Fermé par des vacances

Posted by : Le poinçonneur | 29 jun. 2012 | Published in


Como cada verano -y van ya cuatro-, este libelo baja la persiana con el final de junio. El descanso nos irá bien a todos: a Vdes., por perderme de vista, y a mí, por oxigenar una inventiva siempre renqueante cual economía nacional. Se cierra una temporada curiosa, que algún generoso calificaría como de asentamiento. El ritmo de publicación bajó -atrás queda la fecundidad del novato-, eliminándose de paso las rigideces del pasado -cada día concreto con su sección concreta-. He intentado distraerles, como siempre, con denuedo, contando, de paso, con la inestimable colaboración mensual de mi Maribel, espero que ya amiga para los restos.

Curiosa ha sido la evolución de las visitas: tras el parón del año pasado -recuerden que cerré con intención de no volver-, los contadores cayeron hasta lo ridículo -de cinco a seis lectores diarios-. Llegué incluso a plantearme la eutanasia panfletera cuando, sin venir a cuento, las cifras se dispararon hasta las varias decenas, con picos de setenta y ochenta. Raro, rarísimo: que hablen los entendidos.

He perdido, probablemente, frescura, y ya no siento el impulso anterior de teclear hasta el infinito. También se da, quizá, una sensación de déja-vu y de que he dicho todo lo que debía, mas, sin embargo, continúo con el gusto de asomarme por aquí. Los comentarios, como ven, casi se han extinguido. La página de Facebook de este pasquín tiene, a buen seguro, algo que ver -es más fácil gustar que teclear, cosa que no les afeo en absoluto-.

Finalizando quiero, como siempre, agradecer su confianza, afecto y compañía a quienes por aquí han pasado estos meses -más, como es natural, a los incondicionales-. A todos, parroquianos y puntuales, mis mejores deseos para la estación cálida.

Nos vemos en septiembre.

Palabra de Teresa

Posted by : Le poinçonneur | 28 jun. 2012 | Published in



Es posible que muchos de mis lectores de allende el Ebro no conozcan a Teresa Forcades, monja benedictina, doctora en Medicina -lamento el ripio- y una de las personalidades más respetadas de Catalunya en estos momentos.

Forcades no se muerde la lengua a la hora de pronunciarse sobre lo que considera de justicia -ya levantó ampollas con su lucha contra la vacunación masiva de la gripe A, hace un par de años-, e, invitada por Jaume Barberà al programa de TV3 Singulars, se ha despachado a gusto en relación a la podredumbre del sistema capitalista que nos gobierna, controla y dictamina.

Cliquen en el vídeo adjunto -el catalán no es tan difícil, háganme caso- y escuchen sus revolucionarias propuestas. Valen la pena.

Cool cars (10): Wienermobile

Posted by : Le poinçonneur | 26 jun. 2012 | Published in

Aux armes et cætera*

Posted by : Le poinçonneur | 24 jun. 2012 | Published in


Allons enfants de la patrie,
le jour de gloire est arrivé.
Contre nous de la tyrannie,
l'étendard sanglant est levé.

Aux armes et cætera.

Entendez-vous dans les campagnes
mugir ces féroces soldats?
Ils viennent jusque dans nos bras,
egorger nos fils, nos compagnes.

Aux armes et cætera.

Amour sacré de la patrie,
conduis, soutiens nos bras vengeurs.
Liberté, liberté chérie,
combats avec tes défenseurs.

Aux armes et cætera.

Nous entrerons dans la carrière
quand nos aînés n'y seront plus.
Nous y trouverons leur poussière
et la trace de leurs vertus.

Aux armes et cætera.


Serge Gainsbourg, Mercury. Adaptación del original de Claude-Joseph Rouget de Lisle.

*Como, amén de afrancesado, soy un excesivo -nada que les pille de nuevo-, me encanta La Marsellaise, una composición que pareciera salida de un filme gore de serie B. Como, también, me pirra el Gainsbarre, qué menos que desearles feliz semana a través de su descacharrante y más que corrosiva versión reggae del himno de los jacobinos.

Disfrútenla.

