Tributos

Posted by : Le poinçonneur | 6 nov. 2009 | Published in


Según la doctrina oficial, uno lleva muerto más de un año, y el otro se halla gravemente enfermo, y, en consecuencia, apartado de la actividad artística. Eso dicen las hemerotecas, pero ca, a mí no me engañan: Rafael Azcona y Luis García Berlanga siguen tan pimpantes, y desde algún lugar ignoto orquestan la vida del país del que, para nuestra salud, tanto se han reído.

Y riéndose siguen: sólo así puede explicarse que la SGAE pretenda cobrar un canon mensual a un barbero de L'Hospitalet de Llobregat que tiene la insensata y escandalosa costumbre de afeitar a sus parroquianos junto a un transistor encendido. Así mismo.

Mis cachondos favoritos, esta vez, se han superado. Siempre fueron, desde luego, unos provocadores.

(6) Comments

  1. Nodisparenalpianista said...

    Anda que no me han cortado a mi quilos de melenas al son de Radiogaceta de los deportes. A mi me gustaba oír lo de antes, los avisos para don Matías Robledilla López, que se halla de viaje entre Ribaforada y Matalascañas, se ruega póngase en contacto por asunto familiar grave o con la Comandancia de la Guardia Civil.
    También estaban los avisos oficiales a las cinco o seis de la mañana en Radio 3, según terminaba la repetición de Disco Grande o una sesión techno de cuando ni se sabía lo que ra sesión o lo que era techno. En fin.

    6 de noviembre de 2009, 18:40
  2. Le poinçonneur said...

    Yo también recuerdo esos anuncios.

    O somos viejos, o tenemos mucha memoria.

    O las dos cosas.

    6 de noviembre de 2009, 21:45
  3. Atiza said...

    De lo primero, algo menos.

    8 de noviembre de 2009, 9:56
  4. Le poinçonneur said...

    No sé yo...

    Welcome, Atiza.

    8 de noviembre de 2009, 13:38
  5. Alex said...

    Soy de los quiméricos que piensan que Berlanga aún dirigirá una vez más. Aunque sepa que estoy en un error.

    ¿La SGAE no fue la que envió a un cámara camuflado para filmar una boda para clavarles el canon? No diré más que Ramoncín está a la escucha.

    8 de noviembre de 2009, 19:10
  6. Le poinçonneur said...

    Yo llevo años creyendo en esa misma quimera, Álex. Nos cuesta aceptar la extinción de un genio.

    Parece que la SGAE suele hacer eso en las bodas. Jurídicamente, me parece un despropósito, y la prueba debería anularse: la intimidad de una familia vale más que mil cánones.

    8 de noviembre de 2009, 20:50