Rubi, la leyenda*

Posted by : Le poinçonneur | 31 may. 2009 | Published in

Aquí y aquí pueden disfrutarse dos fragmentos de un documental que, aunque incompleto, puede servir a los profanos para hacerse una idea del potencial de Porfirio Rubirosa, Rubi, el célebre dominicano ídolo de reprimidos que dio origen al más noble oficio que aspirarse pueda: el de playboy.

Nacido en 1909 en la villa de San Francisco de Macorís, Porfirio vivió gran parte de su infancia y primera juventud en París, lugar de destino de su padre, diplomático. Acomodado a principios de los años treinta en los círculos de poder de su país a raíz de su breve matrimonio con Flor de Oro, la hija del dictador Trujillo, pronto sus modales y savoir faire lo catapultaron a lo más selecto de la jet set internacional, coto en que conquistó a damas tan heterogéneas como Barbara Hutton, Doris Duke, Zsa Zsa Gabor, Marilyn Monroe o Rita Hayworth. Con las más ricas se casó, con las otras, sólo se divirtió.

En compañía de otros connaisseurs como Gianni Agnelli o José Luis de Vilallonga, el huracanado Porfirio vivió su época dorada en el París de los cincuenta, saltando de boîte en boîte y de cama en cama. Siempre dijo que su tiempo era demasiado precioso como para perderlo trabajando. A fe que lo cumplió.

La decadencia, tránsito reservado a los verdaderamente grandes -unicamente puede caer quien ha estado en lo alto-, sorprendió a Rubirosa en la década siguiente. Poco a poco, las fiestas fueron espaciándose; las aventuras, conteniéndose. Aterido ante su propio proceso de envejecimiento, acabó sus días una madrugada de 1965 estrellando su Ferrari descapotable contra un árbol del Bois de Boulogne. Las causas dieron pie a la especulación, y la especulación, al mito. Para la historia queda.

Rubi nunca fue ni alto ni guapo, cualidades, en su gremio, sólo necesarias para los mediocres. Su secreto residía en una galanura fuera de lo común, además de una máxima inquebrantable: para seducir millonarias, no hace falta ser rico, basta con aparentarlo.

Es posible, sin embargo, que la razón definitiva de su éxito fuera otra: aquélla que Truman Capote, admirado, definió como una macana café con leche de once pulgadas, tan gruesa como la muñeca de un hombre.

Las cosas como son.

*Gracias a mi compadre Jose por los vídeos al principio mencionados y la fe de erratas.

S.F.

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Berlusconi

Posted by : Le poinçonneur | 30 may. 2009 | Published in

Del mar de críticas que a menudo recibe, yo defiendo a Berlusconi. A mí también me gusta una lolita más que a un tonto un lápiz. Siempre, por supuesto, que la lolita en cuestión sea mayor de edad, primero, porque no soy un degenerado, y segundo, porque tampoco soy gilipollas, y no sería cuestión de acabar entre rejas por no pedir un DNI.

Ante los desalmados que me lo atacan, Il Cavaliere lo deja clarísimo: jamás ha mantenido relaciones inconvenientes con la juncal Noemí Letizia. No será este panfletero quien ponga en duda su palabra. Pido a los demás que hagan lo mismo. Ya está bien de estulticia: hablamos de un padre de familia. Y católico.

En base a mi alegato no cabe, empero, tachárseme de tornadizo: mi berlusconismo viene ya de antiguo. Dada la abulia que me transmite el insulso Zapatero, llevo años envidiando a los italianos: su líder, mesiánico, se tiñe, se opera, se maquilla, se duerme en las finales de la Copa de Europa, hace los cuernos en las fotos y envía a un autocar de churris a representarlo ante la UE. Si hasta graba, ay, discos.

Lo que viene siendo un hombre providencial.

Expertos sexólogos

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Manel Fontdevila, Público, hoy.

Boys*

Posted by : Le poinçonneur | 29 may. 2009 | Published in

Sabrina, Universal Music.

*Hoy he tenido un pequeño golpe de suerte que creo oportuno celebrar con la festividad que la ocasión merece. Quién mejor que una de mis madres sentimentales -cuántos habremos crecido al calor de esos pechos- para desear a mis lectores un feliz fin de semana. Que así sea.

Constelaciones

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Yo, tú, él. El hecho de que estos pronombres mantengan ese orden en la conjugación verbal podría inducirnos a pensar que primero se inventó el yo, después el tú y más tarde el él. Pero quizá no fue así. Tal vez apareció primero el tú. El tú pudo ser el centro de una constelación alrededor de la que giraban el yo y el él (no sabemos si en este orden). Pero también, por qué no, es posible que apareciera primero el él. A lo mejor estaban dos individuos (aún sin nombres ni pronombres) compartiendo una pieza de carne cuando apareció a lo lejos una sombra amenazadora a la que señalaron con el dedo al tiempo que gritaban: él, él, él. De hecho, parece más racional decir él mira, tú miras, yo miro, incluso él muere, tú mueres, yo muero, que al revés. De modo que quizá el centro de la constelación fue el él, después vendría el tú, y finalmente, en la periferia, como un planeta helado, el yo. En la constelación familiar clásica, el padre, que ocupa el centro, es él; la madre, tú; el hijo, yo. Si no fuera por el padre (él), la madre y el hijo (tú y yo) apenas se diferenciarían.

