Un año más*

Posted by : Le poinçonneur | 31 dic. 2010 | Published in

Mecano, Warner Music.

*El último acorde del 2010 suena a tópico -lo es, sin duda alguna-, pero me sirve para desearles un estupendo, fantástico, descacharrante y collonut 2011. Gracias a todos y a todas por el calorcito que me mandan diariamente a golpe de tecla. Seguimos el día 3.

Mil besos.

P.D. Me siguen faltando 4 para cerrar el año con 50 fans en Facebook. ¿Se animan los indecisos a darme el capricho? ;)

Rien ne change

Posted by : Le poinçonneur | 30 dic. 2010 | Published in


Para los de siempre -coherentes, ha de reconocerse-, ser homosexual sigue siendo una auténtica provocación.

España cañí.

A Isabelle

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Ha muerto Isabelle Caro, modelo y actriz francesa que convirtió los últimos años de su corta vida -se ha ido a los 28- en una lucha pública contra la anorexia, enfermedad terrible y silenciosa en la que yo mismo estuve a punto de caer a finales de la adolescencia.

Creo oportuno honrar con estas líneas a alguien que dedicó sus fuerzas -escasas, mas persistentes- a concienciar al mundo sobre los estragos de un mal tan ridículo como innecesario. Todos -todas- valemos más que nuestra propia imagen, sea cual sea. Tengámoslo siempre en cuenta.

FOTO: EL PAÍS.

Chan cha chan, chan chan charanchaaaan...*

Posted by : Le poinçonneur | 29 dic. 2010 | Published in


*Desde pequeño soy un fanático de los títulos de crédito, en muchas ocasiones de calidad bastante superior a la del filme a que dan inicio. Las buenas entradillas son pequeñas obras de arte -¿qué sería de la saga 007 sin el concurso del gran Maurice Binder?- que los más imprudentes se pierden mientras se acomodan, mean o calientan la pizza. El resto -connaisseurs- puede clicar en la imagen superior y disfrutar de la que, para mí, es la madre de todas las openings. Sirva la cosa, además, de homenaje a Christopher Reeve, el tipo que mejor ha lucido una capa desde que el mundo es mundo -García y Marichalar, chincháos-.

FOTO: WARNER BROS.

Parecidos razonables

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Bajo Control (Rubens)*

Posted by : Le poinçonneur | 28 dic. 2010 | Published in

Control, que no se me olvide. No deja de repetirse en mi mente mientras avanzo un pasillo tras otro.
 
¡Vamos, mantén la calma! No pasa nada. Intento autoconvencerme pero, seamos sinceros, nunca me suelo creer. En realidad, asiento para mí y así me hago creer que me estoy haciendo caso... -já, yo soy más listo que yo.

Cuando dejo de reírme, vuelvo a centrar la atención en mi entorno. Pasillo 7, Enseres de cocina. Pasillo 8, Productos de limpieza. Pasillo 9, Higiene. Pasillo 10, Cuidado personal....¡Ya debo estar cerca! Las puertas automáticas del gran centro comercial se antojan lejanas al final de la gran arteria central que recorre el establecimiento de punta a punta.

Creo que debe estar por aquí. Me adentro en las profundidades de los pasillos 9 y 10. Botes de formas extrañas y colores llamativos con perfumes de nombre rimbombante, cremas faciales que sólo sirven para hacerte sudar, rollos de papel WC con motivos navideños, pasta dental sin motivos navideños...¿Pero dónde están? Seguro que está hecho a propósito, así te obligan a preguntarles y sienten que lo tienen todo bajo Control.

Cuando ya parecía 'la criatura rara' de los pasillos de tanto deambular arriba y abajo, giro hacia el lado opuesto a la arteria central y allí, en la estantería final del siguiente pasillo, los veo. ¡Cuánto colorido! Bueno, acabemos con esto. Voy decidido y de cara, como los toreros, sin apreciar que esa estantería queda de frente a la carnicería que, en estas fechas navideñas, está repleta de mujeres sedientas de carne. A sus respectivos hombres los divisé a lo largo del pasillo 3, el de las bebidas alcohólicas.

