Con Carla

Posted by : Le poinçonneur | 14 feb. 2011 | Published in


Hace algún tiempo, los altares levantiscos se sulfuraron ante el anuncio por parte de Ramón Jáuregui -ministro de la Presidencia- de la próxima creación de un órgano con capacidad sancionadora en relación a los contenidos audiovisuales, tachándolo, sin más, de censura. Y es que la TDT ha dado alas -y repercusión- a aquéllos que hasta ahora, confundiendo la libertad de expresión con la de eructo, debían conformarse con soflamar a través de radios y medios escritos.

El otro día, a un presentador de una cadena tedetera -no nombraré ni al uno ni a la otra, es mucha ya mi pereza- se le ocurrió cebarse con Carla Antonelli, próxima candidata del PSOE a la Asamblea de Madrid. El argumento no fue otro -no pidan peras al olmo ni sofisticación a según qué bocas- que su condición sexual, definida con ese estilo supuestamente jocoso que hace las delicias de ciertas audiencias.

Por cosas como ésta, la iniciativa escarmentadora de Jáuregui no es ya necesaria, sino simplemente mandatoria, que diría un anglosajón.

Carla, por cierto, es la espléndida mujer que preside este artículo desde la foto superior. Inútil comparar su prestancia con la del que la insultó. Tiren de Google si se ven con ánimo.

FOTO: EL PAÍS/GORKA LEJARCEGI.

(2) Comments

  1. MEG said...

    Aquello fue una discriminación por razón de condición sexual. Una vulneración del artº 14 de nuestra Cosntitución como una casa.

    Como me decían en la Facultad, mi libertad de expresión acaba cuando ataco tus derechos.

    14 de febrero de 2011, 20:14
  2. Le poinçonneur said...

    Para algunos, querida MEG, su libertad de expresión, simplemente, no se acaba nunca -lo contrario sería censura-.

    15 de febrero de 2011, 1:46