Échate un cantecito

Posted by : Le poinçonneur | 31 may. 2012 | Published in


Hubo un tiempo, lustros ha, en que yo esquivaba mi vacuidad grafiteando pupitres con letras de Kiko Veneno. Una compañera, al preguntarme el por qué de mi obsesión, obtuvo de mí respuesta definitiva: es el mayor poeta castellano vivo. La incauta despreció mi comentario, y yo hice lo propio con su ignorancia.

Hoy, cierto manifiesto cumple veinte años. Dos décadas que han resbalado por la prestancia de lo incólume, que es, por definición, eterno.

Cliquen en la imagen y espotifeen para su solaz, que es también el mío.

Dos escrituras para elegir

Posted by : Le poinçonneur | 30 may. 2012 | Published in


Si quieren flipar -pero flipar de verdad- con lo que lleva dentro un triste boli Bic, cliquen en la imagen y pásmense con la obra del artista jiennense Juan Francisco Casas, que estos días expone en la madrileña galería Eduardo Pradilla.

Corran los afortunados capitalinos: la cosa dura hasta el día 2.

Manifiesto por un nuevo cine porno

Posted by : Le poinçonneur | 29 may. 2012 | Published in


Mi siempre adorada Erika Lust expone hoy en Blog Eros -el rincón sabroso de El País- su visión sobre el nuevo cine pornográfico femenino. Con un error, que desde aquí le afeo: no menta a sus fans masculinos, gentes que, como el que esto escribe, gustamos de imitar a Onán al calor de sus cuidadas películas en detrimento de otras propuestas machotas tan previsibles y caducas como meramente charcuteras.

Aquí la dejo, para que me la disfruten.

FOTO: WIKIPEDIA/FABRIZIA.

Me quedo con ella

Posted by : Le poinçonneur | 28 may. 2012 | Published in


Aunque la victoria fue para un discutible trasunto escandinavo de la niña de The Ring, no quiero dejar pasar la oportunidad de mandar un besote virtual a Pastora Soler, brillante cual zafiro en el escenario azerbaiyano. La suya, nuestra interpretación eurovisiva más arrasadora desde la ya legendaria y ochentera fiesta conclusa de Paloma San Basilio.

Por cierto, imperdonable lo de Engelbert Humperdinck. Europeos, bombardeémoslo a disculpas.

Hier encore*

Posted by : Le poinçonneur | 21 may. 2012 | Published in


Hier encore
j'avais vingt ans.
Je caressais le temps
et jouais de la vie
comme on joue de l'amour
et je vivais la nuit
sans compter sur mes jours
qui fuyaient dans le temps
.

J'ai fait tant de projets
qui sont restés en l'air,
j'ai fondé tant d'espoirs
qui se sont envolés
que je reste perdu
ne sachant où aller.
Les yeux cherchant le ciel,
mais le cœur mis en terre.

Hier encore
j'avais vingt ans.
Je gaspillais le temps
en croyant l'arrêter,
et pour le retenir,
même le devancer,
je n'ai fait que courir,
et me suis essoufflé.

Ignorant le passé,
conjuguant au futur,
je précédais de moi
toute conversation,
et donnais mon avis
que je voulais le bon
pour critiquer le monde
avec désinvolture.

Hier encore,
j'avais vingt ans,
mais j'ai perdu mon temps
a faire des folies
qui ne me laissent au fond
rien de vraiment précis
que quelques rides au front
et la peur de l'ennui.

Car mes amours sont mortes
avant que d'exister,
mes amis sont partis
et ne reviendront pas.

Par ma faute j'ai fait
le vide autour de moi
et j'ai gâché ma vie
et mes jeunes années.

Du meilleur et du pire,
en jetant le meilleur,
j'ai figé mes sourires
et j'ai glacé mes pleurs.
Où sont-ils à présent,
à présent mes vingt ans?

Charles Aznavour, EMI.

*Siguiendo con la melancolía a que hacía referencia en el post anterior, tengo la sensación -mil veces expresada en este libelo- de que no administro bien mis tiempos. Me quedaron, en la primera juventud, mil cosas por hacer -irrecuperables-, y en la segunda, aún presente, tiendo a que las ramas no me dejen ver el bosque, síntoma evidente de meapilismo, cortedad de miras y gilipollez supina.