La discreción es una cualidad que no conocen todas esas mujeres. Todas, excepto la que pide escalopa al carnicero, no han apartado todavía su mirada. Yo diría que aún no han pestañeado, seguro que tienen los ojos secos y el corazón  partío (creo que sus maridos siguen en el pasillo 3). Hago cábalas sobre lo que piensan. Con quién, dónde, a qué hora, cómo, cuánto... Regreso de mis pensamientos cuando estoy justo donde quería estar, delante del estante colorido. De espaldas a la carnicería, las miradas femeninas me hacen daño en la espalda y en la cabeza, alguna en el culo (ésa está pensando en otra cosa).

Miro al frente y busco. No lo veo, no lo veo, no lo veo...¡Joder! ¡Mierda de colores! Rastreo cada artículo. Las letras se mezclan. Así no voy a acabar nunca. ¿Pero de cuántos tipos hay? No llevo más de 10 segundos y ya me resulta una eternidad. La presión aumenta, al cuchicheo de la carnicería le sigue un grupo de chicas que vienen directas a mi posición, parecen que van sin rumbo pero su rumbo va directo hacia mí. Ya sólo me falta ponerme una pancarta para anunciar mis intenciones. Me lo juego a un último intento, vuelvo a mirar al estante. Control, Control, Control...Por fin localizo la marca, no miro nada más, no tengo tiempo, alargo la mano, cojo una y salgo de ahí a toda prisa. Me parece oír aplausos de la carnicería, debo estar flipando, esto tiene que ser efecto de la adrenalina.

De camino a la salida, guardo mi compra entre mi brazo y mi axila, no quiero más show por hoy. También aprovecho para anticiparme a la siguiente situación, llevo dinero en metálico en una mano y busco una caja libre mucho antes de que llegue frente a ellas. En todas hay cajeras. Mala suerte. No importa (¡já!, no poco), es el último eslabón y luego ya estaré fuera.

A varios metros de las cajas diviso una libre. Lo bueno: es la caja rápida, por eso no hay nadie en estas fechas. Lo malo: la preside una cajera y, por ende, tiene a ambos lados otras dos cajas, con sus respectivas cajeras y sus respectivas colas de gente. Lo bueno es mejor que lo malo, me convenzo a medida que llego y me presento ante la cajera. Dejo sobre la cinta, casi a la par, el producto y el dinero. Si pudiera le decía que se quedase con el cambio y seguía mi camino. Mal síntoma, me engaño a mi mismo, yo nunca dejo propina.

La cajera me mira. Yo la miro. La cajera mira el producto, no hace ni caso al dinero. Yo la miro. La cajera me mira, otra vez. Yo la miro. La cajera mira el producto, ahora también mira el dinero. Yo me acuerdo de las mujeres de la carnicería y de sus maridos. La cajera disimula la sonrisa... Yo disimulo mi agobio. Ya empezamos. Ella coge el producto, lo mira de cerca. Parece que le interesa. Entonces lo acerca al láser pero no se oye nada, ningún 'bip'. Lo intenta en varias ocasiones pero nada.

Vienen a mi mente las típicas escenas de humor televisivo en que la cajera del súper habla por el megáfono para consultar el precio de un producto y se entera todo el local. Por 'suerte' ella es más sutil y tan 'sólo' llama la atención de su compañera de la caja de al lado (sí, donde hay mucha gente) y le pregunta por el código del producto que tiene en las manos. Obviamente, todos miran a su mano. Estoy flipando, pienso en salir corriendo de la escena. Mujeres, hombres, ancianos, niños...un poco de todo observa el producto. La otra cajera debe sentir empatía o, directamente, lástima por mí porque le indica el código de manera inmediata. Gracias, Dios te lo pague con hijos y muchos intentos (pienso).

Tras introducir el código, mi cajera se dirige a mí: OK, señor, serán 11,70€. Tal y como lo dice, ella misma se cobra y me da el cambio. Al ir a coger el producto, se vuelve a dirigir a mí: disculpe, ¿quiere también pilas? Sin entender muy bien lo que me dice, miro con atención lo que tengo en la mano. Me cago en la puta (me digo en bajito aunque se me oye). Un dibujo de una especie de 'dedal vibrador' (no, el aro vibrador no, ¡un dedal!) se muestra disimulado en el reverso de la caja (gracias, señores comerciales, por ponerlo ahí).

Rojo como un tomate balbuceo algo que no me entiendo ni yo. Me da como un vahído aunque no abandono el mundo de los vivos. Dejo entonces el producto de nuevo sobre la cinta (el cambio me lo llevo, yo no dejo propinas) y sólo se me ocurre decir con una leve carraspera: esto pa ti. Feliz Navidad.

