Obama hace historia

Posted by : Le poinçonneur | 9 nov. 2009 | Published in

Socialismo, socialismo, clama con la desfachatez propia de la ignorancia o la mala fe la extrema derecha del partido republicano. Estados Unidos, tras varias tentativas y salidas en falso, está a punto de homologarse con las demás democracias avanzadas en la existencia de un sistema de Seguridad Social universal.

La Cámara de Representantes aprobó el sábado por sólo dos votos de mayoría -220 sobre los 218 necesarios- con la defección de 39 demócratas y el voto afirmativo de un único republicano, un proyecto de ley que aún tiene que pasar el cedazo del Senado, lo que se espera, no sin áspera refriega, para antes de fin de año. Pero éste ya es un gran paso en la revolución, a escala de una clase política básicamente moderada como la norteamericana, que había prometido en su campaña el presidente Obama. Según el proyecto, 36 de los 46 millones de ciudadanos que carecían de esa protección -una cobertura del 96%,- tendrán acceso a un sistema de salud en lo fundamental gratuito, del que podrán servirse asimismo los residentes extranjeros; con ello, sólo quedará desatendida la inmigración ilegal.

El plan, con un coste no inferior al billón de dólares (700.000 millones de euros) para los próximos 10 años, consiste en una ampliación del servicio médico gratuito (
Medicaid) para los más pobres, y subsidios para que las personas de ingresos modestos puedan suscribir pólizas privadas de asistencia sanitaria. A este planteamiento se había opuesto la derecha más extrema y otra que no lo parece tanto. Los primeros son los que se dicen defensores de las libertades ciudadanas -entre ellas, sin duda, la de morir sin asistencia médica- y los segundos, más circunspectos, argumentaban que no era éste el momento, con la crisis destrozando la macro y la micro economía, de meterse en gastos. Pero el razonamiento vale exactamente para lo contrario: lo que pide el empobrecimiento general y es mayor inversión pública. Y, por añadidura, la Administración asegura que el sistema pondrá fin a una pésima gestión de recursos públicos. Cada norteamericano gasta o cuesta al año 7.300 dólares (5.000 euros) en atención sanitaria, el doble que en países europeos tan supuestamente estatalizados como Alemania o Francia.

Los ciudadanos que superen el umbral de ingresos que les permita acogerse al plan, deberán contratar con aseguradoras privadas, o servirse de la cobertura costeada por su propia empresa, si gozan de tales beneficios. Y no hace falta decir que tras las exclamaciones de falso y dolorido patriotismo e invocación a libertades ancestrales de las que eran portadores los Padres Fundadores están los intereses de los dispensadores privados de salud y de acción preventiva contra la enfermedad y el declive físico.


Estamos ad portas de lo que puede ser un gran éxito del presidente demócrata; de lo que puede ser el primer gran elemento definidor de su mandato. Falta muy poco para decir: sí, pudimos.

Editorial, El País, hoy.

(13) Comments

  1. MEG said...

    Se han leído auténticas tonterías en contra de la ampliación de la sanidad pública en EE.UU., tales como si van a eutanasiar a todos los ancianitos y tonterías varias.

    No hay nada como ver "Sicko", de Michael Moore y comparar las sanidades estadounidenses, francesas, británicas y hasta cubanas y ver quién sale perdiendo. Hasta los presos de Guantánamo tienen mayor cobertura sanitaria que los estadounidenses.

    9 de noviembre de 2009, 13:22
  2. Pablo said...

    Tengo hambre ¿por qué el Gobierno no me trae a casa la comida? ¿Acaso no tengo derechgo a comer? ¿No debe el Estado proveerme de todos los derechos que hemos inventado en el último siglo?

    Me voy a comer.

    9 de noviembre de 2009, 14:28
  3. Le poinçonneur said...

    *MEG, por razones personales y medio profesionales, conozco bien la vida diaria en EEUU. En mis viajes allí siempre he procurado llevarme un seguro sanitario de un mínimo de 10.000 dólares. No quieras pensar lo que te puede costar una simple apendicitis sin cobertura.

    Ver cómo familias enteras no disponían de seguro médico era algo que me ponía los pelos de punta, y que, lógicamente, va en contra de mis valores, de los tuyos y de cualquier ideal mínimamente igualitario.