Cuando se descubrió que la Tierra no era el centro del universo, deberíamos haber modificado también la situación de los pronombres en la conjugación verbal. Es mentira que todo gire en torno al yo. El centro es él, ése, el otro (el sol), y yo doy vueltas a su alrededor, atado a ese círculo por una fuerza gramatical que no comprendo y que me hace sufrir, una fuerza a la que tengo miedo, una atracción que me enloquece, pero de la que no puedo escapar como no pueden escapar los planetas de sus órbitas. Es casi seguro, en fin, que el yo y el tú se descubrieron tras la aparición del él y no al revés. Si el resto de la gramática está así de equivocada, no nos extrañan las cifras de fracaso escolar que provoca esta asignatura. A ver si lo arreglan.

Juan José Millás, El País, hoy.

Ta douleur

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Camille, Virgin Records.

Roma és blaugrana*

Posted by : Le poinçonneur | 28 may. 2009 | Published in

*FC Barcelona, ganador de la UEFA Champions League 2009.

M.A.R.

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Hete aquí que acabo de comprobar cómo el inefable M.A.R. me ha llamado poco menos que retrasado mental por ser seguidor de series de televisión apestadas de poligoneros soeces, de homosexuales afectados y de putillas graciosas. Es inevitable no vislumbrar a Aída tras los eructos del exportavoz del Gobierno aznarí.

Por si alguien no diera crédito, enlazo aquí el post que el mencionado inefable ha publicado en su propio blog personal a propósito del asunto. Como a otros muchos, me califica de vulgar, y, por ende, fácilmente manipulable, o sea, gilipollas.

Podría decir muchas cosas, pero es tan tarde, tan abismal la diferencia de catadura entre M.A.R. y los cómicos a quienes pretende denigrar, y tengo tan pocas ganas de gastar dedos y pilas de teclado dando pábulo a este tipo que voy a abstenerme.

Bueno, del todo no: que te la pique un pollo, M.A.R.

El butanero*

Posted by : Le poinçonneur | 27 may. 2009 | Published in

Leopardo no Viaja, Warner Music Spain.

*Hoy, por fin, he logrado deshacerme de dos bombonas de butano vacías que el anterior propietario se dejó en mi piso. A modo de agradecimiento al probo operario que me ha librado de tal quincalla, qué menos que dedicarle un tema que viene al pelo. Va por él.

La viga en el propio

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Implicación

Posted by : Le poinçonneur | 26 may. 2009 | Published in

Julián Quintanilla, El Hijo la Chary P.C.

Ofuscación

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


A fecha de hoy, el asesinato ejercido con el pensamiento no es delito. El día que la cosa cambie, no tardaré en escribir estas páginas desde la cárcel. Tal es lo que, siquiera fugazmente, me pasa por la cabeza cada vez que, tras usarlo mi mujer, trato de arrancar mi coche y encuentro el depósito, otrora rebosante, seco cual arenque.

A la próxima, echo lejía en sus margaritas.

Palabra.

Quinquis

Posted by : Le poinçonneur | 25 may. 2009 | Published in

Imprescindible se postula la exposición que el barcelonés Centre de Cultura Contemporània dedica estos días al fenómeno quinqui de los ochenta, pronto aventado por el cine nacional, siempre a pie de actualidad. Engrandecido por Eloy de la Iglesia, el subgénero derivado vivió momentos de gloria de la mano del legendario José Antonio de la Loma, plasmador contumaz del lumpen que en la época dominaba el extrarradio de la Ciudad Condal.

A través de un lenguaje pop y pseudodocumental que ocultaba un trasfondo descaradamente comercial, De la Loma, que venía del spaghetti western, aupó a un estrellato efímero a Ángel Fernández Franco, el Trompeta, a quien, avispado, mutó de alias para convertirlo en el Torete, símbolo de toda una casta. Tres fueron los filmes protagonizados por el Trompeta-Torete: Perros callejeros, Perros callejeros II y Los últimos golpes del Torete. De calidad decreciente, abrasaron taquillas y conquistaron auditorios, en gran parte gracias a contundentes secuencias de acción comandadas por el legendario cascadeur Alain Petit, patrón de mecánicos, vidrieros y planchistas.

Los acérrimos, condescendientes, sabemos disculpar fruslerías como el penoso doblaje, las ramplonas interpretaciones -pocos actores eran profesionales- y lo delirante de los guiones, que alternaban apariciones de la mítica Christa Leem con cameos de personajes reales como María la de las Basuras, alma mater del barrio de Pomar, en Badalona.

La esencia de la serie, empero, recaía en Juan José Moreno Cuenca, el Vaquilla, delincuente prepúber que llevó de calle a la policía tardofranquista a mediados de los setenta. Con apenas diez años, conducía fulacos -Seat 1430 Especial, el modelo más potente de la marca- como si fuera Antonio Zanini. El ficticio Torete, en realidad, trasponía libremente la vida de Moreno Cuenca, que no pudo interpretarse a sí mismo por hallarse en prisión.