Abandono el lugar más rápido de lo que entré. Muy a lo lejos, juraría que me parece volver a oír aplausos de la carnicería. Sus maridos brindan por mí, ésa es la actitud.

*En este diciembre próximo a su fin es mi compadre Rubens quien se atreve con el correspondiente Special Guest Star. Las desventuras profilácticas de un muy prudente analista informático le dan forma. Disfrútenlo tanto como yo, ufano, alardeo de la amistad de su autor. Tienen más aquí
.

Victoria

Posted by : Le poinçonneur | 25 dic. 2010 | Published in

Ropompompón*

Posted by : Le poinçonneur | 24 dic. 2010 | Published in


El tamborilero. Raphael, Sony Music. Original de Katherine Davis. Versión española de M. Clavero.

*Con la alegría que me caracteriza -que diría el gran Eugenio- me afano en desearles unas inolvidables Navidades en companía de todas y todos aquéllos que crean merecedores de estar a su vera. Sean muy, muy, muy, muy, muy, pero que muy felices.

Nos vemos el 27. Besos.

Axe limpia tus pelotas

Posted by : Le poinçonneur | 23 dic. 2010 | Published in

Informáticos*

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Pues varias cosas que no encontré en ninguna de las review que consulté.

La más importante es que el trasto con el HD dentro (HD de una lista de recomendados) se hipercalentaba con los consiguientes autoapagados aleatorios.

Además de eso, hay... otros peros importantes, algunos posiblemente resolubles con un poco de hacking, pero que pereza oiga :)

- Para funcionar como NAS y servir por Samba, debe de estar es ese modo. Modo incompatible con estar reproduciendo algo, escuchando música o descargando torrents.

- Descarga de torrents sí, pero sólo un torrent a la vez, e igualmente incompatible con reproducción de vídeo, NAS, etc.

- Limitado para navegar por inet o p.e. poner allí un Spotify. Sí, por lo que cuesta no se le puede pedir, pero... :)

El plan es soltar más pasta y comprar algo más cercano a un PC pequeño y silencioso.

*Aprovechando el fracaso de la ley Sinde, plagio vilmente el último y descacharrante post de mi amigo mariquita en su Facebook. ¿No es, ay, adorable?

Clase dirigente (clic en la imagen)

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


FUENTE: GORKALIMOTXO/LISTONAUTA.

Mis vicios (2)

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Mis vicios (1)

Posted by : Le poinçonneur | 22 dic. 2010 | Published in

Botón de ancla

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Felipe, part II*

Posted by : Le poinçonneur | 21 dic. 2010 | Published in


*La historia completa, aquí.

¿Vdes. gustan?

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


A veces uno lee cada cosa...

Por cierto: los que enseguida querrán llevarse el agua a su molino, tengan antes esto en cuenta. Gracias.

Los estragos del bisturí

Posted by : Le poinçonneur | 18 dic. 2010 | Published in


Para quienes aún no lo conozcan -imprudentes-, Awfulplasticsurgery.com es un divertido blog que se dedica a desmenuzar las operaciones de estética que se perpetran las celebrities. Aun centrado básicamente en el showbiz norteamericano, resulta de consulta obligada para quien, como yo, sea devoto del camp en su acepción más literal.

Que no entienda el miedo a la decadencia física puede derivar de que, como jamás he tenido donde caerme muerto y siempre fui del club de Picio, no temo que me muevan el suelo bajo los pies. Es posible que, en la piel de quien depende de su imagen -sobre todo, e injustamente, cuando se es de sexo femenino-, mi opinión fuera muy otra. Procuraría, empero, atinar en la elección de cirujano, no fuera que me pasara lo que a la pobre Jennifer Rush, aquel trasunto estadounidense de Rocío Jurado que se hizo efímeramente famosa en los ochenta con su encabritada Si tú eres mi hombre -mi padre estuvo a punto de comprarse el cassette, no les digo más-. Sobre estas líneas hallarán un antes y después de que la Rush pasara por quirófano con los salchicheros resultados que saltan a la vista.

