Déu és amor

Posted by : Le poinçonneur | 6 nov. 2012 | Published in



Aquéllos de mis lectores que no teman al catalán en tanto que idioma -en tanto que individuo, échense mano a la cartera cuando nos vean aparecer- podrán conocer, clicando en el enlace superior, a Maria Victòria Molins, entrevistada para la ocasión por Albert Om en su casi siempre impecable El convidat.

Maria Victòria es una monja teresiana que, tras conocer de primera mano la pobreza nicaragüense de primeros de los ochenta, e influenciada por la Teología de la Liberación -¿acaso puede haber otra?-, decidió salir del convento y consagrar su existencia a pobres, excluidos y desgraciados de toda índole. Despreciando el boato de los purpurados -siempre hombres, ya se sabe que para la Iglesia la mujer sirve para no demasiado-, ella, a sus incombustibles 76, predica el Evangelio de la forma más ajustada a la práctica de Jesús de Nazaret.

Molins, es, en suma, y como podrán ver, una de esas razones por las que los ateos, a veces, nos lamentamos de serlo. A sus ojos de felicidad me remito: la dicha del generoso.

Brindo por ella. Contrabrindo -si permitiéseme el palabro- por tantos a quienes debería caérseles la cara de vergüenza. Cosa, empero, imposible: para ello, deberían tener tanto cara como vergüenza, y témome que incumplen una de las dos condiciones.

(6) Comments

  1. TRoyaNa said...

    Lp,
    una vida ejemplar......admirable.
    Gracias por compartir.
    Bsts

    7 de noviembre de 2012, 8:21
  2. Le poinçonneur said...

    Gracias a ti por verlo, Troyi :)

    muas.

    9 de noviembre de 2012, 16:12
  3. koolauleproso said...
    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
    9 de noviembre de 2012, 19:40
  4. koolauleproso said...

    Y qué mujer más guapa, por cierto

    9 de noviembre de 2012, 19:43
  5. Le poinçonneur said...

    Ostras, Koolau, al ver el doble comentario pensé que había sido una duplicidad y me he cargado el primero sin querer. Mil perdones :S

    En cualquier caso, cierto es que la pobre Iglesia tiene una fama nefasta por culpa de muchos que no cumplen con lo que deberían cumplir, mientras que otras -en femenino- que cumplen de sobras son relegadas a papeles no ya secundarios, sino terciarios.

    Gracias siempre por tu calidez. Es un placer tenerte por aquí :)

    10 de noviembre de 2012, 20:23
  6. Le poinçonneur said...

    Y sí, Maria Victòria es una señora guapísima. La cara es el espejo del alma, que dijo aquél...

    10 de noviembre de 2012, 20:24