Reivindicado, el quinquismo seduce hoy por igual a amantes del camp -entre los que me cuento-, cinéfagos sin prejuicios y, lo que es más notable, a jóvenes que habitan los mismos ambientes que enmarcaron los filmes antes citados, para quienes sus protagonistas no son sino trasuntos chelis de Robin Hood, príncipe de ladrones. Que se pronuncien los estudiosos.

Torete, Antonet, Fittipaldi, Pijo, Chungo. Agotada la fugaz popularidad, cayeron pronto en el olvido. Pocos siguen vivos: a algunos, se los llevó la heroína, otros, se quedaron en accidentes de tráfico. El Vaquilla fue de los más longevos: murió de cirrosis en 2003, a los 42 años. Lo excarcelaron apenas unos días antes.

Juguetes rotos.

Abrir en caso de emergencia

Posted by : Le poinçonneur | 24 may. 2009 | Published in

Black tie, white noise

Posted by : Le poinçonneur | 23 may. 2009 | Published in



David Bowie y Al B. Sure!, Sony Music.

La beaute sauvage

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Ojo al dato

Posted by : Le poinçonneur | 22 may. 2009 | Published in

Yo, como tantos españoles, me acosté cada noche con José María García durante muchos años. Inútil aventurar cuántos débitos conyugales se habrán dejado de cumplir en nuestra historia reciente por culpa del Butano. Los sociólogos hablarán, pero yo tercio: el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

Aún hoy, sigo echando de menos mi rato diario con el gran García. Mi humilde léxico bebe, en gran parte, de su magisterio. Muchos lo han imitado, mas ninguno ha conseguido siquiera rozarle la suela del zapato.

Qué menos, pues, que dedicarle unas líneas a propósito de su última intervención en los medios. Como puede verse, no ha perdido el tono muscular.

Con ella dejo a mis lectores.

Muy buenas noches y saludos cordiales.

Urkelmobile

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

E' l'uomo per me*

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Mina, EMI Music.

*Cada vez que veo este vídeo, me desmayo en 01:58. No es para menos.

El resplandor*

Posted by : Le poinçonneur | 21 may. 2009 | Published in

*Homenaje a Stanley Kubrick.

Infidels

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


Gentes de tan contrastada solvencia como el atinado bloguero Mr_Skyzos o mi áurica prima Sonia no cejan en recomendarme que vea Lost, al parecer, la madre de todas las series. Yo, empero, me resisto, no sólo porque el tema de fondo -unos cuantos tipos tirados en una isla que de desierta seguramente tendrá poco- me da bastante pereza, sino porque soy de un anarquismo tal que me impide seguir con regularidad ningún folletín televisivo de los que se emiten actualmente.

De la oferta presente, sólo me cuadro ante Aída, los domingos por la noche, y, si no hago otra cosa, los lunes repito con C.S.I. El resto del tiempo, o tengo la tele apagada, o, simplemente, se me olvida lo que ponen, que viene a ser lo mismo. Lo mío con la caja tonta es de vodevil: perdí el mando en la mudanza -debo ser el último español que ha de levantarse para cambiar de canal- y aún no he encontrado tiempo para instalar el cacharrito de la TDT que me regaló mi suegro hace más de un año. Debe andar por algún rincón del garaje. Eso creo, al menos.

Como soy, empero, de palabra volátil, he hecho últimamente un alto -momentáneo, a buen seguro- en mi abstemia de seriales en favor de Infidels, estupenda producción de Diagonal TV que se emite los jueves por la noche en TV3. Lógicamente, no recuerdo jamás la hora, así que, para evitar deslavazar lo ya embastado, he optado por disfrutarla a través de Internet.

Cuenta Infidels la historia de cinco amigas que, por diferentes circunstancias, se ven atrapadas en las sutiles redes del engaño, ese recurso al que solemos echar mano a la menor necesidad. Apatía, desamor, pérdida del ser querido, vacío existencial. Temas recurrentes que, por una vez, configuran una propuesta de un lenguaje alejado de las fórmulas al uso. Magnas las protagonistas, de Ingrid Rubio a una Montse Guallar en su mejor papel hasta la fecha.

Algún imprudente poco informado tachará a los guionistas de previsibles, e incluso de machistas -qué asco de palabra- por abordar una vez más las tribulaciones femeninas, normalmente tan cerca del thriller como del ditirambo. Son, efectivamente, mujeres retratadas como perfectas neuróticas, mas aún mejor es el esbozo de sus hombres, uno por cabeza. Brillantemente encarnados por efectivos intérpretes como Julio Manrique o Francesc Orella, no dejamos de de aparecer como lo que en justicia somos: unos gilipollas.

Infidels
. Al tanto.

Paseos

Posted by : Le poinçonneur | 20 may. 2009 | Published in

Los que me conocen bien -son pocos: siempre me gustó hacerme el enigmático- saben que mi existencia tiene, en muchos aspectos, bastante que ver con la de un jubilado. Como tal me siento desde que, hace unos días, he cogido la costumbre de dar un paseo diario de unos tres kilómetros por las calles de la urbanización.