    *Pablo, no es la primera vez que se propugna el establecimiento de una renta básica que asegure la supervivencia de todo ciudadano, pero ésa no es la cuestión de este artículo. El derecho a la salud, y más en concreto, el derecho a que la salud no sea lujo al alcance de sólo unos pocos es, a mi juicio, el elemento más esencial de cualquier Estado mínimamente democrático y avanzado. Me parece demencial que alguien, por no tener recursos, no tenga derecho a asistencia. Y más todavía en la primera potencia mundial.

    9 de noviembre de 2009, 14:58
  4. Pablo said...

    El caso es que yo creo que debe haber un límite a lo que entendemos como derecho.

    ¿Y el derecho a tener coche?

    ¿En qué punto limitamos la cantidad de derechos?

    Otra cuestión es la postura legítima a que todo el que lo desee pueda acceder a servicios sanitarios. Ahí estamos de acuerdo, sólo que no lo estamos en el "cómo".

    Un saludo.

    9 de noviembre de 2009, 17:27
  5. Le poinçonneur said...

    El límite está muy claro: es derecho lo que viene recogido como tal en la Constitución, ni más, ni menos. En concreto, y felizmente para nosotros, el derecho a la integridad física -que incluye la asistencia sanitaria- tiene carácter fundamental para todos los españoles, como no puede ser de otro modo.

    Para mí, la única forma de asegurar una correcta asistencia a todo el mundo -incluidos los "sinpapeles"- es que los poderes públicos tengan una red que la asegure. La iniciativa privada se mueve, lógicamente, por el ánimo de lucro, aspecto que, a mis cortas luces, casa muy mal con la asistencia universal.

    Saludo de vuelta :)

    9 de noviembre de 2009, 19:08
  6. Pablo said...

    Pero para garantizar ese derecho que aparece en la Constitución (uhm ¿lo que no aparece en la Constitución no es "derechable"?), ¿por qué tiene que ser mediante el Estado? ¿No se puede garantizar la cobertura universal mediante la iniciativa privada (con y sin ánimo de lucro, ojo)?

    9 de noviembre de 2009, 20:24
  7. Le poinçonneur said...

    Hombre, los derechos de los ciudadanos, efectivamente, son los constitucionales. Las leyes lo único que hacen es desarrollarlos.

    Efectivamente, hay quien defiende esa cobertura universal mediante la sanidad privada. De hecho, se hace: el CAP al que acudo es de naturaleza privada, pero funciona a través de un convenio con la Generalitat. A mí se me atiende bien, y no tengo queja del servicio, pero no es mi modelo.

    En cualquier caso, ¿qué iniciativa privada carece de ánimo de lucro?

    9 de noviembre de 2009, 23:50
  8. Nodisparenalpianista said...

    Un CAP que funciona bien.
    Anda, Lepoin, deja la botella de tequila...

    10 de noviembre de 2009, 14:52
  9. Le poinçonneur said...

    Bueno, puede ser porque soy amigo de mi médico de cabecera y tengo enchufe con él.

    Invita al tuyo a cenar de vez en cuando y verás cómo la cosa cambia :P

    10 de noviembre de 2009, 17:06
  10. Pablo said...

    "¿Qué iniciativa privada carece de ánimo de lucro?"

    Un ejemplo que te va a gustar: Cáritas. Otro: Manos Unidas.

    Et cétera.

    10 de noviembre de 2009, 18:49
  11. Le poinçonneur said...

    Hombre, eso son ONG, yo entendía que con "iniciativa privada" te referías a actividades empresariales.

    Tramposo :P

    10 de noviembre de 2009, 18:51
  12. Alex said...

    Un momento histórico que nunca creía que llegaría a ver. Al fin los EE.UU (deletrado al más puro Urdaci style) al fin se convierten en país del primer mundo. La nueva ley sigue siendo precaria, pero es un primer paso. Ojalá...

    10 de noviembre de 2009, 19:40
  13. Le poinçonneur said...

    Tienes toda la razón. La cosa clamaba al cielo.

    10 de noviembre de 2009, 22:51