Amor sexus

Posted by : Le poinçonneur | 22 jun. 2012 | Published in


Vía el Face de Erika Lust, me doy con este estupendo tumblr de temática erótica. Contenido explícito y para mayores de edad, as usual.

Pásenme, ufanos, un fecundo y cochinillo fin de semana.

Yashir*

Posted by : Le poinçonneur | 18 jun. 2012 | Published in



Yashir detiene su carro frente a la verja del parque de Glòries, levanta la vista al cielo y escruta las nubes negras que han empezado a cubrirlo, intentando calcular cuánto rato tardará en empezar a llover.

En los días de mercadillo, la lluvia no es buena para el negocio.

Las pesadas puertas que dan acceso al recinto están aún cerradas, así que Yashir lanza su mercancía, envuelta en un hatillo, por encima de la verja, y abandona el pesado carro a su suerte. Después, liberado ya de su carga, camina ligero hasta un lateral de la verja, donde el hueco entre los barrotes es algo mayor, y se desliza entre ellos con la pericia que le ha dado la experiencia.

A pesar de lo temprano de la hora, el parque empieza a estar concurrido y, aquí y allá, pueden verse los primeros tenderetes, que los más madrugadores han dispuesto ya en el suelo, con su mejor cuidado.

Yashir recoge los objetos que, tras el aterrizaje, han escapado del hatillo, desperdigándose por el suelo.

Previsor ante las eventualidades, elige un pequeño claro, junto al cobijo de un árbol, para montar su parada. Sobre la vieja colcha, que utiliza para envolver su mercancía, dispone un surtido de destartalados relojes, una colección de maltrechas figuritas, dos bandejas de latón y la joya de su muestrario: una estilográfica de un dudoso dorado, salpicado en tinta.

En el mercadillo de los desheredados todo vale.

Porque nunca se sabe cuándo puede cambiar la suerte, se dice Yashir mientras ordena los relojes por tamaños, tal vez hoy aparezca por fin el codiciado coleccionista que sabrá apreciar el verdadero valor de alguno de sus artículos; valor, que ni el propio Yashir, se admite, es capaz de reconocer. Pero mientras espera ese momento, sabe que tendrá que conformarse con la habitual procesión de jubilados, amantes de los objetos inútiles y de amas de casa, a la caza de la ganga imposible.

Yashir se sienta sobre una piedra a esperar la llegada del primer cliente. La peste a orín es hoy más fuerte que en otras ocasiones y la brisa de la mañana sólo contribuye a propagarla. El surtido de condones usados, disperso por doquier, evidencia la actividad que se lleva a cabo en el parque, donde proliferan las prostitutas de pechos tristes y porvenir incierto, al caer el sol.

Hace tiempo que el parque fue olvidado por las brigadas de limpiezas, que amparadas por las autoridades, pasan cada mañana de largo, en dirección al centro comercial. Porque lo que no existe no necesita ser limpiado.

Yashir echa un vistazo a las paradas que comienzan a proliferar a su alrededor. Los puestos de los orientales, reyes de los DVD piratas y de los cinturones de poliéster, y las paradas de los magrebís, donde priman los móviles de segunda mano y los pequeños electrodomésticos, de tercer o cuarto uso.

La competencia va a ser dura hoy.

Yashir sabe que le resultará difícil deshacerte de su lote, máxime cuando en cualquier momento puede empezar a llover, y que posiblemente tendrá que conformarse con hacer algún trueque que no le sea del todo desfavorable. Acaso la estilográfica…

Un hombre se ha detenido frente a su tenderete. Es alto y viste gabardina. Lleva un paraguas en la mano.

-¿Qué pides por eso, chico?- le interroga sin mediar saludo.

-¿Cómo señor?- responde Yashir abandonando su asiento.

El hombre le lanza una mirada impaciente y señala con la punta de su paraguas en dirección a las figuritas.

-¿Por qué va a ser, chico? …por la estatuilla de la lavandera- añade imitando el gesto de lavar ropa a mano- esa que tiene el canto desconchado.

-Ah si lalavandera, pero es un golpe pequeño y se arregla fácil. Diez euros- se aventura Yashir- mire, mire como es suave, es de porcelanía….

