Farrah*

Posted by : Le poinçonneur | 7 may. 2011 | Published in


*Dejando de lado su valía artística -notable, mas no sobresaliente-, Michael Jackson siempre me pareció, básicamente, un pobre hombre. A fecha de hoy, hay algo que a Jacko no le perdono: cometió la descortesía de fallecer la misma jornada que la irrepetible F.F., condenando al primer mito erótico de mi vida a obituarios de segunda fila indignos de quien fue -es, será- una de las criaturas más deliciosas que jamás pisaron este perro planeta. No es, pues, admiración lo que me une a Lee Majors y Ryan O'Neal: hablemos, en vez, de la envidia más ladina.

(2) Comments

  1. koolauleproso said...

    Pues a mi, el "ángel" rubio, nunca me llamó demasiado la atención. Y eso que en mi adolescencia era el icono de belleza por excelencia. Pero, ya sabes, por llevar la contraria...Y además, yo siempre preferí a las morenas...

    9 de mayo de 2011, 19:10
  2. Le poinçonneur said...

    Yo es que desde la guardería que ya andaba perdido por esa melena aleonada.

    Cheryl Ladd era más sosa, aunque también tenía su punto.

    Y cosa rara: siempre he sido de morenas -ahí está mi biografía- y estoy casado con una rubia. Y encantado, oiga :)

    10 de mayo de 2011, 11:29