Dado que siempre hago el mismo recorrido, aprovecho para chafardear casas y jardines ajenos en busca de la ordinariez reconfortante -no hay nada mejor para la autoestima decorativa que el horror del próximo-. A notar la cantidad de enanitos de piedra que pueblan los céspedes de mi entorno. Mi mujer los detesta, mas a mí me fascinan. Algo tendrá el agua cuando la bendicen.

En realidad, amén de mi salud cardiovascular, mis periplos jubileta hallan su razón de ser en la preocupante barriga cervecera que luzco desde hace ya demasiado tiempo. Tras flirtear con los 90 kilos, encuéntrome ahora en 85, aún demasiados para mi apurado 1,80. Curiosamente -o tal vez no-, he empezado a saber vivir coincidiendo con la ya comentada defenestración de Manuel Torreiglesias. Dejo aquí el dato para quien pueda interesarle.

Mi objetivo, en cualquier caso, es meridiano: volver a entrar en la talla M del Pull & Bear. Que lo que es entrar, entro, pero no es lo mismo ir vestido que embutido. A los hechos me remito.

La rendición de Breda (resumida)

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Muy larga*

Posted by : Le poinçonneur | 19 may. 2009 | Published in

Estamos llenos de tabúes ridículos que nos mantienen presos sin siquiera advertirlo, como pececillos nacidos en una pecera que dan vueltas y más vueltas sin saber que al otro lado del cristal prosigue el mundo. Y uno de estos tópicos es el que impide publicar que alguien ha muerto de cáncer. Después de una larga enfermedad, es el eufemismo habitual. No lo entiendo: ¿por qué callar el cáncer? Se diría que sólo se habla abiertamente de esta dolencia en los casos perdidos, como, por ejemplo, el de Antonio Vega, cuya biografía ya tenía cosas peores, como la droga.

Es increíble que el cáncer siga estigmatizando de algún modo a quienes lo padecen. Dado que no es contagioso, me pregunto de dónde nace ese recelo. Sontag y otros dicen que el enfermo oncológico es visto (erróneamente) como culpable de sus tumores, pero no creo que ése sea el origen del rechazo social; los enfermos de corazón, con su colesterol y demás zarandajas triglicéridas, podrían ser considerados igual de responsables, pero una cardiopatía no resulta oprobiosa. Quizá lo que repele del cáncer es la posibilidad de un sufrimiento en efecto muy largo. Y el deterioro físico visible provocado por algunos tratamientos. Sin pelo, sin cejas, débil y ojeroso, el enfermo vendría a ser como la calavera de los cuadros barrocos, un recordatorio de la muerte y del dolor. Algo que nos produce un pavor tan irracional que preferimos no enterarnos. Y así, a fuerza de cerrar los ojos como niños aterrados, ignoramos que en realidad el cáncer son muchas patologías diferentes. Que a menudo la dolencia no es mortal y ni siquiera deteriorante. Y que, cuando lo es, forma por desgracia parte de la vida, y no es bueno ocultarlo, ni para los enfermos ni para los (todavía) sanos. Sí, la existencia es breve y las enfermedades pueden ser largas. Pero aún son más largos los prejuicios.

Rosa Montero, El País, hoy.

*Como puede verse, este artículo sigue exactamente la misma línea que el que yo publiqué el otro día en estas páginas. No he podido dejar de rescatarlo. Mis lectores ya sabrán que, hace un par de semanas, Pablo Lizcano, marido de Rosa Montero, falleció a causa de un cáncer. Hoy, por cierto, hace once años que murió una persona para mí tan necesaria como el aire que respiro. También, precisamente, de cáncer.

Vayan estas palabras en su recuerdo.

Mi tío

Posted by : Le poinçonneur | 18 may. 2009 | Published in

Dentro de unas semanas, mi tío Manuel cumple los 83.

No se ha quitado el bigote desde que hizo la mili. Con él, deviene un híbrido entre David Niven y el padre de Julio Iglesias.

Llegó a Barcelona soltero, aún reciente la posguerra. Trabajó en lo que encontró. Según me cuenta, -a lo que dice hay que concederle un 50% de credibilidad-, se recorrió todas las casas de putas del Barrio Chino. El polvo salía a duro. Al final, acabó intimando con una gallega. La que es hoy mi tía, mientras tanto, lo esperaba en su pueblo andaluz bordando el vestido de novia.

De pequeño, me enseñó a tirarme pedos de la manera más sonora posible. No le importaba que mi abuela -su suegra- estuviera presente.

Es capaz de comerse guindillas picantísimas sin echar una sola lágrima. La leche, sin embargo, le sienta como un tiro desde que lo operaron de una úlcera, poco antes de nacer yo.

No tiene inconveniente en bajarse los pantalones en una reunión familiar si lo juzga menester. He sido testigo de ello en varias ocasiones.

Ya jubilado, le dio por ir solo a la playa nudista. Siempre negó que fuera a hacer de mirón.

Echa sal a las naranjas.

Se sacó el carnet yendo para cincuentón. Tuvo un 127 verde hierba hasta el 86, en que lo cambió por un Opel Corsa blanco que dio de baja el año pasado, según él, en estado impecable. El coche, en realidad, se caía a pedazos. Aunque su modo de conducir me recordaba a Los autos locos, jamás tuvo un accidente. Tampoco pinchó una rueda.