-Porcelana querrás decir- le corta con sorna- eso tiene de porcelana lo que yo de cura… anda vamos, que no te daba diez euros ni por toda la colección.

-¿Usted es coleccionista? - se anima Yashir- entonces usted conoce lo que es bueno. Las figuras son sólo para gente con poco dinero. Mire esto que tengo aquí, seguro que le interesa...

En un gesto rápido, Yashir se agacha y coge la estilográfica. Al incorporarse comprueba que el hombre se ha colgado unos lentes en la punta de la nariz.

-Son para examinar con más detalle…- se excusa en un gesto altivo- a ver qué tienes aquí…

El hombre toma la estilográfica y la examina largamente. Yashir contiene la respiración.

Empieza a llover.

-Chico… - responde al fin- no sé por quién me has tomado. No soy ningún coleccionista, pero tampoco necesitaría serlo para saber que esta pluma no vale ni el material con el que está fabricada… además, pierde tinta. En las papelerías las venden nuevas por cinco euros - añade mientras que se la devuelve.

-Usted está equivocado- se desespera Yashir- mírela otra vez- le dice agitando la estilográfica- es de mucho valor….

La lluvia es ahora torrencial.

- Sí claro, de muchísimo valor… -le grita el hombre mientras abre el paraguas- lo siento, chico, hoy no es tu día de suerte.

Y de una carrera, sale del parque, cruza la calle, camuflado bajo su paraguas y desaparece engullido por la boca del metro.

Yashir vuelve la vista a su alrededor. Los vendedores ambulantes han recogido ya sus bártulos y huyen en desbandada.

El cielo se viene abajo.

Con una incomprensible calma, Yashir empieza a recoger sus cosas. Primero guarda los relojes y las bandejas, después las figuritas, una a una y con mucho cuidado, finalmente toma la estilográfica.

La lluvia ha lavado las manchas de tinta que la cubrían, dejando al descubierto su dorado original.

Un dorado de incalculable valor.

TEXTO: MARIBEL RUIZ.
FOTO: CRISTINA COSTALES.

*Con Yashir finaliza -espero que sólo por esta temporada- la colaboración de Maribel Ruiz con este libelo, que, como saben, es el suyo y el de todos Vdes. Ha sido para mí una alegría contar con su concurso, mas sus méritos literarios -que son notables- palidecen al lado de sus virtudes personales. Y es que mi Ruiz, amigos, es dama cálida y de sonrisa franca. Chispeante en el chat y mordiente en el cara a cara. Cariñosa y confiable, vivida y embaucadora. Cuñada postiza, en suma, para lo que me quede de vida.

Pan y chocolate

Posted by : Le poinçonneur | 15 jun. 2012 | Published in



Como además de cansino soy persistente, mis feligreses ya saben de que uno de mis grandes ays deriva de la ausencia absoluta de carisma, ese tesoro inasible que yo envidio a los afortunados en mis noches de insomnio. Es por ello que, desde siempre, he seguido con entusiasmo a los Flores, una familia irrepetible que sacaría arte hasta de la micción matutina.

Lola, sideral, El Pescaílla, profeta, Antonio, guía. No olvidemos a Rosario -leona- ni a Lolita -reivindicada-. Incluyamos también, a Carmen, la única a quien he visto personalmente cuando vino a cantar a las fiestas de mi barrio badalonense, hará ya como un cuarto de siglo, al volante de su BMW plateado y con su madre casi nonagenaria en el asiento trasero.

El momento cumbre de mi florismo aconteció, sin embargo, poco después, por mor del homenaje que en Miami -la Benidorm de ultramar- alguna cadena latinoamericana con visión de negocio dio a La Faraona. Desfilaron por allí Rocío Jurado, Julio Iglesias, Celia Cruz o un juncal Chayanne, a razón de dueto por barba con la de Jerez. Tienen, la mayoría, disponibles a golpe de Youtube y con los comentarios del sempiterno José Luis Uribarri.

