Otra vez*

Posted by : Le poinçonneur | 31 may. 2010 | Published in

Forges, El País, hoy.

*Más información, aquí.

(6) Comments

  1. Jorge said...

    Yo tengo que decir lo que siempre digo, es triste que quien ha sufrido tanto salvajismo no haya aprendido lecciones de humanidad elemental y se haya quedado sólo con el salvajismo.
    Ya estoy leyendo en otros blog de ideología más conservadora vericuetos elípticos que hacen inocente al culpable y culpable al inocente, como si la orientación conservadora obligase a justificar lo injustificable. En cualquier caso el resultado del ataque terrorista está claro, los terroristas (entre los que había ciudadadanos de varios países) han sufrido 16, o 14, o 10 bajas (¿importa realmente?); los agredidos han hecho bien su trabajo defensivo y no han sufrido bajas, es enternecedor.

    31 de mayo de 2010, 16:20
  2. Le poinçonneur said...

    A mí, Jorge, me da vergüenza compartir mundo con quien hace algo semejante. Cada cual que diga lo que quiera, pero pretender defender un ataque militar contra una flota civil, y encima en aguas internacionales...en fin.

    Israel tiene derecho a impedir entrar en su territorio a quien crea conveniente, pero es tan sencillo como imposibilitarles el desembarco una vez lleguen a puerto, o, simplemente, vetarles la entrada a sus aguas territoriales. Pero claro, todo esto es exigir demasiada "finezza" a ciertas mentalidades.

    Y sí, coincido contigo. Parece mentira que el mismo pueblo que hace 60 años era masacrado ahora se comporte de esta manera.

    31 de mayo de 2010, 17:45
  3. princesadehojalata said...

    Es que no es el mismo pueblo, son otros, los hijos, los nietos.
    Así como los descendientes de los nazis no debern culparse de los errores de sus antepasados, tampoco los israelíes deben vivir siempre con el estigma de haber sido masacrados. Ser verdugo no se hereda, ser víctima tampoco. Si no no habría modo de seguir adelante.
    Pienso yo, vaya...

    Y besos.

    31 de mayo de 2010, 21:38
  4. Le poinçonneur said...

    Hombre, Troyana, me permito discrepar, ya que los pueblos sí permanecen, lo que cambian son los individuos.

    Piensa, por ejemplo, que nuestra Constitución -de 1978- consagra la soberanía "del pueblo español", entendiéndolo como unidad de destino, si quieres llamarlo así. Concederás que, aun con nuevos integrantes -y otros que se fueron-, la Constitución sigue vigente para quienes habitamos por aquí.

    Israel lleva décadas pasando del Derecho Internacional, cosa que me parece totalmente inadmisible. Lo que pasa es que tienen detrás al "primo de Zumosol" americano, pero eso ya es otro cantar...

    Más besos :)

    1 de junio de 2010, 2:56
  5. Alex said...

    Lo peor son los esfuerzos por justificar lo injustificable por parte de algunos medios. Discrepo, en cualquier caso, de que el ideario de los pueblos permanezca a través del tiempo. No es ya que el clamoroso caso de Alemania lo demuestre, sino que dentro del propio Israel hay docenas de movimientos que proponer la búsqueda de la paz. Célebre es la multitudinaria manifestación de dolor que se dió en las principales ciudades israelíes tras las masacres de Sabra y Chatila. Algo impensable del lado árabe. Per example, hace una década un soldado jordano mató a nueve niñas israelíes e hirió a otras tantas en un puesto fronterizo. La respuesta en el mundo árabe fue la de la celebración. Fueron muchos los que propusieron convertir en martir al asesino. No hay bueno ni malos en esta historia, sólo hay odio.

    Por cierto, aunque Troyana es, además de un encanto, incisiva e inteligente, las corazas de Troya no estaban confeccionadas de hojalata. Por el comentario anterior, digo...

    1 de junio de 2010, 12:06
  6. Le poinçonneur said...

    En cuanto al último párrafo: uppppppppppps, tienes razón. Donde dije "Troyana" quise decir "Princesa". Eso me pasa por colgar comentarios a ciertas horas. Por eso suelo hacerlo por las mañanas y no por las noches...:P

    Respecto a lo demás, quizá no me he explicado bien. No quiero decir que el ideario de los pueblos permanezca, sino que son éstos los que sí se mantienen. Iba en relación al comentario de Princesa de que el pueblo hebreo de hoy no es el mismo que fue masacrado por los alemanes hace unas décadas. Yo entiendo que sí es el mismo, quienes no son los mismos son los individuos que lo integran. Por eso pongo el ejemplo de la Constitución, que consagra la soberanía no de quienes vivían aquí el 6-12-1978, sino del pueblo español presente y futuro en aquel momento, lo que responde a esa vocación de continuidad que comento.

    En cualquier caso, no pretendo defender a quienes, desde el otro lado de la frontera, bombardean a los israelíes. Que estos sean malos -a veces- no convierte a los otros en mejores, pero hoy estamos analizando un caso concreto hecho por Israel y no por sus enemigos.

    Para terminar, creo que no puede tenérseme por un fan de Hamás, así que no gastaré teclas en justificarme -aunque sé que tú no me lo exiges-, pero la actitud de Israel me parece aún peor, simplemente porque pretende encuadrar la barbarie en la democracia y el "occidentalismo". Los otros, al menos, no pretenden camuflarse.

    1 de junio de 2010, 13:06