Pasa las tardes tumbado en el sofá viendo El diario de Patricia.

Hasta hace unos meses no tomaba ni un solo medicamento.

Siempre he sido su sobrino favorito.

De huertos adyacentes, competía con mi padre a ver quién cosechaba los tomates más gordos. No ganó ni un solo año.

En los bares del barrio era el rey de la barrecha.

El único periódico que ha leído en su vida es El Caso.

Escondía las revistas guarras debajo del colchón.

Mi tío Manuel, a qué decirlo, es uno de mis referentes. No sé qué será de mí el día que me falte.

Inquietud

Posted by : Le poinçonneur | 17 may. 2009 | Published in

¿Por qué carajo llevo varios días llamando Ibárruri a José Luis Uribarri?

¿Trasfondo proletario, o, simplemente, chochez prematura?

Con lo que yo he sido.

El día después

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Ayer.

Hoy.

Envidias

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Al contrario que muchos, a mí no se me caen los anillos por reconocer que un hombre es guapo. Y si por ello parezco maricón -que así me lo han dicho: ladran, luego cabalgamos-, pues alabado sea Dios. Desde siempre, he tenido unos cuantos iconos de perfección masculina a los que no deseo -malpensados-, pero sí admiro con frenesí.

Más que admirarlos, los envidio. Los odio casi. Newman, Redford, Brando, o, ya en un plano más moderno, Law o Clooney. Tan asquerosamente bellos que cada vez que me miro en un espejo acabo cagándome en el azar cósmico y en todo lo que se menea por ser un tipo del montón. Y eso siendo generoso.

Ahora, Alain Delon, para terminar de hundirme, presta una foto suya de los años sesenta para promocionar Eau sauvage, el famoso perfume de Christian Dior. Estoy por comprarme unos cuantos litros a ver si me cae algo de la donosura del divo.

Mas tal empeño, además de fútil, sería oneroso. Y no están los tiempos como para tirar el dinero.

Mísero de mí, infelice, que mataría por derretir a las masas de puro atractivo subiéndome de smoking a un Aston Martin con Carole Bouquet para llevarla a cenar al Jules Verne. Por poner un ejemplo.

Que Chiara Mastroianni también me valdría.

Maldición.

Clubmanitis

Posted by : Le poinçonneur | 16 may. 2009 | Published in

Je suis malade

Posted by : Le poinçonneur | 15 may. 2009 | Published in

Dalida, Orlando Entertainment. Letra de Serge Lama.

Les audacieuses

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Como la edición española de Paris Match brilla actualmente por su ausencia -existió, aunque efímera, a finales de los noventa-, nos quedamos aquí sin paladear el a buen seguro bellísimo reportaje que la matriz gala ofrece en su último número. Nada menos que Monica Bellucci y Sophie Marceau encueradas, a propósito del estreno de Ne te retourne pas, filme conjunto que se presenta, aunque fuera de competición, en el Festival de Cannes, y que albergo la esperanza de poder disfrutar por estos andurriales -ya sabemos de lo primario de nuestras carteleras-.

Poco de nuevo puede un chisgarabís como yo añadir a la evidente excelencia de ambas intérpretes, palmaria tanto en el plano físico como en el artístico. Superados los cuarenta, son, al cabo, el desmentido definitivo a esa gilipollez según la cual los hombres maduramos mejor que las mujeres. Y una mierda.

Gracias, en cualquier caso, al diario Público por permitirnos entreverlas.

Erika

Posted by : Le poinçonneur | 14 may. 2009 | Published in


La Vanguardia
publica hoy una interesantísima y más que recomendable entrevista con la cineasta Erika Lust, realizadora de un moderno y sofisticado porno destinado principalmente al público femenino. Aun a distancia, llevo cierto tiempo siguiéndola: sus trabajos son tan refrescantes como sugerentes, incluso para rústicos y aprioristas salidos de sexo masculino como el que esto escribe.

En consecuencia, y como no podía ser de otro modo, apoyo, decidido, sus postulados: es hora de apostar por la estética en detrimento de la mera chacinería.

Bravo, en suma, por Erika. El futuro de todo un género está en sus manos.

FOTO: TXEMA SALVANS.

Emblema del amiguismo

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Blasfemia

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

13-05-1984

Posted by : Le poinçonneur | 13 may. 2009 | Published in

Como quien no quiere la cosa, acabo de darme cuenta de que hoy se cumplen 25 años del día en que hice la Comunión. Iba, cómo no, de marinerito, aunque una amiga malvada, a la vista de los recordatorios, insiste en decir que mi atavío más bien recordaba al de un cabo de la Guardia Civil. Ella es así.

Los regalos principales -que era, básicamente, lo que me interesaba- fueron un reloj digital Radiant, una calculadora solar -¡no necesitaba pilas!-, unos auriculares con radio incorporada -con ellos, parecía el doble de José María García-, el habitual juego de bolígrafo y estilográfica, un par de rosarios y un sello de oro con mis iniciales, que, poco tiempo después, acabaron grabadas en el hombro de mi prima Araceli durante una de nuestras habituales peleas a cara de perro. Casi todo cayó en acto de servicio durante los meses siguientes -era un niño de natural inquieto-, excepto el obsequio estrella: el Thomson VHS de 130.000 pesetazas de la época, gracias al que descubrí el filón de los videoclubes, y que ha seguido al pie del cañón hasta hace bien poco.