Como Vdes. saben, ordeno mi existencia en base a los dictados de unos cuantos mensajeros entre los que el viejo Aznavour ocupa lugar de podio.
Hier encore, aun mayestática, desgrana en sus tremendas estrofas todo aquello que me acecha, y que, a las puertas de la mediana edad, aún creo estar a tiempo de evitar.

Historias de la frivolidad

Posted by : Le poinçonneur | 18 may. 2012 | Published in



Comentaba hace unas horas con una amiga de Facebook mi estima por Boris Izaguirre, un tipo áurico a quien tengo por el mayor y más recomendable intelectual del panorama patrio. Boris -lo vi en cueros en el plató de Crónicas marcianas y puedo decir que, como casi todo hombre, está mucho mejor vestido- me gusta, sobre todo, por hacer bandera de sí mismo, de sus carencias y de sus complejos. Por operarse repetidamente si ésa es su voluntad. Por reírse de un entorno en el que mata por permanecer y por demostrar que el amaneramiento caraqueño es -aprendamos los heteros- lo más cool en cualquier photocall que se precie.

Como Boris, reivindico perennemente la frivolidad, ese ámbito del conocimiento sin el que ni él ni yo sabríamos vivir y que distingue al culto genuino del sucinto inteligente. Fíense de nosotros los frívolos: les hablamos de cualquier cosa, somos la sal de los eventos y nos dejamos el alma por divertir a nuestros próximos. Casi nunca tenemos razón, pero pontificamos como si nos fuera la vida en ello, disertando a base de unas boutades que mañana cambiaremos por otras sin el menor disimulo.

Y todo esto a pesar de que los frívolos llevamos dentro a un enorme melancólico, pero esto es algo que Vdes. ya saben, y que no empaña -antes, al contrario- nuestros colosales méritos, tal es nuestra grandeza.

Vayan estas líneas, por cierto, en homenaje a mi difunta madre, una frívola encantadora a quien me hubiera encantado conocer y que, sin duda, guía mi cantamañanez desde el otro barrio, tercera nube según se entra.

¿Les hace un gintoniquito?

VÍDEO: BANC DE SABADELL.

Dos minutos

Posted by : Le poinçonneur | 15 may. 2012 | Published in


Dos minutos. Faltan dos minutos y veinte segundos para un nuevo estreno. El reloj digital suspendido sobre su cabeza parpadea un instante, deteniendo el tiempo para actualizar la información: dos minutos y quince segundos.

El tenor carraspea con delicadeza, tapándose la boca con la palma de la mano. Queda muy poco tiempo y tiene que prepararse. Cierra los ojos en busca de la concentración necesaria, mientras entona un largo Do para calentar las cuerdas.

Tantos años en esto y aún no lo ha logrado. Tantos estrenos y aún muchas más representaciones y todavía no ha conseguido aprender a controlar sus nervios. Esa culebra que se agita dentro de su estómago cada vez que ve cómo el reloj le anuncia que se aproxima el momento. Sabe que nunca podrá acostumbrarse. Sólo el alcohol le ayuda a templarlos un poco. El tenor saca una petaca del bolsillo derecho de su americana y, con veterano disimulo, le da un trago rápido. Todo está ahora bajo control.

Esta vez habrá mucha gente. El tenor lo sabe. En Navidad siempre hay mucha más gente. Además, la sesión nocturna es siempre la más concurrida. La preferida por el público.

Con los ojos cerrados, al tenor le resulta más sencillo adivinar el murmullo de la gente, que al principio siempre es tímido y que después -gracias a la concentración que le da la oscuridad- va cobrando cada vez más fuerza con la proximidad. Ahora ya casi puede ver sus caras, sólo unos segundos más para empezar.

El tren entra por fin en la estación, frena en seco, abre sus puertas y, entre bufidos hidráulicos, escupe a los viajeros. El tenor inicia su canción con entusiasmo. Ahora o nunca. Ha llegado el momento. Las primeras notas del Nessum dorma escapan ya con fuerza de su garganta, inundando veloces hasta el último rincón de la estación.

Algunos viajeros se detienen frente al tenor y lo observan con curiosidad, atrapados por la melodía de Puccini, pero el encantamiento dura apenas unos instantes, y uno tras otro, retoman rápidamente su camino, tras arrojar alguna moneda a los pies del tenor.

Pero él no puede verlos, porque la pasión del príncipe Calaf se ha apoderado de él nuevamente, como cada vez que lo interpreta, ahora y antes y -con los ojos siempre cerrados- puede volver a verse sobre el escenario, metido en su piel, persiguiendo a la bella Turandot, como en una de aquellas lejanas noches de estreno, cuando el público y su voz, eran de verdad.

