aquí.

Tierra

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Radio Futura, Sony Music. Original de Caetano Veloso.

Y UNICEF sin intervenir

Posted by : Le poinçonneur | 19 nov. 2009 | Published in

Absolutamente*

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Fangoria y Sara Montiel, Warner Music Spain. Dirección de Juan Gatti.

*Es una de las sensaciones del momento en Internet, y demuestra cómo, una vez más, la modernidad estriba en lo vintage. Me encanta.

Lo más natural

Posted by : Le poinçonneur | 18 nov. 2009 | Published in


Algún conocido, alguna vez, me ha afeado la -a su juicio- excesiva presencia en este panfleto de alusiones al erotismo, a lo venéreo, y, en general, al sexo en su conjunto. No es que quiera quitarle la razón -dedico, de hecho, la sección Cochinadas al estudio de la materia-, mas, sinceramente, no considero ofensivo ni desfachatado el tratamiento que dedico a estas cuestiones.

Aunque más de una vez quien por aquí asome puede toparse con un pecho femenino, una cita picantona o incluso un pene, mi vara de medir a la hora de abordar el asunto reproductivo es, según intento, y teniendo en cuenta la heterogeneidad de mi escasos seguidores, aproximadamente la misma que la de un periódico de tirada nacional, destinado a ser hojeado por todo tipo de audiencias. Trato, no sé si con éxito, de mentar y mostrar lo que cualquier rotativo enseña en sus páginas, en las que, si es menester, aparecen desnudos o contenidos si no directamente eróticos, sí insinuantes en la medida de lo posible.

Busco, con ello, no pasarme de mojigato ni, por contra, resultar excesivo en mi análisis. Aunque entiendo que mi público objetivo es adulto, tampoco es cosa de enlazar vídeos de Youporn o Xtube -webs que, por otra parte, recomiendo con fruición: viva el voyeurismo-. Quien quiera carne fresca, la tiene a tiro de Google.

Mi intención, quizá ilusoria, es abordar el asunto sexual con la misma espontaneidad con la que aspiro a tocar cualquier otro tema, sin poner ni quitar importancia a algo que la tiene en la medida en que todos derivamos de su práctica. Si alcanzo o no el éxito en mi empeño, la Historia lo dirá.

Empero, el éxito del post que ayer dediqué a la absenta -ver comentarios- me hace fantasear que no estoy solo en la defensa de esta naturalidad que predico respecto a la coyunda, posiblemente, el punto medio necesario entre el poco y el mucho, polos ambos tan negativos como discutibles en su magnitud.

Es por ello que, ya lanzado, me atrevo a proponer a esos mismos comentaristas -y a mis lectores en general- que hagan apología de lo festivo y dejen aquí constancia de aquella vez en la que se abandonaron al arte supremo en el sitio más insólito. Rompamos barreras y reivindiquemos ahora y por siempre la frescura de cintura para abajo, tan noble es nuestra causa.

En mi humilde caso, el primer escalón del podio andaría entre un taller mecánico y el vestuario de una piscina -pública, como es lógico: lo contrario no tendría ninguna trascendencia-.

Tienen Vdes. la palabra. ¿Se animan o me dejan solo en mi concupiscencia?

Petit-Clamart*

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

*Más información, aquí.

La Fée Verte

Posted by : Le poinçonneur | 17 nov. 2009 | Published in


Este fin de semana ha sido prolijo en actividades, desde el visionado compulsivo de capítulos de Dinastía en DVD hasta un viaje relámpago a Andorra para rellenar la tarde del domingo. Lo mejor, sin embargo, vino por mi costado bohemio.

Y es que recién, amigos, he descubierto -y puesto en práctica- las fabulosas cualidades afrodisíacas de la absenta, ese embriagador licor que lleva siglos seduciendo a todo tipo de outsiders, desde Toulouse-Lautrec al desballestado autor de estas líneas.

Un vicio, en suma, que complementa a otro, como puede verse. La cuadratura del círculo, no digo más.

