La atrocidad en primera persona*

Posted by : Le poinçonneur | 23 nov. 2010 | Published in

Tengo 46 años. Nací en Chicago. Me establecí en Oklahoma con mi mujer. Al llegar, empecé a trabajar como guardia en el centro penitenciario de McAlester. Me quedé 12 años. Hoy soy agente de seguridad en un gran casino y por nada volvería al Big Mac, sobrenombre de la prisión. Participé en quince ejecuciones. Formé parte del strap down team, el equipo encargado de atar al condenado a la mesa de ejecución antes de la inyección letal. El trabajo es sencillo: acompañamos al condenado hasta la mesa y nos encargamos de que se tumbe. Cada uno -somos cuatro o cinco- ata en un minuto una parte del cuerpo: el pecho, un brazo, una pierna o un pie. Cuando el tipo ya no puede moverse, salimos y esperamos. Cuando nos dan la orden, volvemos a entrar y colocamos el cadáver tal cual está, con las agujas en los brazos, las jeringuillas, todo, en una bolsa para cadáveres para que se lo lleven al depósito. Y se acabó. Todo el mundo vuelve a casa. Al día siguiente, nadie habla de ello. Si te han elegido para las ejecuciones es porque han visto que eres fuerte y tranquilo. Si dices que te incomoda, los compañeros se burlarán. Incluso los reclusos se enterarán y dirán: '¡Qué pasa gallina, creía que eras un tipo duro!'. Nunca olvidaré las caras de los condenados al atarles. Hemos convivido durante años, hemos compartido cosas, y la noche de la ejecución te miran como diciendo 'Mierda Dirk, ¿por qué participas en esto?', y tú contestas: 'Me han elegido, ahora tienes que tumbarte'. Me acuerdo de un tipo que sufrió un paro cardiaco en su celda. Fui yo quien avisé a los servicios de emergencias. Al volver del hospital me dijo: 'Gracias, Dirk, me has salvado la vida'. Unas semanas más tarde, le ejecuté. Me parece una locura cuando pienso en ello: le salvé y luego le ejecuté.

*El texto anterior pertenece a Su trabajo es matar, un atinado reportaje de Yolanda Monge aparecido anteayer en El País Semanal. Dirk, un antiguo verdugo de la prisión de McAlester, cuenta sus experiencias en la sala de ejecución. Otros cinco excompañeros suyos hacen lo propio.

La vergüenza de la pena de muerte en la democracia más antigua del mundo. Juzguen Vdes. mismos.

(2) Comments

  1. La Recepcionista said...

    El Verdugo de Berlanga a la americana.
    El relato de cómo atan a los condenados en la mesa es estremecedor.

    24 de noviembre de 2010, 19:19
  2. Le poinçonneur said...

    Cuando pienso en cómo puede mantenerse algo así me saltan los plomos. Mi cerebro no da para adentrarse en lo inexplicable.

    24 de noviembre de 2010, 20:53