Äpplarö

Posted by : Le poinçonneur | 6 sept. 2010 | Published in

Me ha costado, pero he logrado hacer ver a mi conservadora -por no decir estrecha- esposa que poner una mesa de jardín de Ikea en el salón resulta una stravaganza tan económica como agradecida. En la imagen adjunta, mi flamante y enorme Äpplarö, adorable complemento a nuestro hogar donde, a cambio de 119 módicos euros, podremos comer, beber y refocilarnos haciendo las delicias de un sinnúmero de invitados -a anfitriones no nos gana ni Preysler: aún se habla en la urbanización de nuestra última barbacoa-.

Próximamente, las sillas: aquí, el modelo que marcha líder en las prospecciones.

(10) Comments

  1. MEG said...

    Es que el Ikea tiene muuuuuuuuchas posibilidades infinitas para miles de cosas. De hecho, unos amigos tienen esa misma mesa en el salón, a la espera de "encontrar" otra que les guste más.

    Respecto a la sillas, porque en tu pueblo se podrá sentar uno tranquilamente en el plástico hermoso... Imagina eso con los calores que tenemos hoy, que estamos ya sobrepasando los 30. Rien de rien.

    Yo optaría por algo más natural: madera, anea, etc.

    6 de septiembre de 2010, 13:08
  2. Le poinçonneur said...

    Pues brindo por tus amigos, porque me ha costado más de una discusión hacer ver que a uno no lo procesan por poner un mueble de jardín en el salón.

    Y lo de las sillas, no es por darme postín, pero en casa tenemos aire acondicionado, por lo que el calor veraniego queda mitigado. Además que soy un enamorado del plástico en todas sus variantes: es algo superior a mí.

    6 de septiembre de 2010, 13:12
  3. alex said...

    Qué quieres que diga, siendo yo mismo funcional en extremo. Me encanta!!

    6 de septiembre de 2010, 13:59
  4. MK said...

    Me gusta , es grande y natural .Y además lleva el agujerito para plantar la sombrilla y todo!
    Para las sillas os propongo estas:

    http://www.ikea.com/es/es/catalog/products/60106447
    http://www.ikea.com/es/es/catalog/products/S59861399
    http://www.ikea.com/es/es/catalog/products/00152140

    6 de septiembre de 2010, 14:16
  5. 4 strongs winds and 7 seas said...

    No bad!

    6 de septiembre de 2010, 14:45
  6. Rubens said...

    Muy práctica, no cabe duda. Además, si en invierno hace mucho frío, siempre la puedes romper a hachazos y utilizarla como leña para tu dorada chimenea :D

    6 de septiembre de 2010, 15:55
  7. Juselin said...

    Pues yo pensaba que eran los restos del embalaje de algún cachivache....

    Es broma, MOLA!!!!!

    6 de septiembre de 2010, 16:12
  8. Le poinçonneur said...

    *Gracias, Álex. A mí me parece la caña :P

    *Lo mejor, MK, es que cerrada es de dimensiones bastante reducidas, pero abierta es simplemente gigante. Nos vendrá de perlas para las comidas de Navidad, donde hasta ahora nos apañábamos añadiendo una mesucha de plástico que daba vergüenza.

    Las sillas no están nada mal -de hecho, hace años estuvimos a punto de comprar las Ingolf-, pero me gusta el fuerte contraste entre la madera semivirgen y el plástico. Lo conjuntado y yo no nos llevamos :P

    *Pues mira, Rubens, la guardaré toda la vida, y el día -espero lejano- que me vaya al otro barrio, la usaré como féretro xDD

    *Si no te quisiera te odiaría Juselín :P

    6 de septiembre de 2010, 21:11
  9. MesaParaOcho said...

    Mmmm, perdonar que me meta, pero... ¿nadie se ha preguntado porqué usan el apellido "de JARDIN"? aishhh Lepoin, cómo me traes a tu pobre señora...
    Con lo wapo que es tu mueble de la tele!!!
    Es broma eh, estoy deseando sentarme ante extraordinaria mesa. Aconsejo sillas de plástico verde-lima. En serio.
    Muaaa

    7 de septiembre de 2010, 0:07
  10. Le poinçonneur said...

    Amiga Sandrita, ¿desde cuándo un "outsider" como yo se plega a las convenciones?

    A título informativo, te diré que esas sillas rojas en las que te sientas cada vez que vienes a casa son también de jardín :P

    7 de septiembre de 2010, 0:18