Cuestión incidental

Posted by : Le poinçonneur | 16 nov. 2009 | Published in


Como mis lectores habituales habrán comprobado de inmediato, el aspecto de este panfleto es hoy diferente debido a razones ajenas a la voluntad de su propietario. Parece que algo ha ocurrido con el alojamiento original de la plantilla que venía utilizando hasta ahora. Mientras trato de desfacer el entuerto -raro será que lo consiga-, tendré que limitarme a ofrecer un fondo provisional, que, personalmente, no me convence en absoluto.

Pido, cómo no, disculpas por las molestias.

*Actualización: he encontrado una plantilla que, si no ideal, sí me parece, al menos, aceptable. Espero que sea del agrado de quien por aquí se pase.

La segunda oportunidad (11)

Posted by : Le poinçonneur | 14 nov. 2009 | Published in

La moto.

VÍDEO: PACO COSTAS.

Release the stars

Posted by : Le poinçonneur | 13 nov. 2009 | Published in

Rufus Wainwright, Universal Music. Actuación en directo en Late Show with David Letterman.

VÍDEO: CBS.

Serie B

Posted by : Le poinçonneur | 12 nov. 2009 | Published in

Manel Fontdevila, Público, hoy.

Trabajos manuales

Posted by : Le poinçonneur | 11 nov. 2009 | Published in

Hoy día, a la juventud se lo dan todo hecho. Los de mi generación, sin embargo, tenemos mucho más mérito: fuimos, ay, autodidactas.

Un nuevo golpe a la cultura del esfuerzo, no hay más que verlo. Así están los institutos.

Comandante

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

No descubro nada si pongo de manifiesto los sentimientos ambivalentes que Fidel Castro y su gobierno despiertan entre un buen número de nosotros, los izquierdosos. Frente a la munión que lo pone a los pies de los caballos, muchos seguimos todavía albergando un atisbo de simpatía -¿síndrome de Estocolmo?- hacia el régimen cubano. Cosas de la vida.

Será porque, quizá inocentes, percibimos en Fidel, aun equivocada, la fuerza de la convicción. Convicción que, tal vez candorosos, achacamos a la fidelidad a los ideales que le llevaron junto al Che a derrocar a Batista, partiendo de Sierra Maestra, hace más de cincuenta años.

Hay quien lo tacha de corrupto, demente e incluso genocida. Yo, que no creo que sea ninguna de las tres cosas, me limito a señalar que las palabras más gruesas provienen del exilio de Miami, bien alentado desde Washington y Madrid por sectores de carácter indisimuladamente conservador -por no decir ultraderechista-. Sectores que, curiosamente, siempre han sido bastante más concescendientes con las tiranías de signo contrario que durante tantos decenios han asolado Hispanoamérica.

En mi opinión, la crítica mesurada hacia Fidel y su sistema debe venir, precisamente, de las filas de la izquierda: aun exculpándolo del grueso de tropelías que se le achacan, aun reconociendo los enormes avances que la Revolución ha supuesto para los cubanos en campos tan fundamentales como la enseñanza o la asistencia sanitaria, somos nosotros, los progresistas -los que, sin condenar totalmente el sistema, exigimos su reforma-, quienes estamos más legitimados para pedir cambios a los Castro. No queremos que en nombre de los valores de la izquierda se cercene la libertad de nadie. Por el contrario, a sus adversarios más feroces, en demasiadas ocasiones, lo que les escuece de verdad no es que no sean demócratas, sino, simplemente, su condición de comunistas. El futuro del pueblo hermano les importa, a mis ojos, bastante menos.

Habría que ver qué sería hoy de Cuba sin el infame bloqueo que sufre desde 1960; probablemente, muchas de las carencias que padecen sus habitantes derivan en igual o mayor medida de la cerrazón extranjera que de la de sus propios dirigentes. No ha de ser ello, empero, excusa para lo fundamental: urge una democracia real, pero concebida y desarrollada en la propia isla, sin injerencias foráneas. Que el tiempo de Fidel y Raúl ya ha pasado es algo tan obvio como el sol del amanecer.

Me viene todo esto a la cabeza a propósito de Comandante, el atinado documental de Oliver Stone que esta tarde he vuelto a repasar. Que al cineasta estadounidense se le cae la baba con su entrevistado es algo que salta a la vista; su trabajo, del todo hagiográfico, no disimula sus simpatías hacia el caribeño. Mucho se le criticó por ello, a tal punto que la cinta no ha sido estrenada en su país de origen. Ellos se lo pierden: pocas veces se ve a un jefe de Estado mostrarse tan abierto ante una cámara, dispuesto a contestar a todo cuanto se le pregunte, y sin exigir que se corte o edite ni un solo minuto de película, como aclara el propio realizador en los créditos iniciales.