Metido en confidencias, revelaré que lo que más me acojonaba del proceso comuniónico era la confesión previa ante el cura -comulgar en pecado mortal garantizaba, al parecer, un pase de palco en el infierno-. La inminencia de contarle a aquel desconocido que sisaba del monedero de mi abuela, que a veces llamaba idiota y gilipollas a mi vecino Paquito y que cuando podía le echaba el ojo a algún Interviú me quitaba el sueño desde hacía semanas. A la hora de la verdad, la catequista vino a decir que para qué tanto formalismo: pensaríamos todos juntos en nuestras faltas, elevaríamos la vista al cielo, y, en ese mismo momento, el buen Dios nos perdonaría. Así lo hicimos -incluso de pensamiento, me callé unas cuantas tropelías: no tengo remedio-, y, maravillado doblemente, tanto por la pureza recién adquirida como por el sofocón, también, recién evitado, salí de la iglesia con la santidad rebosándome por los poros.

La cosa consistía en permanecer 24 horas limpio de mácula para que, al día siguiente, me ahostiaran en condiciones de revista. La tarde discurrió apaciblemente, hasta que mi padre quiso estrenar el VHS con El gendarme y los extraterrestres. En principio, Louis de Funès no albergaba peligro alguno, así que, bocadillo en mano, me senté confiado ante el televisor.

Al cabo de unos minutos, la catástrofe: un par de esplendorosos senos femeninos adornaron la pantalla desde las arenas de Saint-Tropez. Horrorizado, me refugié en mi cuarto, mas ya no había remedio: acabé comulgando consumido de remordimiento, con la mente puesta en aquellas tetas mientras ya casi sentía el calorcillo de las llamas del averno.

De todos modos, terminé sobreponiéndome, y, al final, para ser sincero, tampoco fue para tanto: en cuanto descubrí que mi Radiant tenía cronómetro y el Casio del que tenía al lado no, el triunfo aplacó la angustia y me fui al banquete más ancho que largo. Está clarísimo: no hay mejor bálsamo que el perjuicio ajeno.

Eufemismos

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

De todos los titulares llenos de tópicos relacionados con el fallecimiento de Antonio Vega, para mí, el mejor, el de Público: Muere de cáncer Antonio Vega. De cáncer, las cosas por su nombre, en un país en que los famosos palman después de una larga enfermedad. Igual es que no mentando la palabreja el famoso está menos muerto, vaya Vd. a saber.

Yo, desde luego, si me llega la hora, no quiero espicharla después de una larga enfermedad. Si es posible, la preferiría más bien corta, incluso si se trata de un cáncer. Especialmente si se trata de un cáncer.

Vístete

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Nacha Pop, Polydor. Letra de Nacho García Vega.

*Ya sé que no es La chica de ayer, pero, de todos modos, he creído oportuno homenajear a Antonio con un tema que, aun no siendo suyo, destila lo mejor de esa Nacha Pop que él fundó. Buen viaje, poeta.

Mandamases según sistema

Posted by : Le poinçonneur | 12 may. 2009 | Published in

Monarquía.

República.

Dictadura.

Anarquía.

Ornamentos

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Me gustan los coches y me gustan las mujeres. Es tal mi pasión por ambos géneros que tendría serios problemas para determinar cuál de los dos me pierde más. Nunca, empero, he hallado relación alguna entre bugas y churris, será que soy estrecho de miras.

Ayer por la mañana, en el Salón del Automóvil de Barcelona, encontréme con la gloriosa carrocería arriba expuesta. No fue la única: las había por centenares. Aun admirándome, no es a ellas a quien presto atención cuando, una vez cada dos años, me acerco a Montjuïc a acariciar cromados y tapicerías. Igual es porque, de pequeño, empecé a obsesionarme antes por las bujías que por los escotes, vaya usted a saber.

Ya crecido, me jode profundamente la utilización florera que se hace de bellísimas damas que, a veces, tienen dificultades para nombrar el carrazo que están adornando. No las culpo: son modelos, no mecánicas ni vendedoras. Probablemente, deberían estar en una pasarela en lugar de figurando al lado de un deportivo para despertar no se sabe bien qué instintos en su hipotético comprador. Y digo comprador, en masculino, porque sí: el de los autos es un mundo machista, aunque no me seduzca demasiado esta palabra, a menudo tan barata como recurrente.

Personalmente, me siento insultado cuando, para acceder al interior de un flamante vehículo, tengo que esquivar a una dama igual de flamante, pero que no cumple otra función que encabritarme. ¿Tan primario me creen como para pensar que voy a gastar decenas de miles de euros en un montón de hierro sólo porque luzca al lado de una fémina imponente?

No sé por quién nos toman. Ni a mí ni a ellas.

Bullitt redivivo

Posted by : Le poinçonneur | 10 may. 2009 | Published in

Por buen camino

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

En sólo unos pocos días, TVE ha dado un par de giros en la dirección que muchos esperamos de una televisión pública, anunciando el próximo fin de la publicidad en su programación, y, lo que es mejor, el despido del pelmazo de Manuel Torreiglesias, cansino y charlatanesco vendedor de gadgets para la tercera edad.

