Pan y chocolate

Posted by : Le poinçonneur | 15 jun. 2012 | Published in



Como además de cansino soy persistente, mis feligreses ya saben de que uno de mis grandes ays deriva de la ausencia absoluta de carisma, ese tesoro inasible que yo envidio a los afortunados en mis noches de insomnio. Es por ello que, desde siempre, he seguido con entusiasmo a los Flores, una familia irrepetible que sacaría arte hasta de la micción matutina.

Lola, sideral, El Pescaílla, profeta, Antonio, guía. No olvidemos a Rosario -leona- ni a Lolita -reivindicada-. Incluyamos también, a Carmen, la única a quien he visto personalmente cuando vino a cantar a las fiestas de mi barrio badalonense, hará ya como un cuarto de siglo, al volante de su BMW plateado y con su madre casi nonagenaria en el asiento trasero.

El momento cumbre de mi florismo aconteció, sin embargo, poco después, por mor del homenaje que en Miami -la Benidorm de ultramar- alguna cadena latinoamericana con visión de negocio dio a La Faraona. Desfilaron por allí Rocío Jurado, Julio Iglesias, Celia Cruz o un juncal Chayanne, a razón de dueto por barba con la de Jerez. Tienen, la mayoría, disponibles a golpe de Youtube y con los comentarios del sempiterno José Luis Uribarri.

La apoteosis vino con el fin de fiesta, por vía de una abracadabrante actuación del clan al completo, reunido a los acordes de Pan y chocolate. Los fallos de playback -la guitarra del Pescaílla suena sin sonar, Rosario entra cuando se escucha a Lolita y nadie se acordó de darle un micro a Carmen- y el tronado vestuario no empañan la huracanada performance de una estirpe de genios.

Have fun.

(0) Comments