Merece Stone toda mi defensa: ni es historiador, ni periodista, por lo que su aproximación al líder revolucionario puede ser todo lo subjetiva que tenga por conveniente*. Estaría bueno que fuera un director de Hollywood quien tuviera que mostrarnos la senda de la verdad.

Comandante
es, al cabo, un punto de vista. Y los puntos de vista son, por definición, parciales.

*En 2003, Oliver Stone volvió a La Habana para entrevistar nuevamente a Fidel Castro con ocasión de diferentes actos represivos que culminaron con la ejecución de varios condenados. El trabajo, mucho más incisivo que el anterior, se estrenó como
Looking for Fidel, e incluyó la participación directa de algunos de los encarcelados por actividades políticas o subversivas.

Fantômas

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

FOTO: STUDIO GAUMONT.

Star*

Posted by : Le poinçonneur | 10 nov. 2009 | Published in

Dirigido por Guy Ritchie para BMW.

*Hace años que no soporto a Madonna, pero debo reconocer que aprecio su valentía autoparódica en este corto de su entonces marido. Clive Owen y los 400 CV del M5 E39 completan el reparto. Feliz soirée.

Obama hace historia

Posted by : Le poinçonneur | 9 nov. 2009 | Published in

Socialismo, socialismo, clama con la desfachatez propia de la ignorancia o la mala fe la extrema derecha del partido republicano. Estados Unidos, tras varias tentativas y salidas en falso, está a punto de homologarse con las demás democracias avanzadas en la existencia de un sistema de Seguridad Social universal.

La Cámara de Representantes aprobó el sábado por sólo dos votos de mayoría -220 sobre los 218 necesarios- con la defección de 39 demócratas y el voto afirmativo de un único republicano, un proyecto de ley que aún tiene que pasar el cedazo del Senado, lo que se espera, no sin áspera refriega, para antes de fin de año. Pero éste ya es un gran paso en la revolución, a escala de una clase política básicamente moderada como la norteamericana, que había prometido en su campaña el presidente Obama. Según el proyecto, 36 de los 46 millones de ciudadanos que carecían de esa protección -una cobertura del 96%,- tendrán acceso a un sistema de salud en lo fundamental gratuito, del que podrán servirse asimismo los residentes extranjeros; con ello, sólo quedará desatendida la inmigración ilegal.

El plan, con un coste no inferior al billón de dólares (700.000 millones de euros) para los próximos 10 años, consiste en una ampliación del servicio médico gratuito (
Medicaid) para los más pobres, y subsidios para que las personas de ingresos modestos puedan suscribir pólizas privadas de asistencia sanitaria. A este planteamiento se había opuesto la derecha más extrema y otra que no lo parece tanto. Los primeros son los que se dicen defensores de las libertades ciudadanas -entre ellas, sin duda, la de morir sin asistencia médica- y los segundos, más circunspectos, argumentaban que no era éste el momento, con la crisis destrozando la macro y la micro economía, de meterse en gastos. Pero el razonamiento vale exactamente para lo contrario: lo que pide el empobrecimiento general y es mayor inversión pública. Y, por añadidura, la Administración asegura que el sistema pondrá fin a una pésima gestión de recursos públicos. Cada norteamericano gasta o cuesta al año 7.300 dólares (5.000 euros) en atención sanitaria, el doble que en países europeos tan supuestamente estatalizados como Alemania o Francia.

Los ciudadanos que superen el umbral de ingresos que les permita acogerse al plan, deberán contratar con aseguradoras privadas, o servirse de la cobertura costeada por su propia empresa, si gozan de tales beneficios. Y no hace falta decir que tras las exclamaciones de falso y dolorido patriotismo e invocación a libertades ancestrales de las que eran portadores los Padres Fundadores están los intereses de los dispensadores privados de salud y de acción preventiva contra la enfermedad y el declive físico.