Como dijo aquél, vamos por buen camino.

El recuperador

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

(Repo man. Alex Cox, USA, 1984).


LO PEOR
  • Sólo para iniciados.
  • Inútil buscar el más mínimo rasgo de coherencia.


LO MEJOR

  • Puro eighties.
  • Binomio Emilio Estévez-Harry Dean Stanton.
  • Banda sonora.
  • DES-CA-CHA-RRAN-TE.
  • Casting estupendísimo.


NOTAS AL PIE

  • Filme underground y de serie B, ha devenido en un moderno clásico de culto con legión de seguidores.
  • La curiosa mezcla de comedia y ciencia-ficción funciona impecablemente.
  • Me fascinó desde que la vi en La 2, una madrugada, hará casi dos décadas. Después de mucho esperar, sus fans podemos, por fin, disfrutarla en DVD.
  • Antecesora conceptual de la muy reivindicable Colega, ¿dónde está mi coche?, rodada 20 años después.

Mon légionnaire

Posted by : Le poinçonneur | 9 may. 2009 | Published in

Serge Gainsbourg, Universal Music. Letra de Raymond Asso.

Dama, dama

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Cecilia, Sony Music.

Señora

Posted by : Le poinçonneur | 8 may. 2009 | Published in

Rocío Jurado, Sony Music. Letra de Manuel Alejandro.

Tabúes

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

El otro día, una amiga me tildó de reprimido porque le confesé que, en mi modesta trayectoria de heterosexual mediano y comme il faut, jamás me han metido un vibrador por el culo. Según me afeaba, vivida, ello no es sino signo de frustración, pacatería, y, en suma, catetismo.

En el mismo sentido, mi amigo mariquita, por su parte, lleva tiempo glosándome sin éxito durante nuestras charlas telefónicas las bondades de la próstata en tanto que órgano generador de placeres tan insondables como huracanados. El problema, ay, es el mismo: sólo puede accederse a ella por la retaguardia. Ante mi cerrazón, más de lo idéntico: menosprecios.

Como soy de natural influenciable, llevo varios días dando vueltas a estas opiniones provenientes de personas que, me consta, me quieren bien. Mas ora por mi cortedad de miras, ora por mi represión judeocristiana, insisto, obstinado, en desoírlas.

Probablemente, y en confianza, la razón principal tenga que ver con mi precaria salud, que, además de los lógicos padecimientos, me ha comportado no pocas humillaciones, la mayor parte de ellas referidas a lo que un anglosajón mentaría como the back door. No han sido pocos, no, los artilugios y dedos enguantados que se han introducido en esa mi intimidad más privada, que, sistemáticamente, ha sido escrutada, calibrada, censada y radiografiada con precisión cirujana -nunca mejor dicho-.

A estas alturas, he perdido la cuenta de los médicos, médicas, enfermeros y enfermeras que se han asomado a mi núcleo, en busca de pólipos, almorranas, fisuras y otros estigmas de similar calado, que, afortunadamente -toco madera-, han acabado por desmentirse.

Con estos traumáticos antecedentes, imploro comprensión: el sexo anal, siquiera mecanizado, y aun prometedor, sería mortal para mi endeble economía. La de pasta en psicoanalistas que debería dejarme antes de siquiera vislumbrar el más mínimo atisbo de gustirrinín.

Maullando espera

Posted by : Le poinçonneur | 7 may. 2009 | Published in

Después de un prolongado silencio, Mina, mi gata, acaba de retomar su casi extinto cuadernillo digital. Parece que, esta vez, promete continuidad.

Si alguien tiene interés, puede consultarlo aquí.

Benedicto XVI en traje de campaña

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Santa Connie

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Desafiando a las cámaras y a los remilgos estéticos tan propios de esta sociedad, Connie Culp pidió que sólo la juzgáramos por el nuevo rostro que la ciencia le ha dado comparándolo con el daño que recibió. Viene de otra dimensión, Connie, cuyo marido le disparó en la cara hace cinco años, destrozándosela. A él le metieron en la cárcel durante siete años (saldrá en dos). Ella recibió otro tipo de condena: 30 operaciones, dolores insufribles y, ahora, el rostro de otra para volver a ser ella misma. Para volver a hacer algo tan necesario como sonreír o tan imprescindible como salivar, alimentarse.

Su supervivencia y su aspecto actual convierten a Connie Culp en algo más que una mujer: yo la veo como una especie de símbolo de las desamparadas, una suerte de santa civil, brava santa que se erige en este mundo para recordarnos cuántas mujeres han sido apaleadas y escondidas en contenedores, cuántas descuartizadas, cuántas golpeadas y escarnecidas. En este mundo tan sensible a la belleza y tan insensible a la violencia contra las mujeres, incapaz de detener la sangría de adolescentes sacrificadas por la estupidez de unos críos impotentes, ganas dan de rezarle a santa Connie y pedirle: avísalas, diles que van a por ellas.

Pues sin duda no ha sobrevivido sólo para mirarse al espejo, como hacen tantas otras que se creen seguras.