Les invito, desde ya, a que se unan a la comunidad awful. Gozarán de largos ratos de entretenimiento a costa de quienes no saben relacionarse con espejos y calendarios. Sin olvidar a la imprescindible Jacqueline Stallone -la madre de Sly, como fácilmente deducirán de su apellido-, no dejen, por último, de analizar el caso de Sydne Rome, la que fuera churri de Julio Iglesias hace casi tres décadas. Aquí la tienen por aquella época; acá, ay, en la terca actualidad.

Disfruten del sábado.

Téa

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Me llamaban J.R.*

Posted by : Le poinçonneur | 17 dic. 2010 | Published in


Por deudas que comprenderán no avente en un libelo de este formato, hace años que soy persona non grata a ojos de ciertos integrantes de mi otrora círculo íntimo. Sin entrar en dar o quitar razones -algo de culpa tuve, a qué negarlo-, ello me ha comportado no pocos quebraderos de cabeza, ya que, como mi admirado Pasqual Maragall, tinc la pell fina, y ciertas cosas me duelen más de lo que me gustaría. Podría llegar a decirse que, para algunos, ocupo un lugar asimilable al del villano del clan, posición de la que, a estas alturas, va a ser difícil descabalgarme. Es lo que hay, y no son ya horas de embestir molinos, así que paciencia.

Mi posición de malvado oficial, empero, tiene un costado atractivo, y es que, como saben, feligreses, siempre abominé de los buenos, a menudo tan próximos a la memez más absoluta. ¿Qué sería del mundo, amigos, sin nosotros los malos? ¿A quién se achacarían felonías y calamidades? ¿En quien podrían cagarse los correctos ante lo inoportuno? Tan grande, ay, es nuestro servicio.

Es por ello que, dado el carácter básicamente familiar de mi maldad, siento una simpatía rayana en la incondición hacia J.R. Ewing, el legendario cabronazo que el gran Larry Hagman bordó durante lustros en el serial televisivo Dallas, poniendo justo contrapunto a su gilipollesco hermano Bobby, un liofilizado Patrick Duffy del que ya casi nadie se acuerda. J.R. y yo compartimos -ojo al dato- iniciales, él por John Ross y yo por un patronímico que, cauto, no me place revelar. Mi destino, como ven, estaba escrito desde mi bautismo.

En los últimos días, con todo, he notado que, imperdonable, me falta un detalle para redondear públicamente mi vileza: hacerme controlador áereo. Tiempo al tiempo.

*Banda sonora, aquí.

Aux armes et cætera

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Serge Gainsbourg, Melody Nelson Entertainment.

Beauty by Mercadona

Posted by : Le poinçonneur | 16 dic. 2010 | Published in


Como habrán ido deduciendo de su sección fotográfica -esta semana imposible por razones logísticas-, mi Paquito tiene de campechano lo que Preysler de poligonera: menos que nada. Así ha sido desde la niñez, y así, a base de tolerarlo, hemos acabado amándolo en el círculo familiar.

La barbilla de mi Paquito siempre apunta al cielo -façon Letizia-, y es de los que antes saldría desnudo de casa que vestido de mercadillo. No será ya cosa de pedirle cambios a los taytantos, así que advertidos quedan de con quién se juegan los cuartos.

Mi Paquito, sin embargo, no cultiva, pese a todo, el autismo, por lo que es consciente de que, debajo de las alturas, queda una casta de humildes que también somos criaturas del Señor. En pro de nuestras fachadas acaba de fundar Beauty by Mercadona, un grupo de Facebook en el que, a partir de ahora, dará consejos estéticos basados en productos Deliplus, la marca blanca del coloso valenciano.

Si quieren ir divin@s por un precio módico, únanse aquí.

Diplomacias

Posted by : Le poinçonneur | 15 dic. 2010 | Published in


Acabo de añadir al Féisbuc a un tipo la mar de interesante que -cosas de la vida- es de condición homosexual. Preguntándome gintonic en mano cómo debería comportarme en el improbable caso de que lleguemos a conocernos personalmente -nos separan más de medio millar de kilómetros-, me interrogaba sobre si, llegado el momento, debería ofrecerle mi mano derecha o, por el contrario, serían más de agradecer dos besos en la mejilla.

Entre trago y trago de Beefeater, confesaré que yo envidio profundamente -quizá caigo en el tópico- a los gays por su franqueza, y, en suma, por su desenvoltura. Yo, que de hetero tengo sólo lo venéreo -y que dure: donde se ponga Shayk que se quite Clooney- aprecio y envidio la calidez en el trato que se profesan los de la acera de enfrente.