Estamos ad portas de lo que puede ser un gran éxito del presidente demócrata; de lo que puede ser el primer gran elemento definidor de su mandato. Falta muy poco para decir: sí, pudimos.

Editorial, El País, hoy.

El nuevo secretario general

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Vergara, Público, hoy.

Sexy lingerie

Posted by : Le poinçonneur | 8 nov. 2009 | Published in

Kylie Minogue glosando en primera persona las excelencias de la lencería Agent Provocateur.

El reparto de mi vida

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

La muerte de un actor es una muerte doble o triple o infinita, porque con él se mueren todos aquellos personajes que podría haber encarnado y no le ofrecieron. López Vázquez había muerto ya un poco antes de morir porque los directores no le llamaban para ofrecerle papeles a su altura y un actor sin personajes es un hombre disminuido. Él, que era un señor al que no le importaba manifestar educadamente su fastidio, se quejaba con franqueza en una entrevista que le hizo Juan Cruz hace unos cinco años en la que el cómico brilla: no por su simpatía ni por un especial apasionamiento, brilla por su autenticidad. Es el señor mayor que no le encuentra la gracia a ser mayor, el ciudadano que no le encuentra el chiste a estos tiempos, el cómico que se siente extraño entre los suyos, el actor que no habla de su método ni de los sufrimientos psicológicos de su oficio. ¡Milagro: un ser humano que se representa a sí mismo tal cual es! Todo esto expresado con claridad de madrileño antiguo, silabeando mucho las palabras. Permítanme conmoverme por la muerte de este cómico viejo de una manera especial. Poco o nada tiene que ver esta emoción con la pomposidad que se inyecta en las necrológicas culturales y que las hace flotar como globos sobre nuestras cabezas. Pero a los globos se los lleva el viento; en cambio, el recuerdo que deja un viejo cómico está amarrado al de nuestra propia vida. Muere López Vázquez y se me dispara la imaginación haciendo un reparto con esa troupe de secundarios que protagonizaron teatro y cine en los años cincuenta y sesenta. Mi abuelo, claro, sería Pepe Isbert; mi padre, por supuesto, ese pedazo de hombre que era José Bódalo; mi madre, la dulce Elvira Quintillá; mi portero de finca, Cassen; mi tía soltera y sentenciosa, la gran María Luisa Ponte; las amigas de mi tía soltera, Laly Soldevila, Mary Carrillo y Luisa Sala; la chacha, Florinda Chico; otra chacha, Gracita Morales; esa vecina jaquetona que llevaba un sostén de los que hacían los pechos picudos sería Emma Penella; Tony Leblanc, el amigo liante de mi padre; la secretaria de mi padre para alarma de mi madre, Conchita Velasco; mi tío soltero al que le gustaban las chicas de revista, Manuel Alexandre; Paquito Valladares, el solterón que recita en las bodas; el director del colegio, Agustín González; el cura, Sazatornil; José Luis Ozores, la cara franca y alegre de cualquier trabajador manual; las vecinas elegantes, las Gutiérrez Caba y Rafaela Aparicio, que podría ser una abuela o una chacha, gritando a la hora de comer: "¡Que se enfrían las cocletas!". Podría seguir fantaseando con un reparto de actores que habrían de representar a todas las personas que habitaban mi universo infantil; dejando a un lado la presencia poderosa de mis padres, todos ellos serían lo que son en mi recuerdo: maravillosos secundarios que dan color y gracia a tu biografía. Lo extraordinario es que si pienso en López Vázquez, su cara se me confunde con la de la mayoría de los hombres que yo observaba desde mi estatura infantil. López Vázquez puede ser el director de banco, el empleado pelota, el portero de finca, el tío, el adulto rijoso y sobón; resumiendo: puedo asegurar que en mi escalera vivían varios López Vázquez, en mi calle, en mi familia; incluso, si pienso en las amigas solteras de mi tía soltera, a esa edad en que la cara se amojama y unos pelillos inoportunos pueblan las barbillas femeninas, si las recuerdo velando al Señor en la tarde de Jueves Santo, con sus gestos de dolor religioso alumbrados por la luz de las velas, siento que todas me miran de pronto desde el recuerdo con la cara de López Vázquez en Mi querida señorita. Cómo no extrañarle si su cara, sus gestos y su manera precisa de hablar se confunden con los de las personas entre las que me crié. Los tiempos son otros. No creo que a ninguno de los que conforman mi irrealizable reparto les hicieran muchas entrevistas a lo largo de su vida laboral. Es imposible imaginar, por ejemplo, a Rafaela Aparicio ofreciendo entrevista tras entrevista para explicar cómo había interiorizado el papel de asistenta en La vida por delante, o señalando el injusto desdén con el que la figura de la asistenta suele ser tratada en el cine, o alabando a ese genio (el director). No. Entonces se les prestaba mucha menos atención, su vida (aunque tenían la condición extraordinaria de cómicos) se parecía de manera más precisa a la de la gente común a la que debían representar. Así que cuando llegaban a aquel programa, Cómicos, de Diego Galán estaban tan ávidos de que se les hiciera caso como vírgenes a la hora de contar sus aventuras. Habían vivido mucho y podían contar mucho. Hay ahora en España grandes actores, más preparados físicamente, más intelectualizados, por así decirlo, pero debieran aprender de sus mayores, verlos una vez y otra en las buenas y en las malas películas de las que siempre salían airosos; olvidar algo de lo que aprendieron en la escuela, o desaprenderlo, buscar el misterio de representar a la gente con la que se cruzan a diario. Considerarse a sí mismos como personas corrientes con un oficio. Un oficio como el de López Vázquez que, sin ser un actor internacional, consiguió convertirse en el mejor actor del mundo, según Chaplin.