La apoteosis vino con el fin de fiesta, por vía de una abracadabrante actuación del clan al completo, reunido a los acordes de Pan y chocolate. Los fallos de playback -la guitarra del Pescaílla suena sin sonar, Rosario entra cuando se escucha a Lolita y nadie se acordó de darle un micro a Carmen- y el tronado vestuario no empañan la huracanada performance de una estirpe de genios.

Have fun.

Rebajas cachondas*

Posted by : Le poinçonneur | 14 jun. 2012 | Published in


*Más información, aquí.

FOTO: HARVEY NICHOLS.

XXIIth Century Woman

Posted by : Le poinçonneur | 13 jun. 2012 | Published in



Ha tenido a bien la Providencia que mi adorada Laia López Manrique sea bastante más atinada escribiendo que recomendando restaurantes: qué menos, pues, que reseñar en este misérrimo libelo la entrevista que Iván Humanes le ha entresacado a propósito de Deriva, su recién estrenado poemario.

De aquellos polvos, estos lodos

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Si clican aquí, podrán conocer el caso del mataronense Francesc Romero, desgranado hoy en El Periódico por Àngels Gallardo. Unas circunstancias que deberían provocar que a unos cuantos se les cayera la cara de vergüenza, pero para ello serían necesarias dos condiciones -tener cara y tener vergüenza-, y, a todas luces, incomplen una de ellas.

Aurea mediocritas

Posted by : Le poinçonneur | 12 jun. 2012 | Published in



No es la primera vez que alabo en estas páginas a Manuel Milián Mestre, antiguo lugarteniente de Fraga en Catalunya, un tipo tan colorista como iridiscente que merece el mayor de mis respetos por su exquisito intelecto y por decir verdades como puños cada vez que se asoma a un micrófono. Al hilo de la reseña que hoy publica Ferran Monegal en El Periódico, les dejo la minientrevista que Jordi Évole ha hecho a Milián en el último programa de Salvados.

Como verán, y distancias ideológicas aparte, la diferencia de talla entre MMM y la mayor parte de la clase política actual es no ya grande, sino simplemente sideral.

Adolescencia rediviva

Posted by : Le poinçonneur | 11 jun. 2012 | Published in


Mis amigos de Facebook ya lo saben, y comprenderán que comparta con mi público una nueva de esta magnitud: esta noche, amigos, a mis 37, he tenido una polución nocturna.

Salgo a comprar puros para invitar a todo mi vecindario. Tengan un feliz día.

*Banda sonora, aquí.

Donde hay pelo hay alegría

Posted by : Le poinçonneur | 6 jun. 2012 | Published in


Lectores sabrosones y mayores de edad: si están hartos de la dictadura de las ingles brasileñas -cuando no directamente calvas-, hagan clic en la captura y disfruten. Contenido explícito -advierto-.

Tarrés*

Posted by : Le poinçonneur | 5 jun. 2012 | Published in


Ese tal Tarrés,
que camina p'atrás,
escribe del revés
y nunca tiene prou.

Que usa el calcetín
derecho en el pie
izquierdo por verse
distinto de mí.

Cuando viene no estoy,
donde llego se fue.
Y si vuelve no sé
si se queda o se va.

Me daría igual si
no fuese porque
él no es nada sin mí
y yo no soy nadie sin él.

Ese tal Tarrés,
que no me cabe en la piel
y saca a mi animal
de parranda con él.

Le basta con que el Sol
reparta fuego y luz
y Dios nos dé salud
para poder beber.

Y al amanecer con
cuatro copas de más,
abomina de mí
y me niega donde va.

Me daría igual si
no sufragase yo
las deudas que Tarrés
en la noche olvidó.

Pero cuando él no está
se atraganta el licor,
los amigos se van
y no me quiere mi amor.

Si no está Tarrés
llueve en el corazón,
no baila mi mujer
y se calla la canción.

Sin el tal Tarrés,
que camina p'atrás,
que escribe del revés
y nunca tiene bastante.

Ese tal Tarrés,
que camina p'atrás,
escribe del revés
y nunca tiene prou.

Joan Manuel Serrat, Cansiones. Sony Music, 2000.

*Qué sería de la vida sin nuestro Tarrés particular. Un erial, ya me dirán.

Dedicado a Iseta, porque me da la gana.