El andén queda suspendido en un imposible silencio. Los últimos viajeros se alejan por el pasillo que conduce al trasbordo. El tenor abandona al fin su trance y abre los ojos. Mira al suelo. Cerca de cinco euros en monedas pequeñas, calcula. Aunque en realidad eso no importa demasiado.

No le queda mucho tiempo, así que recoge rápidamente el dinero y lo guarda en un bolsillo. Tiene que prepararse. Un rápido trago a la petaca y cierra los ojos, en busca de la concentración necesaria.
Aunque ya no puede verlo, el tenor sabe, que el reloj digital suspendido sobre su cabeza, le anuncia que faltan apenas dos minutos para un nuevo estreno.

TEXTO: MARIBEL RUIZ.
FOTO: CRISTINA COSTALES.

Cirugía (versión extendida)*

Posted by : Le poinçonneur | 14 may. 2012 | Published in



*Con todos Vdes., la descacharrante campaña argentina del nuevo Fiat Palio. Huelga decir que a mí, personalmente, me encanta.

España cañí

Posted by : Le poinçonneur | 11 may. 2012 | Published in


Después de compartirlo con mis amigos de Facebook, no puedo dejar de enlazarles el atinado texto con que Albert Sáez, en El Periódico de ayer, ilustró para torpes como yo en qué consisten esos activos tóxicos bancarios de los que tanto nos hablan. Lean y dénse cuenta: el gran agujero de la economía española no deriva de las hipotecas de particulares impagadas -ésas que Vdes. y yo cubrimos mes a mes sacando de donde a veces no hay-, sino del delirio piramidal en que se -y nos- metieron esos banqueros que ahora Rajoy -como antes Zapatero- corre a socorrer con nuestros dineros.

Si dijera lo que pienso me ponían en busca y captura, así que aquí lo dejo y que cada cuál saque sus propias conclusiones.

Desmejorado (Anniversary Edition)*

Posted by : Le poinçonneur | 5 may. 2012 | Published in

 
Hay gente para todo,
hay cosas que se cuentan
y parecen ciertas.
Es cuestión de hormonas,
dicen que se van
pero se quedan.

Yo sigo igual,
sigo tal cual,
quizás desmejorado
y el arrabal amargo en el paladar.
Nunca pasar una semana
con la misma neura
hicieron de mí
una copla perversa.

Estábais ausentes
cuando dormía.
¿Me habré perdido algo? Quizás.
Las monedas de plata desprendidas,
el beso al carcelero de mi corazón.

Yo sigo igual,
sigo tal cual,
quizás desmejorado,
que nunca quede el papel deshabitado.
Otro ritmo, otro compás,
rimas de mar.
El gran teatro del mundo
debe continuar.

Si no nos entra la locura
mientras se esfuma la espera
habrá que dar la guerra por perdida
y volver a los placeres prohibidos
o privados para los necesitados.

Yo sigo igual
sigo tal cual,
quizás desmejorado
y el arrabal amargo en el paladar.
Otro ritmo, otro compás
rimas de mar,
el gran teatro del mundo
debe continuar.
 
Raphael, Sony Music. Original de Enrique Bunbury.
 
*Hoy, amigos, se cumplen 37 años desde que me dio por interrumpirles a mis padres, un mes antes de la 
cuenta, una comida de domingo en un restaurante de las afueras de Barcelona. Quisiera dedicar la 
efeméride a todos aquéllos -unos, viejos, otros, recién llegados, algunos de carne y el resto virtuales- 
que se han ofrecido a acompañarme en este tránsito que no es todo lo brillante que yo quisiera, 
pero que tampoco -qué carajo- está tan mal. Aquí sigo, feligreses, desmejorado pero en pie.
 Va por todos Vdes.

Biebians

Posted by : Le poinçonneur | 3 may. 2012 | Published in


Háganme caso: cliquen en la captura y descojónense.

O.

Posted by : Le poinçonneur | 2 may. 2012 | Published in

Cool cars (9): Renault Rodeo 5*

Posted by : Le poinçonneur | 1 may. 2012 | Published in


*Sí, hoy ración doble. ¿Pasa algo?

Cool cars (8): Ferrari Rainbow

Posted by : Le poinçonneur | | Published in