Elvira Lindo, El País, hoy.

FOTO:
PÚBLICO.

La segunda oportunidad (10)

Posted by : Le poinçonneur | 7 nov. 2009 | Published in

Curva con tierra.

VÍDEO: PACO COSTAS.

Tributos

Posted by : Le poinçonneur | 6 nov. 2009 | Published in


Según la doctrina oficial, uno lleva muerto más de un año, y el otro se halla gravemente enfermo, y, en consecuencia, apartado de la actividad artística. Eso dicen las hemerotecas, pero ca, a mí no me engañan: Rafael Azcona y Luis García Berlanga siguen tan pimpantes, y desde algún lugar ignoto orquestan la vida del país del que, para nuestra salud, tanto se han reído.

Y riéndose siguen: sólo así puede explicarse que la SGAE pretenda cobrar un canon mensual a un barbero de L'Hospitalet de Llobregat que tiene la insensata y escandalosa costumbre de afeitar a sus parroquianos junto a un transistor encendido. Así mismo.

Mis cachondos favoritos, esta vez, se han superado. Siempre fueron, desde luego, unos provocadores.

You could be mine

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Guns N' Roses, A&M Records-Universal Music. Incluida en Terminator 2, de James Cameron.

M.

Posted by : Le poinçonneur | 5 nov. 2009 | Published in

M. fue uno de los amores frustrados de mi adolescencia. Mientras yo besaba el suelo por donde pisaba, ella, como si hablara con un gato de escayola, solía detallarme casi a diario a modo de soliloquio los desplantes que recibía de un tercero del que, a su vez, estaba enamorada. M., a qué decirlo, era simpática, atractiva aunque no despampanante, despierta, dicharachera y con un escote en el que gustosamente me habría adentrado con total desprecio de brújulas y calendarios. Yo, por mi parte, podía resumirme como cejijunto, gafotas, granujiento y soso cual lechuga, tenía un sentido de la elegancia más que discutible y necesitaba una ortodoncia que jamás llegué a utilizar. La situación, como es natural, se resolvió de la manera esperable: le perdí la pista sin haber obtenido de ella más que algún casto beso en las mejillas, que, a buen seguro, me dio más por caridad que por otra cosa.

Tras unos cuantos lustros, hace un par de noches, M., sorpresiva, se personó en mis sueños. A través de no recuerdo qué línea argumental, la acción se situaba en el momento presente, lo que me permitía atisbar qué había sido de ella lejos de mis brazos. En mi onirismo, M. se había convertido en una magnífica treintañera felizmente casada con un ejecutivo guaperas. Tenía dos niños rubicundos y vivía en una fastuosa villa de la Costa Brava. Entre sus aficiones, destacaban el golf y los deportes náuticos.