Yo, que, de todos mis amigos, sólo hay uno -straight- con el que me beso a cada encuentro delante de nuestras esposas, siento en ese contacto mucha más calidez que en los fríos chocaesoscinco que me dedica el resto.

Es por ello que les pregunto qué aprecian más de alguien de su mismo sexo, si el apretón protocolario o el par de ósculos -teniendo en cuenta, claro, que, como dijo Delibes en Cinco horas con Mario, los españoles no besamos a nuestro próximo, sino al aire que le rodea-.

Absténgase el interesado -ya amigo cibernético- por razones de exigible imparcialidad.

Gracias.

Titular vs Aspirante

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


La guerra en deuvedé

Posted by : Le poinçonneur | 14 dic. 2010 | Published in


Llevo unas cuantas noches enfrascado en el visionado de España en guerra, una colección de 15 DVD con la que me hice el otro día en el Media Markt. La producción, de TVE, data de 1986, y, en base a la dirección de diferentes historiadores de prestigio, intenta desgranar en 31 episodios y de la forma más ecuánime posible la cronología de los acontecimientos que conformaron la mayor vergüenza de nuestra última centuria.

Sobre la Guerra se ha dicho y escrito tanto que mi opinión, por insignificante, tiene poco que aportar. Que fue inevitable -tal es el cainismo de nuestro folklore- es probable; que fueron unos -y no otros- quienes se saltaron la legalidad constitucional está también más que contrastado, por más que algunos quieran echar la culpa del golpe de Estado a los golpeados, que ya tiene guasa.

Ando por el cuarto o quinto capítulo -los albores del ignominioso Alzamiento-, y ya he repasado los últimos años del reinado del lamentable Alfonso XIII, la dictadura de Primo de Rivera y el escueto quinquenio de la II República. Retraso a más adelante mi opinión sobre el conjunto de la monografía, ya que ahora sería prematuro pronunciarme; lo visto hasta el momento, sin embargo, es de calidad.

Querría finalizar este artículo, cómo no, dándole a la derecha -ya saben, una de mis aficiones favoritas-. Y es que sus voceros suelen, como es notorio, presentar a la República como una feria de corruptos, incompetentes y traidores que acabó, por sí sola, desencadenando una contienda que tendría mucho de salvapatrias. Toma ya.

Obviando la memez de que siempre es el culpable quien dispara primero, querría recordar a esos voceros que ese régimen supuestamente infecto fue, durante dos años y medio, dirigido por la CEDA, agrupación de partidos conservadores creada para neutralizar a las fuerzas de izquierda. Que los militares, con Lerroux, parecían encantados -qué decir de los patronos-, y que ninguno de ellos movió un dedo por devolver al país la Monarquía -lo que demuestra que, en el fondo, la forma de Estado da igual cuando de lo que se trata es de mandar-. La cosa cambió a principios de 1936 con la victoria electoral del Frente Popular, con las consecuencias tan lamentablemente conocidas.

Y resumiendo, remato: la República les vino bien mientras estuvieron en la poltrona, tornándose vergonzante para los restos cuando giró la tortilla. Téngase, para siempre, en cuenta.

Gerundio picantón

Posted by : Le poinçonneur | 13 dic. 2010 | Published in


VÍDEO: TELEMADRID.
FUENTE: VERTELE.

Candice

Posted by : Le poinçonneur | 11 dic. 2010 | Published in

Tacaños

Posted by : Le poinçonneur | 10 dic. 2010 | Published in



Al contrario que a muchos trapisondistas, y quizá por etnicismo -soy, ya saben, catalán-, a mí siempre me han caído bien los tacaños. Los tacaños, por definición, son puro camp -acuérdense del Mr Scrooge dickensiano-, y todo el mundo sabe que de lo divertido a lo entrañable media un paso fino cual ala de mosca. Me viene, a propósito, a la memoria la técnica de baño de uno de mis tíos: para no gastar agua, se introducía en la bañera -vacía-, con un cubo al lado -lleno de líquido elemento, incluso templado en caso de extrema necesidad- y se iba remojando y aclarando con un cacillo de los de calentar la leche. Eso mismo era -y sigue siendo- él, efectivamente: la leche.

