Trincheras

Posted by : Le poinçonneur | 22 dic. 2009 | Published in



El domingo tuvimos maratón de Clint Eastwood: consecutivamente, disfrutamos de Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima. Decir Eastwood en mi casa es como mentar al Altísimo, con la diferencia de que, mientras el segundo me ha fallado siempre, el primero jamás. Y en ésas sigue.

No voy a cometer la banalidad de decir que Eastwood es el último de los grandes; la cosa salta a la vista. A su lado, y a mis ojos, Coppola y Scorsese -magnos- palidecen hasta la transparencia.

Y es que la gran diferencia de mi Clint respecto a sus colegas de altar no es otra que su absoluta sencillez de propósito: cuenta lo que quiere, como quiere, y todo ello con claridad meridiana. A los 79, está de vuelta de casi todo, y como tal acomete.

Lo mismo acierta con el western que con el thriller, y qué decir del género bélico: volviendo al inicio, su acercamiento a la batalla de Iwo Jima alberga el gran acierto de prescindir de la épica, recurso, en este palo, recurrente hasta la obstinación. En el campo de batalla, por regla general, no hay ni buenos ni malos, sino pobres desgraciados que pagan con su sangre las ambiciones de quienes no se mueven de sus despachos. Las piedras del monte Suribachi fueron igual de inclementes con ambos bandos. La disentería no entendió de nacionalidades, como tampoco las balas, a menudo erráticas dentro del fuego amigo -toma oxímoron-.

De todas las hazañas militares estadounidenses tan ampliamente glosadas por la factoría de Hollywood, siempre me quedé con las ganas de asomarme al otro lado, al de los vencidos. Soldados alemanes, japoneses, vietnamitas, iraquíes. Malvados oficiales, parias oficiosos. Enterrados vivos -a la fuerza- en trincheras al servicio de sus respectivos sátrapas. ¿A nadie le han interesado nunca sus experiencias?

A Clint, como puede verse, sí. Tampoco ha escatimado en señalar las vergüenzas de su propio país. Todo ello, para exponer lo obvio: que la guerra, las guerras, son un pozo de mierda. Por si alguien aún lo dudaba.

(2) Comments

  1. Alex said...

    "Cartas desde Iwo Jima" es sublime. Cosa que no puedo decir de la primera parte el dueto, aunque sea una película más que aceptable. Y aunque Marty no sea objeto de mi devoción y Coppola sea un genio por encima del bien y del mal, el tío Clint es otra cosa. Y para bien.

    Nunca olvidaré la cara de mala hostia de Eastwood el día que la película fue presentada en Tokio cuando un periodista nipón le preguntó por qué había rodado esta película.

    "Porque ustedes no lo han hecho".

    Genial...

    24 de diciembre de 2009, 20:12
  2. Le poinçonneur said...

    Me encanta la anécdota.

    Típìca de un genio como él es.

    25 de diciembre de 2009, 4:04