Si es que entre mis escasas cualidades albergo la de pitoniso, al parecer, M., mandándome a paseo, tomó en su día la decisión correcta. Brindo por ella.

¡Guadalquivir almeriense!

Posted by : Le poinçonneur | 4 nov. 2009 | Published in

Oriunda de la comarca de Los Vélez, en el límite entre las provincias de Almería y Murcia, mi familia siempre ha sido de natural combativo ante injusticias, falsedades y demás atropellos contra la rectitud de las cosas. Traigo todo ello al hilo de que, durante siglos, probablemente a causa de alguna oscura maniobra conspirativa, a los escolares se les ha venido inculcando la especie de que el río Guadalquivir, el más largo e importante de España, tiene su nacimiento en la sierra de Cazorla, sin que nadie -país de adocenados- osara levantar su voz contra lo que, a todas luces, no es sino una impostura.

Hora es ya de reivindicar la verdad, y como tal se ha creado un movimiento que demuestra que el río que baña Sevilla, en realidad, alumbra en las almerienses Cañadas de Cañepla, pedanía en la que vinieron al mundo mi madre, sus hermanos, mis abuelos y el grueso de nuestros antepasados. A tal efecto, mis tíos Alfredo y Agapito, comprometidos, han contribuido a la causa colaborando con su participación en el vídeo que a continuación adjunto, en la línea del más puro Dogma de Lars von Trier. Agapito, caro a las cámaras, respalda con su rotunda presencia las palabras del narrador; Alfredo, más discreto, se limita a apoyar el manifiesto desde una posición secundaria, pero no por ello menos meritoria.

Concienciado, y agitando los valores en los que fui educado, aporto mi granito de arena en pos de tan noble propósito divulgando las imágenes esclarecedoras.

Proches

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


FOTO: CITROËN.

Gracias, maestro

Posted by : Le poinçonneur | 2 nov. 2009 | Published in


Yo, que más que admirarle, le he venerado desde que tengo uso de razón, llevaba tiempo preguntándome qué iba a ser de mí el día que se fuera José Luis López Vázquez. No porque no vaya a poder seguir viviendo sin él -no soy como aquellos infelices que lloraban histéricos a la puerta del hospital donde se autopsiaba a Michael Jackson-, sino porque, a partir de este momento, me falta un trozo referente de mi acervo sentimental, ése que no se mama en casa, sino que deriva de las propias elecciones. Parece una tontería, pero cuando el fondo es poco -como es mi caso- uno acaba siendo la música que escucha, los libros que lee, y, sobre todo -vuelvo a mi circunstancia-, las películas que ve. Ahí entraba él.

Por grande, por único, por carismático, por gracioso y por todo lo que ustedes quieran. En cuantas entrevistas le leí, aparecía como un señor mayor, serio, adusto, probablemente desengañado de los farolillos del showbiz. Todo esto poco importaba, porque su oficio, amigos, era el de cómico. Cómico con todas las letras, cómico como yo -medianía- hubiera soñado ser para embellecer el mundo a través del arte, como él hacía. Cómico de los que se dejan la úlcera, el madrugón o el lumbago en la caravana de maquillaje para darlo todo en cuanto suena la claqueta.

Un actor de raza, a lo Mastroianni, que hacía lo que le mandaran, y, probablemente, sin método. Los grandes nunca lo necesitaron.

He pasado casi una hora buscando una foto con que ilustrar este artículo. A ser posible, en blanco y negro, que siempre queda más elegante -los gafapastas somos así-. Al final, la imagen que quiero mostrar del gran cómico es en color y corresponde al día en que, hace cuatro años, recogió el Goya honorífico al conjunto de su carrera artística. A través de ese premio, los honrados éramos nosotros, sus devotos, que, aunque indirectamente, pudimos hacerle llegar nuestro reconocimiento. La gratitud que se lee en sus ojos encoge al lado de la mía mientras escribo estas líneas. Gracias, maestro, por conmoverme, por divertirme, por alegrarme, en suma, la vida.

López Vázquez dignificaba nuestro cine, que, sin él, agrava un poco más su agonía.

FOTO: PÚBLICO.