Mi simpatía hacia los cofrades de la Virgen del Puño se incrementa hasta el infinito cuando, pese a su naturaleza, derrochan en uno sus muy abundantes dineros -tanto ahorro ha de llevar a algún sitio-. Que un cicatero invierta en ti no puede sino significar que te tiene en altísima estima, o, al menos, en la suficiente para contravenir sus valores más implementados. Imagínense pues la ilusión que me ha hecho recibir por parte de mi amigo mariquita -más agarrado que un chotis- una deliciosa botella de licor café, de tienda postinera y envuelta más que delicadamente. Mandada, además, como paquete postal -con lo que eso cuesta-, y acompañada de la foto autógrafa arriba adjunta -que quiérase o no, también vale sus buenos céntimos-.

Y es que mi Carlitos, adorable, es como las piñas del Trópico: rugoso y áspero por fuera, pero dulce cual miel de flores en su interior.

En mi casa se te quiere, chaval.

Mil gracias.

Usted

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Mónica Naranjo, Sony-BMG.

Beaten Bernie

Posted by : Le poinçonneur | 9 dic. 2010 | Published in



Muchos de Vdes. conocerán al británico Bernie Ecclestone -tito Bernie en la Jerez de Pacheco-, el patrón absoluto del Mundial de Fórmula 1. Trátase de un tipo bajito, feo y de peinado ridículo, con todo el aspecto de ser el hijo que Woody Allen y Gloria Fuertes hubieran podido tener. De cómo llegó este hombrecillo a hacerse con los destinos de un circo tan sumamente rentable -es, hoy, una de las primeras fortunas del Reino Unido- hablarán los historiadores. Mi respeto, desde aquí a su olfato para los negocios, a veces financiados por sufridos contribuyentes de ciertos erarios públicos.

Como sabrán, Ecclestone, de 80 años, fue asaltado hace unos días en la puerta de su residencia londinense mientras se hallaba en compañía de su novia treintañera. Entre golpes, el magnate acabó por soltar las fruslerías que llevaba encima -valoradas en 280.000 euros-. Afortunadamente, las heridas no resultaron gravísimas, y a día de hoy se recupera de sus múltiples moratones y magulladuras. Hasta aquí un atraco de alto standing como tantos otros.

La novedad reside en que tito Bernie, más listo que el hambre, y haciendo de la necesidad virtud, ha aprovechado la avinentesa para hacer caja, mostrando su rostro cual Cristo en pasión en un anuncio de la marca del reloj que le birlaron en el percance. Esto es lo que la gente hace por conseguir un Hublot, reza el eslogan.

Como ven, no somos sólo los catalanes quienes sacamos pan de las piedras.

Intereconomía dixit

Posted by : Le poinçonneur | | Published in



Podría hablar largo y tendido sobre el garbancero estilo de este anuncio televisivo. Podría, también, detenerme a analizar lo apriorista de sus argumentos, o exclamarme por la frivolidad con que se trata el tema del aborto. Podría, sí, pero, de todo, déjenme quedarme con esa aseveración según la que, quienes estamos a favor de la eutanasia y la extensión del derecho a una muerte digna, en el fondo lo que pretendemos es genocidar abuelillos para ahorrarnos unos euros en el sistema sanitario.

Quien han promovido este spot deben ser, imagino, españoles. Yo -según reza mi DNI- también lo soy. No me pida nadie, empero, que piense en lo que me une a esta gente. Me centraré de por vida en lo que, afortunadamente, me separa.

Estuve en Nueva York y me acordé de ti

Posted by : Le poinçonneur | 8 dic. 2010 | Published in

Esos locos bajitos*

Posted by : Le poinçonneur | 7 dic. 2010 | Published in



A Miguel Gila.

A menudo los hijos se nos parecen,
así nos dan la primera satisfacción.
Ésos que se menean con nuestros gestos,
echando mano a cuanto hay a su alrededor.

Esos locos bajitos que se incorporan
con los ojos abiertos de par en par,
sin respeto al horario ni a las costumbres
y a los que, por su bien, hay que domesticar.

Niño,
deja ya de joder con la pelota.
Niño,
que eso no se dice,
que eso no se hace,
que eso no se toca.

Cargan con nuestros dioses y nuestro idioma,
con nuestros rencores y nuestro porvenir.
Por eso nos parece que son de goma
y que les bastan nuestros cuentos
para dormir.

