Los de siempre

Posted by : Le poinçonneur | 13 nov. 2012 | Published in


A mí una de las cosas que me fascinan de la homosexualidad es su poder para encabritar, inquietar y acojonar a los de siempre, los que se encabritan, inquietan y acojonan ante cualquier hoja que se mueva sin su dictado y aquiescencia. Reconozco que yo cotilleo sobre el asunto si me entero de que algún conocido entiende, como, imagino, también cotillearía si, siendo gay, alguien de mi entorno entendedor se cambiara a la otra acera. No pasa la cosa de ahí: también chafardeo sobre las costumbres de mis pares heterosexuales. Soy hijo de mi madre y sobrino de mis tías: can't help about it.

Que me divierta saber con quién se acuesta cada cual no implica, empero, que lo juzgue. La libertad última de este mundo consiste en encamarse con quien a uno le plazca, dar o tomar, ofrecer o recibir. Disfrutar, en suma.

Como todos Vdes. saben, a los de siempre les encabrita, inquieta y acojona que un señor penetre a otro, o que una dama le haga un cunnilingus a una congénere. Ya no les digo nada si, encima, esos degenerados y degeneradas pretenden legalizar su situación y acceder a los mismos derechos que yo mismo poseo en tanto que heterosexual casado y comme il faut.

El reciente fallo del Constitucional sobre el infame recurso que en su día presentó el PP en relación al matrimonio homosexual ha sido objeto de celebración por quien esto escribe así como por su círculo más próximo. También, como es natural, por millones de personas de bien. No me atreveré en ningún caso a calificar de gente de mal a quienes lo han condenado, pero sí que se me antoja que tienen, al menos, un problema: el terror a la diferencia. Mal asunto.

(2) Comments

  1. koolauleproso said...

    Yo me estoy pensando emular a Forges (él con Haití) y acompañar cada entrada que publique con la leyenda ªY recuerden que el PP presentó un absurdo recurso contra el matrimonio homosexual". ¿Te imaginas que el TC les hubiese dado la razón, y en el siglo XXI, no en la posguerra, este país se hubiese encontrado con unas 50.000 personas en el "limbo"? Apuesto que el mismo PP estaba deseando perder tan estúpido recurso

    16 de noviembre de 2012, 18:56
  2. Le poinçonneur said...

    Ni siquiera el PP piensa que pueda ir en contra de los tiempos. Ese recurso se presentó simplemente por desgastar al PSOE, y, ahora, estaban cruzando los dedos para que se desestimase, que bastantes marrones tienen ya, como tú muy bien dices.

    En cualquier caso, es escandaloso que el principal partido del país se movilice para restringir derechos de terceros.

    Si España fuese un país sabio, esa gente quedaría baneada del panorama político para los restos, pero ya sabemos cómo somos y dónde vivimos.

    Yo, desde luego, soy como Forges: no olvido lo que no debe olvidarse.

    Abrazos.

    18 de noviembre de 2012, 1:01