A mí me gustaría que esta mujer fuera milagrosa, una bruja, que tuviera poderes. No para vengarse, sino para fundir, con sus ojos de bronce, las muchas formas de misoginia que se dan en la mayoría de las sociedades, maltratándolas porque su éxito humilla al macho, o pisoteándolas porque aún tienen leyes que se lo permiten.

Santa Connie Culp: los hombres malos no se atreverían a mirar a la cara, porque los volvería de piedra.

Maruja Torres, El País, hoy.

La consumación del drama

Posted by : Le poinçonneur | 6 may. 2009 | Published in

Ponme un cuartito

Posted by : Le poinçonneur | 5 may. 2009 | Published in


DEC, Antena 3, 24-04-2009.

Mercado laboral

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Medina, Público, hoy.

Thirtysomething

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

El calendario no perdona: hoy, 5 de mayo, Raphael y quien esto escribe cumplimos años. Yo, 34; él, hace tiempo que se plantó en los 23, según sus propias palabras.

En mi caso concreto, el viaje ha sido duro, pero valió la pena llegar hasta aquí. Gracias a todos y todas: es un honor tener un huequecito en vuestras vidas.

Seguimos para bingo.

Cagontusmuertos

Posted by : Le poinçonneur | 4 may. 2009 | Published in

Atendiendo esta mañana mis quehaceres administrativos habituales, encaminábame yo por las calles de mi pueblo cuando ha brotado de la nada un requiebro que un desconocido dirigía a otro: cagontusmuertos. Al instante, me han venido a la memoria las súplicas que, invariablemente, he dirigido a mis sucesivos profesores de inglés para que me enseñaran insultos y palabrotas en el idioma de Shakespeare.

Nunca hallé, sin embargo, comparación alguna entre los raciales improperios hispanos y los anglosajones, infinitamente más cándidos. ¿Cómo explicar a un londinense que pretenda zaherirme, pongamos por caso, que los españoles, para ofender al próximo, hacemos ademán de defecar sobre las sepulturas de padres, madres y hermanos ajenos? El de la pérfida Albión, como máximo, me llamaría bastardo, a lo que yo respondería con un ataque de risa, y, encima, cagándome genéricamente en sus difuntos.

Si me tocase mucho las narices, usaría la versión heavy, haciendo extensivas las aguas mayores a todos y cada uno de sus finados -cagontostusmuertos-, lo que ya acabaría de rematarlo.

De algún modo hay que vengar lo de la Invencible, y a mí, a patriota, no me gana nadie.

Le disciple du Gainsbarre, 18-07-2007.

Como puños

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Ante el riesgo de alterar el significado de sus palabras -sabias- interpretándolo a través de las mías -torpes-, lo más oportuno es que invite a mis feligreses a leer directamente la entrevista que el catedrático de Derecho Constitucional José Antonio González Casanova concede hoy al diario Público.

No es que esté de acuerdo con él: es que le hago la ola.

Questa macchina non è una Formula 1!

Posted by : Le poinçonneur | 3 may. 2009 | Published in



El gran Riccardo Patrese y su esposa girando en Jerez con un Honda Civic Type-R. Impagable.

Espaguetis con atún

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Creo hoy oportuno aparcar la haute cuisine y ofrecer a mis lectores una receta tan sencilla como agradecida, que, a buen seguro, apañará más de una comida o cena en que las ganas de cacharrear brillen por su ausencia.

Para confeccionarnos unos buenos espaguetis con que sentarnos a ver C.S.I. ante la mesita de centro del salón, necesitaremos:

-300 gr de espaguetis.
-1 brik pequeño (aprox. 400 ml) de tomate frito.
-Margarina.
-Tabasco.
-3 latas de atún.
-Queso rallado.
-Sal.
-Agua.
-Pimienta negra.

En una olla con agua salada, cocemos los espaguetis, hasta que estén al punto que más nos guste. Escurrimos, y, en la misma cacerola, y mientras que estén bien calientes, incorporamos un par de cucharadas soperas -generosas- de margarina, que mezclaremos con la pasta hasta que se derrita. Reservamos.

En una sartén, echamos el tomate frito y el atún. Calentamos y removemos un par de minutos. Añadimos unos chorritos de tabasco, según la valentía de cada cual. Rematamos con una cucharadita de pimienta negra. Mezclamos nuevamente.

Ya en la mesa, salseamos la pasta y adornamos los platos con una buena cantidad de queso rallado.

Bon appétit.

Para 3 ó 4 personas.

Arreglá pero informal

Posted by : Le poinçonneur | 2 may. 2009 | Published in

Cóctel de modernidad

Posted by : Le poinçonneur | | Published in


A través del saludable blog de la pamplonica desconvencida, entro en contacto con Cóctel de modernidad, descacharrante y afortunado videoclip del grupo Las Furias. Como en estos tiempos los medios musicales apenas existen, y los que hay, no dedican el espacio que debieran a promover el producto nacional, qué menos que mi granito de arena en forma de embed. Más información aquí.

Feliz weekend.

MINIcise

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

Primero de Mayo

Posted by : Le poinçonneur | 1 may. 2009 | Published in

Forges, El País, hoy.

Diagonal after hours

Posted by : Le poinçonneur | | Published in

(Barcelona, 12/2007).