Nos empeñamos en dirigir sus vidas
sin saber el oficio y sin vocación.
Les vamos trasmitiendo nuestras frustraciones
con la leche templada
y en cada canción.

Nada ni nadie puede impedir que sufran,
que las agujas avancen en el reloj,
que decidan por ellos, que se equivoquen,
que crezcan y que un día
nos digan adiós.

Joan Manuel Serrat, En tránsito. Sony-BMG, 1981.

*No tengo hijos ni preveo tenerlos. Y no por egoísmo -como muchos me afean, ignorantes-, sino por lo contrario: para mí, un niño -cualquier niño- es un tesoro tan importante que si no se está en condiciones de darle el cien por cien, es mejor abstenerse. Ni mis circunstancias ni mi talante están hechos, hoy, para educar, y mañana será ya tarde. En memoria de la paternidad que no vendrá les dejo esta conocida, bellísima y muy conmovedora letra. Feliz fin de puente.

VIÑETA: QUINO/LUMEN.

Ahora lo entiendo todo

Posted by : Le poinçonneur | 5 dic. 2010 | Published in

controlador, ra.

1. m. y f. Persona que controla.

~ aéreo, a.

1. m. y f. Técnico especializado que tiene a su cargo la orientación, regulación, vigilancia, etc., del despegue y aterrizaje de aviones en un aeropuerto.


controlar.

(Del fr. contrôler).

1. tr. Ejercer el control.

2. prnl. moderarse. Cuando bebe no sabe controlarse.


control.

(Del fr. contrôle).

1. m. Comprobación, inspección, fiscalización, intervención.

2. m. Dominio, mando, preponderancia.

3. m. Oficina, despacho, dependencia, etc., donde se controla.

4. m. puesto de control.


mando.

(De mandar).

1. m. Autoridad y poder que tiene el superior sobre sus súbditos.

2. m. Persona o colectivo que tiene tal autoridad.

3. m. mandato (contrato de representación).

Aterriza como puedas

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Brigitte

Posted by : Le poinçonneur | 4 dic. 2010 | Published in

Es mejor vivir así

Posted by : Le poinçonneur | 3 dic. 2010 | Published in


Martirio y Compay Segundo, DRO.

Oldelobars

Posted by : Le poinçonneur | 2 dic. 2010 | Published in


Y digo yo que, en estas situaciones, sólo hay algo mejor que una rubia: dos. Ya saben: clic y a disfrutar.

Guomamaisar

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Tengo una tarde un poco bluff, así que voy a conjurarla animándome con uno de mis vídeos favoritos. Si gustan, cliquen en el disquito y acompáñenme.

Humos

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


A menudo, en charlas entre amigos, comparo los derechos de la mujer con los de los no fumadores. Y no sin razón: años atrás, ambos colectivos sufríamos la discriminación más contumaz. Tanto, y tan abducidos estábamos, que ni éramos conscientes de que podía crearse un mundo que nos tuviese en cuenta.

Hoy, sin embargo, el sentido común admite -también el nuestro- que no tenemos por qué someternos: ni ellas han de soportar la violencia de un sistema que las anule, ni los que apreciamos nuestros pulmones queremos entregar la salud a voluntad de otros-. Nos hemos envalentonado, sí. Unos y otras. Ya estaba bien.

Hace años yo -que era un imbécil- encontraba normal asfixiarme en el humo de una discoteca. O de una boda. O desayunando en un bar en una pausa del trabajo. Hoy no estoy dispuesto a ello. Y no miro solamente por mí: lo hago también por los enfermos crónicos, por los niños, por los trabajadores y trabajadoras -algunas, embarazadas- que se ven obligados a sufrir la desidia ajena. Y qué coño: por todo el que, simplemente, pretende disfrutar del sabor de un solomillo sin que se lo joda el de al lado con su chimenea portátil.

Se trata de algo tan sencillo como que el humo del tabaco no sólo molesta, sino que también perjudica. Que mata, incluso, a quienes no lo han elegido.

Que si Vd. quiere suicidarse lentamente, hágalo. Pero a mí déjeme en paz.

Por eso, noticias como ésta me revuelven tanto el estómago.

Vergüenza nacional*

Posted by : Le poinçonneur | 1 dic. 2010 | Published in


*La historia completa, aquí.

Tattoo

Posted by : Le poinçonneur | | Published in