Santification Party

Posted by : Le poinçonneur | 6 nov. 2010 | Published in

(9) Comments

  1. Jorge said...

    Este hombre anduvo hoy por aquí, y parece que mucha gente a verlo no fue, salvo los VIP que tenían silla reservada. El camino desde el aeropuerto, muy discreto de público.

    Y es que este hombre tampoco ayuda, antes de llegar nos puso verdes, dijo que hacía falta que nos evangelizaran de nuevo, que éramos laicos, y que todo esto ya venía desde los años 30.

    Y lo que yo digo, es que si nos mandan evangelizadores, al menos que no den el ejemplo que dan estos personajes. Porque si dan el mismo, va a seguir la cosa igual, o peor.

    6 de noviembre de 2010, 18:18
  2. Rosa de Alejandria said...

    Mejor tomárselo con humor...

    http://www.youtube.com/watch?v=Mmt1rnJ_a40&feature=share

    7 de noviembre de 2010, 10:11
  3. Le poinçonneur said...

    *Este hombre -como muchos de su cuerda- parece que, en vez de hacer crecer su negocio, lo que pretende es empequeñecerlo. Y va por el buen camino, no hay más que verlo.

    Que persevere, que igual en un par de siglos nos libramos de las religiones.

    *Genial, Rose xDDDD

    Bienvenida a mi panfleto, que es el tuyo :)

    7 de noviembre de 2010, 13:27
  4. MK said...

    ...lo que no tiene perdón de diós es el Bello Giorgio.

    Desde "El pájaro Espino" que no sentia yo esa cosa por el mundo del clero..

    8 de noviembre de 2010, 16:04
  5. Le poinçonneur said...

    Yo es que como nunca aguanté a Chamberlain...

    Otra cosa era Rachel Ward. Hottie, hottie, que dicen los yanquis :P

    9 de noviembre de 2010, 3:15
  6. Nodisparenalpianista said...

    Nivelón...

    Lo que no entiendo es que, con toda la rabia que se destila contra los católicos, siempre se insista en que cada vez somos menos. Pues bien, ¿no? Dentro de dos días no quedará ni uno.

    ¿O será que no? Que, precisamente, los que vacían iglesias son los anglicanos, con toda sus moderneces avant la letre (o así). Y que precisamente donde encuentran cobijo es en las parroquias católicas.

    Lepoin, oye, me descubro ante tu osadía: igual llega una horda furibunda de catolicazos y que quiere comer por los tobillos. O no. ¿O eso eran los mahometanos que condenan a muerte a las mujeres por ser cristianas, a los gaises por serlo, a las mujeres porque sus maridos las repudian.
    Ser fuerte con el débil y débil con el fuerte, como si fuese un Ministerio.

    17 de noviembre de 2010, 20:10
  7. Le poinçonneur said...

    Pianista, este post no pretende ser crítico con la Iglesia Católica, sino meramente humorístico. Desconozco cuál era la intención de los creadores del vídeo; ésta, al menos, es la mía.

    Mis objeciones hacia el tinglado de Benedicto -que son muchas- probablemente sean expuestas el santo -con perdón- día que acabe el "Caín" de Saramago y le dedique el post que merece.

    Si perdemos el sentido del humor, mal vamos...

    17 de noviembre de 2010, 23:58
  8. Nodisparenalpianista said...

    No tiene nada malo ser crítico. En mi modesta opinión, querido Lepoin, es fantástico. El problema es que una cosa es humor y otra burla. Y lo que se reclama es respeto. Si te fijas, nadie se atreve a hacer ese "humor" con según qué credos, lobis, etc.

    18 de noviembre de 2010, 15:50
  9. Le poinçonneur said...

    Cada palo que aguante su vela, Pianista. Yo, en cuestiones religiosas, suelo morder siempre hacia el mismo lado, siguiendo -sin seguidismos- la doctrina Saramago.

    Ha sido en el catolicismo donde me metieron sin preguntarme a las 24 horas de nacer -me bautizaron rápido, por si acaso, que no llegué a los 3 kilos-. Ha sido, también, el catolicismo el que me metió la doctrina del pecado en plena infancia y aquél que me daba libritos en los que me decían que me iría al infierno si me tocaba ciertas partes. El catolicismo, personalmente, me ha hecho bastante daño, aun sin ser de los mayores damnificados. Habrá a quien sólo le ha dado parabienes, cosa que respeto: ellos sabrán y su boca tienen para manifestarlo.

    Personalmente, pico donde me duele. Otras religiones hay -algunas, de muy cómodo recurso-, pero, personalmente -y como decía Saramago, nuevamente- no me atañen.

    18 de noviembre de 2010, 16:50