Wild capitalism

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

El Roto, El País, hoy.

Palabras, palabras

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Aunque sólo sea por curiosidad, es probable que mis lectores habituales -de existir- conozcan los estimulantes contenidos de los blogs que aparecen vinculados en la sección La casa recomienda. Son panfletos, en general, mucho más apetecibles que mi humilde libelo, escogidos con esmero de entre lo mejor, puesto que yo puedo ser lerdo pero no imbécil, y no tengo por costumbre perder mi tiempo leyendo a mentecatos -cuán abundantes-.

Existe, empero, un espacio que, por reciente en la selección, creo oportuno destacar. Palabras que no dicen nada 2.0 es el cuaderno digital de la murciana MEG. Llegué a él a través de El aeroguatutú, el siempre convincente manifiesto de Skyzos, su paisano, ilustre veterano en esta página.

Ni que decir tiene que las Palabras me han conquistado. Por varios motivos, entre los que destacaría lucidez, franqueza y, sobre todo, ausencia total de miedo a abordar asuntos impensables en otros formatos de similares características. MEG, colega, no se corta un pelo a la hora de denunciar las ramplonas deficiencias de nuestro sistema judicial. Tampoco se arruga cuando considera necesario exponer vivencias y convicciones que algún relamido consideraría demasiado íntimas para hacerse públicas -mueran las medias tintas-. Con la misma contundencia nos habla de las rencillas que mantiene con algunos miembros de su clan familiar, ese conjunto inacabable de próximos -o no tanto- que, después de enmarcar nuestra vida, terminan en muchos casos por amargárnosla. Para qué mentar, finalmente, las descacharrantes alusiones a sus kilos o al apócrifo marquesado de Coñohondo, del que, con orgullo, se autoproclama heredera legítima para pasmo de biempensantes y correveidiles.

Todo ello, huelga decirlo, sazonado con una escritura de notable calidad, sembrada de un desparpajo casi insólito, por militante.

Divertimento, compromiso y vérité. Tres cualidades que hacen de Palabras que no dicen nada 2.0 lugar de encuentro no ya recomendable, sino meramente imprescindible.

Háganme caso.

Negra sombra

Posted by : Le poinçonneur | 1 nov. 2009 | Published in

Cando penso que te fuches,
negra sombra que me asombras,
ó pé dos meus cabezales
tornas facéndome mofa.

Cando maxino que es ida,
no mesmo sol te me amostras,
i eres a estrela que brila,
i eres o vento que zoa.

Si cantan, es ti que cantas,
si choran, es ti que choras,
i es o marmurio do río,
i es a noite i es a aurora.

En todo estás e ti es todo,
pra min i en min mesma moras,
nin me dexarás ti nunca,
sombra que sempre me asombras.

Luz Casal, EMI Music. Original de Rosalía de Castro, e incluida en Mar adentro, de Alejandro Amenábar.

El chequeo de la verdad

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Quizá debido a diversas razones, como la provecta edad de gran parte de los miembros de mi familia, la experiencia de décadas en mi barrio o la influencia de las tiras cómicas de Miguel Gila en El Periódico, el colectivo de los jubilados siempre ha constituido para mí una fuente inagotable de anécdotas, ocurrencias, y, en suma, humor de exquisita calidad.

Una amiga mía, que comparte esta afición gerontófila, me contaba el otro día que un vecino suyo acudió recientemente a un hospital para hacerse un electrocardiograma. Al llegar, le quitaron la camisa, lo tendieron en una camilla, le llenaron el pecho de cables y ventosas, y empezaron a formularle diversas preguntas. ¿Cómo se llama? ¿Fuma usted? ¿Bebe? ¿Suele caminar? ¿Añade mucha sal a las comidas? A los pocos segundos, la impresora matricial de la máquina empezó a dibujar trazos indeterminados en un rollo de papel milimetrado que manaba del aparato.

Al finalizar el chequeo, el anciano caballero, acongojado, se dirigió a su domicilio, encontrándose en el portal al padre de mi amiga, al que informó, alarmado, que, sin previo aviso, en el médico acababan de realizarle la prueba del polígrafo -bolígrafo, en sus textuales palabras-. Acabáramos.

Le disciple du Gainsbarre, 18-05-2007.